0
Publicado el 21 Marzo, 2020 por Redacción Digital en Mundo
 
 

A la nación bloqueada

Alaba periodista de Canadá a Cuba por gesto con el crucero británico MS Braemar

'Tal vez tengan ganas de volver algún día a este pequeño país bloqueado que, a pesar de todas las dificultades y privaciones, demostró una generosidad y una solidaridad ejemplares', subraya en su trabajo en Le Journal de Montréal
Alaba periodista de  Canadá a Cuba

Desembarcando para ir al aeropuerto JoséMartí                                 foto: EFE

El artículo ” Cuba, campeón olímpico de la solidaridad”, del autor Jacques Lanctôt, ocupó este viernes el espacio de opinión del diario Le Journal de Montréal con la historia reciente de generosidad de los cubanos en la odisea del crucero británico MS Braemar.

En su crónica Lanctôt mostró hechos y argumentos que pusieron al desnudo las líneas de la prensa de Occidente en más de seis décadas contra Cuba, con un verdadero bloqueo comercial y económico, y tildada hasta de una amenaza para la paz mundial, .

Es el mismo país caribeño que acogió al MS Braemar, propiedad de una compañía británica, con más de mil personas a bordo -682 pasajeros y 381 miembros de la tripulación-, que navegaba esta semana muy cerca, sin posibilidades de atracar en puerto seguro.

De los turistas a bordo, cinco estaban infectados con el coronavirus SARS-Cov-2 y algunas otras en cuarentena, circunstancia que motivó al médico del crucero a emitir varias razones para solicitar ayuda de las autoridades de Cuba.

Entre los argumentos esgrimidos cuenta que Cuba tiene una sólida reputación de ayuda internacional. Más de 28 mil profesionales de la salud cubanos trabajan en 34 países, muchos de los cuales informaron de casos de pacientes con el nuevo coronavirus, informó.

Los médicos cubanos se distinguieron en la lucha contra el Ébola en África occidental en 2014 y en el terrible terremoto de Haití en 2010, por mencionar sólo dos hechos, con los que el médico del barco convenció al capitán, expuso el periodista canadiense.

Y agregó que se pusieron en marcha ‘las mayores medidas de seguridad. La operación duró varias horas. “Me imagino el dolor de cabeza que fue transportar a toda esta gente en autobús desde el puerto de Mariel, en las afueras de La Habana”.

La operación concluyó en el aeropuerto José Martí de La Habana, sin interferir en las actividades cotidianas de esa terminal aérea internacional y sin poner en peligro la salud de los demás pasajeros, relata Jacques Lanctôt.

Reino Unido envió cuatro aviones jumbo jets -incluyendo una aeronave hospital- que finalmente despegaron uno tras otro en la tarde del miércoles y hasta las primeras horas del jueves pasado.

Lanctôt elogió la cruzada en su crónica nombrándola “Misión cumplida”. Muchos de los pasajeros del barco errante agradecieron a Cuba mientras subían las escaleras que conducen al avión en la pista de la Terminal 5 del aeropuerto de La Habana, explicó.

Arriban a Reino Unido

Llegada feliz al Reino Unido                                                             foto: Cubasi

“Tal vez tengan ganas de volver algún día a este pequeño país bloqueado que, a pesar de todas las dificultades y privaciones, demostró una generosidad y una solidaridad ejemplares”, subraya en su trabajo en Le Journal de Montréal.

Lanctôt, además, denunció el abordaje de los diferentes gobiernos de Estados Unidos a barcos que se acercan a Cuba, ya sea por razón de negocios o porque esas embarcaciones y sus pasajeros simplemente quieren pasar unas horas o días en el país mayor de las Antillas para descubrir sus tesoros.

(fuente:PL)


Redacción Digital

 
Redacción Digital