0
Publicado el 27 Febrero, 2020 por Redacción Digital en Mundo
 
 

COVID-19

Rechaza China amenazas de Pompeo

Beijing revocó las credenciales de tres corresponsales porque el The Wall Street Journal no se disculpó ni investigó a los responsables del material titulado "China, el verdadero enfermo de Asia", publicado el pasado día 3 y que causó indignación por su enfoque despectivo.
Un comunicado oficial  expresa que Hua Chunying, directora del Departamento de Información del Ministerio de Relaciones Exteriores, convocó a un funcionario de la misión estadounidense y presentó el desacuerdo del gobierno chino por las declaraciones de Pompeo.

Deploró que el jefe de la diplomacia estadounidense considere libertad de expresión los graves errores del WSJ y su artículo irresponsable sobre la lucha del gigante asiático contra la epidemia del COVID-19.

Beijing revocó las credenciales de prensa de tres corresponsales del diario porque el medio de prensa no se disculpó ni investigó a los responsables del material titulado “China, el verdadero enfermo de Asia”, publicado el pasado día 3 y que causó indignación por su enfoque despectivo.

La expresión el enfermo de Asia se utilizó de forma despectiva a finales del siglo XIX y principios del XX para referirse a esta nación cuando sufría divisiones internas e intentos de colonización de las potencias occidentales, que la forzaron a firmar una serie de tratados para obtener concesiones comerciales.

Hua calificó de inaceptable tanto la postura de Pompeo sobre el incidente del WSJ como sus amenazas a los medios chinos con oficinas en suelo norteamericano.

‘En años recientes Estados Unidos impuso muchas medidas restrictivas a las agencias noticiosas de China, aunque sus reporteros realizan su trabajo con objetividad y ética profesional’, remarcó Hua.

Advirtió que Beijing tomará contramedidas si Washington sigue empeñado en acosar y restringir la labor de la prensa de la ación asiática.

La semana pasada la Casa Blanca clasificó como misiones extranjeras a la agencia Xinhua, la televisora CGTN, la estación China Radio International y los periódicos China Daily y Diario del Pueblo, y los obligó a seguir las mismas reglas que embajadas y consulados bajo el argumento de que están controlados por el Gobierno de China.

El estado asiático refutó la decisión, lo consideró un acto de Guerra Fría y defendió el importante rol de las organizaciones mediáticas en facilitar la comunicación y entendimiento entre los pueblos de distintos países.

(Prensa Latina)

Redacción Digital

 
Redacción Digital