0
Publicado el 10 Junio, 2020 por María Victoria Valdés Rodda en Mundo
 
 

CUMBRE ALBA-TCP

Unidos en solidaridad contra el egoísmo

A identificar potencialidades con vistas a una mayor integración regional, propiciatoria de la complementariedad, exhortó el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel.
Reunión virtual ALBA-TCP(TeleSur.tv.net)

(TeleSur.tv.net)

Por MARÍA VICTORIA VALDÉS RODDA

Para estos tiempos casi catastróficos ceñirse el traje de la colaboración es la única solución adecuada, tal consideran los mandatarios de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP). La pandemia y sus consecuencias significan un reto multidimensional con el telón de fondo de un capitalismo cada día más sofocado en sus propias contradicciones.

Nuestros pueblos y gobiernos, sin embargo, no van a dejarse caer en el desaliento, porque, como bien dijera el mandatario de la Mayor de las Antillas, Miguel Díaz-Canel, estos son momentos de enarbolar la solidaridad frente al egoísmo. Y justamente ese fue el propósito de la Conferencia virtual de Alto Nivel sobre Economía, Finanzas y Comercio en el Marco de la COVID-19, convocada por el ALBA-TCP: ampliar y concretar en medio de esta tragedia sanitaria mundial la visión fundacional de Fidel Castro y Hugo Chávez, de caminar junto a José Martí en esta “hora del recuento, y de la marcha unida”, para “andar en cuadro apretado como la plata en las raíces de los Andes”.

Animados de ese espíritu de hermanamiento es imposible dormirse en los laureles, pues lo que está en juego es la propia supervivencia económica de un grupo de naciones que arrastran las secuelas del colonialismo, las presiones y bloqueos yanquis, y los efectos negativos de un virus que ha evidenciado, aún más, las grandes desigualdades entre naciones ricas y pobres. Pero frente a ese capitalismo depredador, la entidad multilateral latinoamericana y caribeña empuña el estandarte de los acompañamientos y nunca el de las soledades.

Cuba Salva

Díaz-Canel consideró que hoy “el mundo entero paga el precio de los abusos del capitalismo en su versión salvaje”. (Presidencia de Cuba)

Díaz-Canel consideró que hoy “el mundo entero paga el precio de los abusos del capitalismo en su versión salvaje”. (Presidencia de Cuba)

Al intervenir en la Conferencia, el presidente de la República de Cuba ofreció brindar asesoramiento para el enfrentamiento de  nuevos retos en el campo epidemiológico, porque la nación antillana tiene la voluntad de impulsar y ampliar la colaboración en en la Salud en el seno del bloque.  “Ofrecemos un ciclo de videoconferencias por expertos cubanos para transmitir su experiencia en el combate a la COVID-19 y a otras situaciones epidemiológicas, y ponemos a disposición de los países del Alba al Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí como consultor en esta materia”, indicó el estadista, quien exhortó a considerar nuestro “enfoque médico innovador para el manejo de la Covid-19, que tome en cuenta la prevención y potenciación de la inmunidad de los pacientes con sistema inmune disfuncional causado por el envejecimiento y comorbilidades”;  igualmente, expresó la disposición de asumir “el uso clínico de medicamentos biotecnológicos innovadores cubanos que han resultado favorables en tratamientos a pacientes cubanos, sobre todo críticos y graves de la tercera edad”.

Asimismo, urgió a “perfeccionar las estructuras institucionales del frente económico del Alba-tcp para establecer una agenda económica a corto y mediano plazos, diseñar incentivos y trabajar con mayor agilidad y flexibilidad en la identificación de oportunidades y proyectos conjuntos”. Dijo que se cuenta con “la voluntad política para llevarlo a cabo y la capacidad demostrada de cooperar y complementarnos, todo lo cual puede multiplicarse”.

Promover acciones constructivas

La cita, cuyo carácter emancipador fue elogiado por los asistentes, tuvo como promotor a Nicolás Maduro Moros, presidente de la República Bolivariana de Venezuela. Participaron Daniel Ortega Saavedra, presidente de la República de Nicaragua; Gaston Browne, primer ministro de Antigua y Barbuda; Roosevelt Skerrit, primer ministro de la Mancomunidad de Dominica, y Ralph Gonsalves, primer ministro de San Vicente y las Granadinas. Y como invitado especial, el expresidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales Ayma. Además de los jefes de Estado y de Gobierno del bloque, la videoconferencia contó con las voces especializadas de la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Alicia Bárcenas; el profesor, historiador y periodista español Ignacio Ramonet, y el  director del Instituto Tricontinental de Investigación Social, Vijay Prashad.

Hubo intervenciones medulares, por el sabor optimista que dejaron, a pesar del dolor por los fallecidos, como las palabras vertidas por Ralph Gonsalves, quien instó a los reunidos a que “no nos sintamos tristes por lo que está sucediendo, seamos optimistas para buscar apoyo, y ver qué se puede hacer en las áreas de cooperación”. Consideró también que este “es un período de pruebas para nuestros países”.

Roosevelt Skerrit destacó la solidaridad de su país con Cuba, rechazando el ataque en contra de la embajada de La Habana en Washington, mientras reiteró que el Alba-tcp se creó para afrontar como región adversidades tales como las que se viven hoy. Nicolás Maduro adelantó que la organización trabaja en la reanimación de Petrocaribe para este año, y explicó la importancia que tendrá la moneda Sucre en la economía post-pandemia. Llamó a que la vacuna y el tratamiento contra la COVID-19 constituyan una prioridad, y se desarrollen en alianza con China, Rusia y las universidades que producen el inmunizador.

Desafiar un panorama adverso

Los pueblos del sur no la van a tener nada fácil una vez se supere esta contingencia sanitaria, razón de más para cerrar filas. Este criterio impregnó la intervención de la secretaria ejecutiva de la CEPAL, institución que se empeña en reducir la pobreza en América Latina y el Caribe, máxime ahora, ante la pandemia. Como derivación del panorama actual, la economía regional caerá 5,3 por ciento, en lo que se prevé resulte la peor contracción desde 1930.

De igual modo, se estima un desplome del comercio en 15 por ciento. Y por si esto fuera poco, ya se vaticinan aumentos del desempleo, la pobreza y la desigualdad. Subrayó los efectos de esta situación sobre las personas más vulnerables, como los adultos mayores, los pueblos indígenas y las niñas y los niños.

Ante el desesperante panorama, Alicia Bárcenas propuso la necesidad de integrarnos más, y hacerlo guiados por los principios de solidaridad, complementariedad y cooperación, para generar las transformaciones estructurales y del sistema de relaciones con vistas a un desarrollo integral.

Como muestra de que sí es posible actuar en consonancia con el humanismo, la alta funcionaria puso el gran ejemplo de Cuba al enviar médicos a otras naciones para apoyar al enfrentamiento de uno de los problemas sanitarios más candentes de la época contemporánea.


María Victoria Valdés Rodda

 
María Victoria Valdés Rodda