0
Publicado el 4 Febrero, 2020 por María Victoria Valdés Rodda en Mundo
 
 

Un país capaz de sobreponerse

CHINA, en batalla tenaz

El Gobierno y el Partido Comunista de China hacen énfasis en el trabajo de prevención y control en las áreas afectadas fuertemente por el nuevo coronavirus. Aunque con afectaciones la economía china seguirá fuerte.
En apenas 10 días ha sido levantado el hospital provisional de Wuhan (xinhuanet.com)

En apenas 10 días ha sido levantado el hospital provisional de Wuhan (xinhuanet.com)

Por MARÍA VICTORIA VALDÉS RODDA

Apenas han transcurrido unos meses desde que se reportara en la República Popular China (RPCH) el primer caso de lo que parecía ser solo una fuerte gripe, más tarde por su letalidad la enfermedad fue identificada como un nuevo coronavirus, el 2019-nCoV. Y si bien han muerto centenas de personas y su contagio se ha extendido allende las fronteras de la localidad de Wuhan en la provincia china de Hubei (centro del país), la rapidez de su enfrentamiento de parte de las autoridades del Gigante asiático es encomiable.

La comunidad internacional ha visto, entre asombrada y deslumbrada, la construcción de un hospital cuyos pacientes serán aquellos aquejados con el mal. En tiempo record de 10 días, y en una articulación solidaria de toda la nación, esta instalación habla a las claras de la superioridad del Socialismo, porque la principal prioridad del sistema es el ser humano. Y puede parecer propaganda barata pero solo hay que leer los testimonios de sus protagonistas para llegar a la misma conclusión de esta reportera.

“Cuando Fang Xiang supo que él y su equipo tenían que terminar el hospital en Wuhan en 10 días, creyó que se trataba de una “misión imposible”. Así lo dijo a la Agencia china de noticias Xinhua. “Un proyecto de esta escala, generalmente requiere de al menos dos años”, indicó Fang, gerente del proyecto de la Tercera Compañía de Construcción Ltd. del Tercer Buró de Ingeniería de Construcción de China. “Se requiere al menos un mes para construir un edificio provisional, sin mencionar un nuevo hospital para enfermedades infecciosas”.

Hasta los propios involucrados se sintieron en un principio abrumados por la envergadura de la tarea, pero entre todos se ha podido. Según palabras de uno de los constructores, Shen Kai “ nunca he participado en una tarea tan urgente y nunca he visto a tantas compañías involucradas en un solo proyecto”.

Xinhua ha informado que miles de trabajadores estuvieron operando más de 800 equipos simultáneamente, y que algunos operarios durmieron únicamente cuatro horas al día. Y es esta también una condición sine quanon del Socialismo, y no es que el altruismo sea ajeno del ser humano en general sin distingo de régimen político e ideológico, pero indudablemente las relaciones económicas de justicia social, emanada de una voluntad solidaria, reactiva las mejores cualidades. E tal suerte que Ma Jiaqiang, de 47 años de edad, se ofreció de voluntario para el proyecto cuando leyó el anuncio de reclutamiento para el Hospital Huoshenshan en las redes sociales. Durante ocho horas diarias operó una excavadora porque, tal como declarara a Xinhua: “Este es mi hogar”.

A  velocidad de la luz

Mil 400 médicos de las fuerzas armadas estarán encargados de atender a los pacientes en el Hospital Huoshenshan (peopledaily.com.cn)

Mil 400 médicos de las fuerzas armadas estarán encargados de atender a los pacientes en el Hospital Huoshenshan (peopledaily.com.cn)

Casi amparados en las leyes de la relatividad, el Gobierno y el Partido Comunista de la RPCH han logrado enfrentar este reto con una respuesta efectiva: informes, de esta misma semana, dados por las autoridades sanitarias verifican el alta de 475 pacientes tratados por el nuevo coronavirus ya en recuperación. De cualquier manera se trata de una tragedia que, hasta el 2 de enero, había cobrado la vida de  361 personas con la incidencia de 17 mil 205 casos confirmados en todo el país.

A tenor con los acontecimientos, el Comité Permanente del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de China (PCCh) celebró este 4 de enero una reunión sobre la prevención y control de la epidemia de neumonía causada por el nuevo coronavirus. Xi Jinping, secretario general del Comité Central del PCCh, presidió la reunión.

En su alocución, calificada de muy significativa por la prensa nacional,  señaló que desde el comienzo del brote, el Comité Central ha otorgado gran importancia a la cuestión y ha encabezado los esfuerzos de todos los sectores para impulsar plenamente el trabajo de prevención y control. Además, subrayó la importancia de asegurar el éxito en esa causa. Indicó que la tarea más crucial por el momento es ejecutar detalladamente los procedimientos y pidió acciones rápidas y firmes para contener la propagación de la epidemia.

Llamó a los comités del Partido y los gobiernos de todos los niveles a seguir firmemente el comando, coordinación y organización unificados del Comité Central del PCCh con la ejecución estricta de las órdenes y de las prohibiciones. Demandó una firme oposición al burocratismo y a las prácticas del formalismo en el trabajo de prevención. Hay que resaltar que la reunión hizo énfasis en el trabajo de prevención y control en las áreas afectadas, entre la que sobresale la provincia de Hubei, en especial su capital Wuhan: máxima prioridad.

Y como se anda contra reloj, Xi recabó de grandes esfuerzos en la investigación científica para descubrir la fuente y el mecanismo de transmisión del nuevo coronavirus y mantener un rastreo cercano de la mutación del virus.

Un país capaz de sobreponerse

Ya curada, este 1 de febrero, una niña de cuatro años es dada de alta en el distrito de Changsha, provincia de Hunan. (xinhuanet.com)

Ya curada, este 1 de febrero, una niña de cuatro años es dada de alta en el distrito de Changsha, provincia de Hunan. (xinhuanet.com)

A contrapelo de la animosidad de los enemigos de China, el país asiático ha demostrado operatividad y eficiencia en sus acciones, con el distingo de sus reservas, tanto materiales como morales. Junto con la “normal” alarma mundial que genera un episodio de semejante magnitud teniendo en cuenta el traspaso del coronavirus a otras naciones, también se ha aprovechado la ocasión para generar una falsa crisis que pudiera afectar el desenvolvimiento chino.

Sin embargo, eso es solo un sueño trasnochado: Un informe de los Institutos de Shanghai para Estudios Internacionales, difundido por el rotativo Diario del Pueblo, puntualizó que en este asunto sensible es imposible “subestimar la importancia de la resiliencia como factor clave”. Esta misma fuente indica que Xu Dingbo, economista de la Escuela de Negocios Internacionales China-Europa, indicó aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) haya calificado el brote de virus como una emergencia de salud pública de importancia internacional (PHEIC, por sus siglas en inglés), tal circunstancia “no conducirá a un aumento sustancial de los riesgos económicos de China. Y esto se debe a las oportunas medidas de intervención de las autoridades centrales”.  “La forma más efectiva de reducir cualquier impacto potencial en la economía es mantener la epidemia bajo control, ya que el estado de PHEIC se superará dentro de tres meses. Además, dependiendo del desarrollo a futuro la OMS podría revocarlo en cualquier momento”, explicó Xu quien destacó asimismo que “las autoridades centrales no han escatimado esfuerzos para reestablecer la confianza empresarial”.

En ese sentido, el Banco Popular de China presentó una serie de medidas para estabilizar la economía, incluida la flexibilización del crédito y la inyección de liquidez, especialmente para las empresas privadas, pequeñas y micro, así como para las manufactureras, informó Diario del Pueblo.

Aun con todo, Xu Gao, economista jefe del Banco China International Ltd, habla sin tapujos, lo cual redunda en esa necesaria confianza internacional: “nuestros principales cálculos indican que la epidemia reducirá el crecimiento del PIB del primer trimestre en 1 por ciento. Si China en febrero puede mantener la epidemia bajo control, el impacto general en la tasa de crecimiento anual del PIB será limitado, probablemente alrededor del 0,2 por ciento”.

Y para rematar una opinión optimista: “El potencial de crecimiento de la economía de China aún no se ha liberado totalmente, y aún quedan muchas políticas que el gobierno puede implementar”.


María Victoria Valdés Rodda

 
María Victoria Valdés Rodda