0
Publicado el 2 Mayo, 2020 por Redacción Digital en Mundo
 
 

Acciones solapadas

Denuncian nuevos actos de espionaje del ejército colombiano

Esta operación incluyó al menos a 130 personas, entre periodistas, exministros, funcionarios de Presidencia, generales, políticos y sindicalistas, entre otros.
Denuncian nuevos actos de espionaje del ejército colombiano

foto: EL País

El Ejército colombiano está nuevamente en el ojo del huracán al conocerse revelaciones de que esa institución ejecutó un programa de seguimiento informático que tuvo entre sus blancos a periodistas, políticos y sindicalistas, reveló en Bogotá la revista Semana.

Un informe especial titulado Las carpetas secretas asegura que algunas unidades del Ejército ejecutaron durante varios meses uno de los casos de espionaje más delicados en la historia de Colombia.

Entre febrero y los primeros días de diciembre del pasado año, las actividades de más de 130 ciudadanos fueron blanco de lo que los militares llamaron ‘perfilaciones’ y ‘trabajos especiales’, apuntó.

Acorde con la información divulgada, en esas misiones, por medio de herramientas informáticas y de software, realizaron búsquedas y recolectaron masiva e indiscriminada de toda la información posible de sus objetivos para elaborar informes de inteligencia militar.

Teléfonos, direcciones de residencia y trabajo, correos electrónicos, amigos, familiares, hijos, colegas, contactos, infracciones de tráfico y hasta lugares de votación forman parte de estos perfiles, añade la fuente colombiana.

La publicación comunicó que tiene en su poder decenas de estos documentos y durante semanas entrevistó a más de 10 fuentes, muchas de las cuales participaron en esta operación que incluyó al menos a 130 personas, entre periodistas, exministros, funcionarios de Presidencia, generales, políticos y sindicalistas, entre otros.

Asimismo, Semana puntualizó que esta especie de espionaje informático ocurrió entre febrero y comienzos de diciembre de 2019 cuando comandaba el Ejército el general Nicacio Martínez, quien renunció a su cargo en diciembre en medio recurrentes escándalos que involucraban a esa institución.

La revista subrayó que en las carpetas aparecen varios integrantes del Colectivo José Alvear, algunos de los cuales son los abogados de víctimas de los (llamados) falsos positivos (ejecuciones extrajudiciales) o adelantan procesos contra generales retirados acusados de esas prácticas.

Añade que esos trabajos también incluyeron a líderes del movimiento sindical. Es el caso de Humberto Correa, secretario de derechos humanos de la Confederación General de Trabajadores, en cuya carpeta están documentados, entre otros, sus viajes, así como fotos de su esposa e hijo.

Asimismo aparecen integrantes de algunos partidos políticos como los senadores Gustavo Bolívar, Angélica Lozano y Antonio Sanguino.

Adicionalmente, en las últimas horas el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, informó el retiro del Ejército Nacional de 11 oficiales y un Brigadier General, lo cual fue atribuido a denuncias de irregularidades en labores de inteligencia.

A principios de este año, se destaparon otros sucesos como revelaciones sobre seguimientos e interceptaciones ilegales a congresistas, jueces, periodistas y defensores de derechos humanos.

La pesquisa, también realizada por la revista Semana, hizo referencia a un sofisticado sistema de interceptaciones utilizado por el Ejército a través de dos de las oficinas de inteligencia y contrainteligencia, durante el segundo semestre de 2019.

Acorde con la información divulgada, dicho sistema habría sido usado para espiar ilegalmente a magistrados de la Corte Suprema de Justicia, congresistas, gobernadores, periodistas y defensores de derechos humanos.

La investigación aseguró que las operaciones se realizaban desde guarniciones militares para evitar allanamientos sorpresivos y filtraciones a la prensa.

Según Semana, el uso ilegal de sofisticados equipos para espiar a políticos, magistrados, generales y periodistas habría precipitado la salida de Martínez, de la Comandancia del Ejército.

En aquel momento, varias voces aseguraron que el Gobierno tenía conocimiento de lo divulgado por la revista.

(fuente:PL)


Redacción Digital

 
Redacción Digital