0
Publicado el 15 Agosto, 2020 por Prensa Latina en Mundo
 
 

Lo inverosímil está de moda

¿Ensayan en Belarús un ataque similar contra Rusia?

Lukashenko vota en elecciones de Belarús

Esta foto, en la que aparece el presidente Lukashenko ganador por más de dos terceras partes de los votos en las recientes elecciones de Belarús, difícilmente podrías encontrarla en la prensa occidental, concentrada en ilegitimar esas elecciones y promover una nueva ‘revolución de coloores ‘en ese país (RD)./ Foto en Prensa Latina

Por Antonio Rondón García

Minsk, 15 ago (Prensa Latina) Occidente parece intentar la moda de lo inverosímil cuando desconoce a un presidente como el belarruso Alexander Lukashenko, reelegido con 80,1 por ciento de respaldo popular, y pide la repetición de comicios. Cada vez queda más claro que la preparación desde afuera de un cambio forzado de gobierno en Belarús se inició antes de los comicios del 9 de agosto, pues la oposición nunca tuvo la intención de reconocer el resultado de las presidenciales.

Los expertos consideran que resultaba obvio un escenario de desconocimiento a priori de los comicios, pues, incluso si el voto de castigo llegaba al máximo difícilmente pasaría de un tercio del total. Lukashenko ganó con mucho más de dos tercios. Pero la tecnología de las revoluciones de colores estaba preparada, con métodos que aunque viejos, pues ya se emplearon en Ucrania, Hong Kong y Armenia, eran de absoluto estreno en Belarús, donde ese tipo de situaciones se daría por primera vez desde la década de 1990.

Según el director del holding de comunicación Minchenko Consolting, Evgueni Minchenko, aquí se puso en práctica el empleo de la tecnología Psiphon, para evitar el bloqueo de internet y la comunicación por Bluetooth, en ausencia de servicios de internet y de telefonía móvil.

Minchenko opina que en la organización del intento de sacar del poder a Lukashenko actuaron politecnólogos estadounidenses por la forma de escoger los personajes y por su imagen individual, en alusión a la candidata de 38 años temporalmente sin trabajo Svetlana Tijanovskaya.

De su lado, el director del Instituto de Filosofía de Belarús, Piotr Petrovsky, estima que ahora las protestas se hacen divididas en más de una veintena de ciudades y no solo en la capital, con empleo de redes sociales con noticias falsas contra policías y funcionarios.

Además, se pasa de una fase violenta, con ataques a agentes del orden público, a una en apariencia pacífica, con participación de mujeres, incluso con niños, como ocurrió en los disturbios de Armenia en 2018.

Por cierto, entre las cosas inverosímiles que se ponen de moda en Belarús es hablar de una victoria de Tijanovskaya, cuando el conteo dio más de 80 por ciento a Lukashenko, además de la solicitud de Occidente de que este último se subordine a la voluntad popular y salga del poder. De su lado, la agencia RIA Novosti comenta que la oposición carece de unidad en sus objetivos, mientras existe la percepción de que Occidente ensaya en Belarús un ataque similar en Rusia, algo que debe poner sobre alerta a Moscú, en medio de la histeria rusofóbica en Estados Unidos


Prensa Latina

 
Prensa Latina