0
Publicado el 12 Abril, 2020 por Redacción Digital en Mundo
 
 

Contra el pueblo

Continúan persecución y represión en Bolivia durante pandemia del Covid-19

Denunció integrante de Feminismo Comunitario Antipatriarcal el cerco mediático que no permite hablar de otra cosa que no sea coronavirus. por lo que ya no se habla de que "en Bolivia sigue habiendo un golpe de Estado, de que están impunes los asesinatos, de que Estados Unidos intenta intervenir Venezuela, que en Colombia siguen asesinando líderes sociales. El cerco mediático es mundial y en Bolivia es doble o triple"

Continúan persecución y represión  en Bolivia durante pandemia

Adriana Guzmán Arroyo, de la organización Feminismo Comunitario Antipatriarcal de Bolivia, aseveró en entrevista a la emisora vennezolana Alba Ciudad que el gobierno golpista boliviano continúa su política racista, de persecución y represión, pese a la situación generada por el Covid-19.

Expresó que “el régimen de facto pretende consolidar una política del miedo, y aprovecha la pandemia del coronavirus para ejercer una militarización que se suma a la persecución y represión con la que buscan romper el tejido social y enfrentarnos entre los distintos sectores, con nuestros vecinos, como una continuidad del golpe de Estado.

En este sentido, desestimó la dirigente social boliviana que las autoridades pongan en marcha un plan de atención en materia de salud para los ciudadanos, más bien los abandonen y usen como escudo la pandemia para perseguir adversarios políticos y perseguir a los pueblos indígenas.

“La última decisión ha iniciado el uso de manillas y tobilleras con chips para los enfermos de Covid-19, para que no se escapen, en vez de ofrecerles un tratamiento, le colocan un chips para los privarlos de libertad; toda una lógica de persecución política y de persecución para quienes se enfermen”.

Por otro lado denunció Adriana Guzmán Arroyo las restricciones que existen para denunciar y expresarse sobre otros temas del acontecer nacional e internacional.

Denunció la integrante de la organización Feminismo Comunitario Antipatriarcal que existe un cerco mediático que no permite hablar de otra cosa que no sea coronavirus. por lo que ya no se habla de que “en Bolivia sigue habiendo un golpe de Estado, de que están impunes los asesinatos, de que Estados Unidos intenta intervenir Venezuela, que en Colombia siguen asesinando líderes sociales. El cerco mediático es mundial y en Bolivia es doble o triple”

«No puede ser que nos impongan el miedo, la paralización, la desmovilización. Tenemos la certeza que la organización es la forma de enfrenar el miedo, tanto al golpe de Estado como a la pandemia, debemos mantener la conciencia política”

(fuente: Alba Ciudad)


Redacción Digital

 
Redacción Digital