0
Publicado el 5 Marzo, 2020 por Redacción Digital en Mundo
 
 

Bashar al-Asad

Aseguran en Siria que expulsarán a los ocupantes extranjeros

El presidente sirio Al-Asad acusó a su par estadounidense, Donald Trump, de practicar “bandidaje de Estado” al tratar de apropiarse de los pozos de crudo de la nación árabe
Afirma que expulsará a ocupantes extranjeros de Siria

foto: Infobae

El presidente sirio, Bashar al-Asad, aseguró en Damasco que tras la liberación de Idlib, las tropas sirias acabarán con la ocupación estadounidense en el este de Siria donde la población ha manifestado su rechazo a la ocupación estadounidense..

“Después de retomar de los grupos terroristas el control de la provincia de Idlib, las fuerzas sirias se centrarán en limpiar las zonas orientales del país de la presencia de los ocupantes”, afirmó Al-Asad en una entrevista concedida el miércoles a la cadena rusa de televisión Rossiya 24.

“He dicho repetidamente que Idlib es el foco principal, donde los enemigos han adoptado todas las medidas a su alcance para evitar su liberación” y así no permitir a Siria mover sus tropas hacia el este del país, explicó el primer mandatario.

Antes del inicio de la crisis siria, el petróleo representaba una cuarta parte de los ingresos de Damasco y, en pleno conflicto, esto permitió al EIIL (Daesh, en árabe) convertirse en un grupo terrorista acaudalado.

A pesar de que EE.UU. anunció el pasado mes de octubre el repliegue de sus fuerzas de Siria, no tardó en afirmar que retendría cerca de 600 soldados para resguardar las instalaciones petroleras con ayuda de las fuerzas kurdas en la provincia oriental de Deir Ezzor. El resto del petróleo se sitúa en el noreste y el centro del país.

Según  argumentan las autoridades estadounidenses, el objetivo es asegurar el control de los campos petroleros de Siria e impedir que los elementos de Daesh vuelvan a apoderarse de estas zonas ricas en hidrocarburos.

De hecho, el presidente Al-Asad acusó a su par estadounidense, Donald Trump, de practicar “bandidaje de Estado” al tratar de apropiarse de los pozos de crudo de la nación siria.

La ilegal medida de Trump ha desatado una ola de condenas no solo de Siria, sino de otros países como Irán y Rusia. Este último país reveló, mediante imágenes satelitales, la implicación de EE.UU. en el contrabando del oro negro del país levantino.

(HispanTV)


Redacción Digital

 
Redacción Digital