0
Publicado el 13 Enero, 2021 por Redacción Digital en Mundo
 
 

Se niega Pence a destituir a Trump

El vicepresidente de EE.UU. opina que invocar la 25.ª enmienda establecería un terrible precedente
Compartir
Pence y Trump

Foto en Debate

El vicepresidente estadounidense, Mike Pence, se negó a invocar la 25.ª enmienda de la Constitución de EE.UU. para destituir al mandatario saliente, Donald Trump. Al respecto precisó que dicha enmienda “no es una herramienta de castigo ni de usurpación”.

En se carta de respuesta a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, enviada este martes, Pence afirmó que no cree que el uso de la enmienda sea “en mejor interés de nuestra nación o coherente con nuestra Constitución”.

“Bajo nuestra Constitución, la 25.ª enmienda no es una herramienta de castigo o usurpación. Invocar la 25.ª enmienda de tal manera establecería un terrible precedente“, escribió el vicepresidente.

Pence declaró que, “después de los acontecimientos horribles de la semana pasada”, la energía de la administración Trump “está dirigida a garantizar una transición [de poder] ordenada”, precisando que es hora de “unirse”.

“Les insto a usted y cada miembro del Congreso a evitar acciones que dividirían aún más e inflamarían las pasiones del momento. Trabajen con nosotros para bajar la temperatura y unir a nuestro país, mientras nos preparamos para la toma de posesión del presidente electo, Joe Biden, como próximo presidente de Estados Unidos”, destacó.

Previamente este martes, Trump afirmó que los intentos para destituirlo usando la 25.ª enmienda de la Constitución de EE.UU. “son de cero riesgo” para él, advirtiendo que las acciones al respecto “perseguirán” luego a su sucesor, el demócrata Joe Biden. “La libertad de expresión está bajo ataque como nunca antes. La 25.ª enmienda es de cero riesgo para mí, pero regresará y perseguirá a Joe Biden y la administración Biden. Como dice una vieja expresión: ‘Ten cuidado con lo que deseas‘”, declaró durante su visita a la ciudad de Álamo en Texas.

Según la cuarta sección de dicha enmienda, la destitución es posible si el vicepresidente y la mayoría de los secretarios del Gabinete concluyen que el mandatario es “incapaz de cumplir con los poderes y deberes de su cargo”. Entonces, las funciones presidenciales se delegarían automáticamente en Pence hasta que el presidente electo Joe Biden asuma el cargo el 20 de enero.

Compartir

Redacción Digital

 
Redacción Digital