2
Publicado el 7 Agosto, 2020 por María Victoria Valdés Rodda en Mundo
 
 

CUBA-ESTADOS UNIDOS

Pedaleando contra el bloqueo

Carlos Lazo, cubanoamericano radicado en Seattle, sueña con un futuro en que las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos sean de amistad. Por ello solicita el cese del bloqueo a través de una iniciativa muy singular.

 

En la iniciativa Puentes de Amor entre Cuba y los Estados Unidos, este hijo de Jaimanitas demuestra que es posible el entendimiento mutuo. (Facebook de Carlos Lazo).

En la iniciativa Puentes de Amor entre Cuba y los Estados Unidos, este hijo de Jaimanitas demuestra que es posible el entendimiento mutuo. (Facebook de Carlos Lazo).

Por MARÍA VICTORIA VALDÉS RODDA

En el entusiasmo del pedaleo Carlos Lazo llegó a tener por Facebook 45 mil 770 seguidores que le iban dando ánimos en su noble iniciativa por tierras estadounidenses, con el propósito de sensibilizar a la opinión pública y autoridades de ese país contra el bloqueo que desde hace más de 60 años se le inflinge a Cuba. Comenzó su periplo a mediados de julio, en su Seattle de residencia, para, acompañado de sus dos hijos y dos sobrinos, llegar este 6 de agosto al lugar de destino: Washington D.C.

Luego de recorrer la inmensidad de cinco mil kilómetros con récords diarios de hasta 60 kilómetros por día, incluso por tramos empinados equivalentes al pico Turquino, este cubanoamericano no desfalleció en su empeño de llamar la atención sobre un tema que considera de vital importancia para el entendimiento entre los dos pueblos.

En medio del trayecto, Carlos Lazo no solo recibió simpatías. Como él mismo dijera, “junto a los miles de mensajes de apoyo que recibimos de todo el mundo, también recibimos algunas ofensas y amenazas de muerte. Los que en las redes sociales promueven el odio, debían llamarse a capítulo. Todas esas campañas de difamación, las mentiras, el asesinato de carácter, eso deshumaniza e incentiva la intolerancia y la violencia. El acto de amor en que estamos enfrascados es la más alta expresión de deber y derecho ciudadano en los Estados Unidos (nuestro país adoptivo). Pedaleamos por puentes de amor”.

Y como acto redentor pueden asumirse las sendas misivas que le envió al candidato presidencial por el Partido Demócrata, Joe Biden, y al mandatario Donald Trump, donde le solicita a este último la eliminación de las sanciones económicas, teniendo en cuenta la emergencia sanitaria por la COVID-19.

Quiere que Trump sienta el rechazo de miles de cubano americanos a su criminal política: “Las explicaciones que doy en mi carta, y los ejemplos que pongo de casos de cómo el bloqueo afecta directamente al cubano de a pie, son claros”, insiste.

Al responder en exclusiva a BOHEMIA, Carlos Lazo señaló que “cualquier momento es bueno para luchar por esta causa, pero en especial en una pandemia y aunque el embargo, el bloqueo o sanciones económicas, como le quieran llamar, está ahí hace muchos años, en este momento se agudiza porque desafortunadamente el Gobierno de los Estados Unidos, en vez de tender una mano, de tratar de cooperare con Cuba, ha tratado de arreciar con sanciones que castigan y lastiman a la familia cubana”.

Y prosigue: “Entonces, aunque la situación es difícil, donde recorremos los Estados Unidos de una punta a la otra y eso implica riesgos, la situación es urgente para que la gente tome conciencia de cómo las sanciones económicas castigan a nuestra gente y esa es la razón por la que decidimos emprender con urgencia esta iniciativa.

Con el recorrido en bicicleta junto con sus dos hijos, Carlos Rafael y Carlos Manuel, y dos sobrinos, Abel Martínez y Emeregirdo de las Mercedes, Carlos Lazo pide el cese del bloqueo. (Facebook de Carlos Lazo)

Con el recorrido en bicicleta junto con sus dos hijos, Carlos Rafael y Carlos Manuel, y dos sobrinos, Abel Martínez y Emeregirdo de las Mercedes, Carlos Lazo pide el cese del bloqueo. (Facebook de Carlos Lazo)

“El viaje ha ido bien y ha sido muy difícil, sobre todo los retos físicos que me impone en comparación con mis compañeros más jóvenes, porque yo pedaleo casi todos los días no menos de 60 kilómetros. Es satisfactorio también saber que hay tanta gente al tanto de lo que estamos haciendo, que se asoman, se solidarizan con esta causa, y es además satisfactorio llegar a comunidades de norteamericanos que tenían un conocimiento muy vago de lo que significa el bloqueo, y que la gente no solo tome conciencia sobre eso, sino que tome acción que llame a sus congresistas, sus senadores le hablen de esto, y es para ello que sirve esta iniciativa”, refiere orgulloso.

Subraya, además, que está contento “porque muchos cubanos alrededor del mundo se suman a este empeño, y eso dice mucho de los sentimientos de amor de nuestra gente en cualquier lugar donde esté, porque sobre el odio prevalece el amor”.

Sentimiento que, en Carlos Lazo, se ha ido sedimentando con los años, para pasar de un afecto instintivo, de cuna, a uno sopesado que entiende que las diferencias políticas no son óbice para las sinergias humanas, de ahí que, sin nunca haber roto con su nación de origen, este profesor de español de décimo grado en la North Creek High School, de Bothell, decidió un día crear junto con sus alumnos norteamericanos el Proyecto Fábrica de Sueños, el cual a través de la enseñanza del idioma, los adentra en la idiosincrasia y culturas cubanas.

Han estado en la Mayor de las Antillas, y tanto Carlos Lazo como sus pupilos han ayudado en obras de rehabilitación de viviendas, han intercambiado con la gente común y hasta han cantado en el Teatro Carlos Marx, junto al dúo Buena Fe.

Objetivo casi cumplido

Los 37 alumnos estadounidenses de Carlos Lazo, en Cuba en 2019, departieron con el colectivo de la Colmenita. (Cubadebate).

Los 37 alumnos estadounidenses de Carlos Lazo, en Cuba en 2019, departieron con el colectivo de la Colmenita. (Cubadebate).

En Facebook este ser incansable y solidario se pronunció en una carta pública contrario a condenar a los suyos, lo cual habla de lo mucho que quiere a su patria, y si en algún momento de su vida estuvo a punto de renegar de sus raíces, por cuestiones de diferencias políticas, la vida y en especial la resistencia de Cuba lo colocó en el camino correcto de la historia.

Entre quienes le han mandado mensajes de apoyo figura el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla. Con ese estímulo espiritual y con su propio tesón, asentado en el gran afecto por su Madre, como el mismo nombra a Cuba, Carlos Lazo, sus hijos y sobrinos están en camino de cumplir el objetivo de llegar a la Casa Blanca con el empeño de que las máximas autoridades se sensibilicen con un asunto que pasa primero por el corazón.

Llegan con una recopilación de 20 mil firmas a favor del levantamiento del bloqueo, cinco mil kilómetros recorridos, con una obra humana que acerca a nuestros dos pueblos; y llegan también con una valentía personal que demuestra que no hay obstáculos para tender puentes de amor, así sea entre Cuba y los Estados Unidos.

Como declarará a Cubadebate, sin esa política nuestros países pudieran trabajar juntos en muchos aspectos. “Es doloroso ver esta pérdida de oportunidades para nuestro pueblo, saber que la familia de uno, que gente de uno, son afectadas directamente”.

Carlos Lazo demuestra que la convivencia pacífica es posible, pero para eso hace falta derrumbar los muros y los chantajes. También pedaleando se hace patria.

 


María Victoria Valdés Rodda

 
María Victoria Valdés Rodda