0
Publicado el 12 Junio, 2020 por Redacción Digital en Mundo
 
 

Declara Corea Democrática que su meta es controlar amenaza militar de EE.UU.

El canciller de la RPDC alertó que a 730 días de la Cumbre de Singapur entre Kim Jong Un y Donald Trump, la situación de la Península Coreana se torna cada día más crítica, a pesar del deseo invariable de los pueblos de ambas naciones de dar punto final a los vínculos bilaterales más hostiles existentes en el mundo y abrir una nueva era de cooperación por la paz y prosperidad.
El canciller de la República Popular Democrática de Corea alertó que a 730 días de la Cumbre de Singapur entre Kim Jong Un y Donald Trump, la situación de la Península Coreana se torna cada día más crítica, a pesar del deseo invariable de los pueblos de ambas naciones de dar punto final a los vínculos bilaterales más hostiles existentes en el mundo y abrir una nueva era de cooperación por la paz y prosperidad.

foto: diario Viral

El canciller de la República Popular Democrática de Corea (RPDC), Ri Son Gwon, afirmó hoy que la meta estratégica de su país es preparar las fuerzas para controlar la amenaza militar de largo plazo de Estados Unidos.

Según la Agencia Central de Noticias de Corea (ACNC), las declaraciones del ministro de Relaciones Exteriores de la RPDC fueron hechas al cumplirse dos años del encuentro entre el líder coreano, Kim Jong Un, y el primer mandatario estadounidense, Donald Trump, en el hotel Capella de la isla de Sentosa, en Singapur.

Argumentó Ri Son Gwon que a 24 meses de la firma de la llamada Declaración Conjunta de Singapur, la administración norteamericana demostró sin escrúpulos que la mejora de relaciones con la RPDC sugiere el derrocamiento del sistema socialista, forjado por Pyongyang a lo largo de 70 años.

Añadió que la garantía de seguridad dada a la RPDC por el presidente Donald Trump preve un ataque preventivo nuclear y la llamada creación de confianza implica la continuidad de la campaña para aislar y atropellar a la RPDC.

Precisó que todos los hechos vuelven a comprobar claramente que mientras no se elimine de raíz la arraigada política de hostilidad de Estados Unidos contra Corea Democrática por más de 70 años, la nación norteña se mantendrá en lo adelante como amenaza para la RPDC y su pueblo.

Recordó que en el contexto de la Cumbre de Singapur, la RPDC adoptó medidas significativas como el cierre total del campo de prueba nuclear de la zona septentrional y la devolución de restos mortales de decenas de uniformados estadounidenses, entre otras.

Acotó que el Comandante Supremo del Ejército Popular de Corea, Kim Jong Un, también indicó la determinación estratégica de cesar el ensayo nuclear y el lanzamiento de prueba de misiles balísticos intercontinentales (ICBM) a fin de construir la confianza entre ambos países.

El canciller de la República Popular Democrática de Corea alertó que a 730 días de la Cumbre de Singapur entre Kim Jong Un y Donald Trump, la situación de la Península Coreana se torna cada día más crítica, a pesar del deseo invariable de los pueblos de ambas naciones de dar punto final a los vínculos bilaterales más hostiles existentes en el mundo y abrir una nueva era de cooperación por la paz y prosperidad.

(fuente: PL)


Redacción Digital

 
Redacción Digital