0
Publicado el 24 Febrero, 2021 por Redacción Digital en Mundo
 
 

Malas andanzas de dos pájaros de cuenta anticubanos

Dos malandrines pájaros de cuenta que anidan en el descolorido caucus rojo del Senado estadounidense y que entre abundantes deméritos tienen en común el de blasonar como furibundos anticubanos, están como de costumbre en malas andanzas

Dos malandrines pájaros de cuenta que anidan en el descolorido caucus rojo del Senado estadounidense y que entre abundantes deméritos tienen en común el de blasonar como furibundos anticubanos, están como de costumbre en malas andanzas.

El político veleta Marco Rubio, el ‘Pequeño Marco’, o el hombrecito, como lo apodara Trump, hace  ceabriolas para que no le muevan su curul de Florida y su sueño de sentarse en el trono del despacho oval. Y para no perder la mala costumbre acaba de dar tángana contra un nombramiento de Biden porque el hombre propuesto estuvo en Cuba como ministro de Obama, acto imperdonable.

Y el Ted que lleva a cuestas una Cruz venida de Cuba, se fue a refugiar en el acogedor ambiente de Cancún huyéndole a la tormenta invernal que congeló y hundió en el desastre a su estado de la estrella solitaria. Se dice que si en la elección anterior salió por menos de un pelo, en la próxima Texas pudiera teñirse de azul.

Pero siquiera por excepción, en un día en que no sobran las noticias, veamos las que nos cuentan las más recientes peripecias de ambos personajillos.

El ‘Pequeño Marco’ veleta
Senador republicano Marco Rubio

Foto PL

Ciertos políticos veleta, entre ellos el senador Marco Rubio, pueden estar indicando la dirección del Partido Republicano en Estados Unidos, según valora hoy la presentadora del podcast del New York Times, Jane Coaston.

Es ‘irónico’ que el senador Rubio (republicano de Florida) esté en contra de la propuesta del senador Mitt Romney (republicano de Utah) sobre el subsidio para el cuidado de los niños, plantea Coaston.

Recientemente, un artículo de opinión suscrito por Frank Bruni en el diario The New York Times, aireó aspectos sobre la personalidad del político cubanoamericano.

Fue a principios de 2016, durante la campaña para la nominación presidencial republicana, cuando el senador, dolido por el apodo que le puso Trump (‘Pequeño Marco’) empezó a señalar a los votantes sus partes íntimas, indicó.

‘Mide como 6-2, por lo que no entiendo por qué sus manos son del tamaño de alguien que mide 5-2’, dijo Rubio a los votantes en un acto de campaña a finales de febrero de ese año.

Sin embargo, el político ‘ha hecho acopio de energía extra para demostrar lo ferozmente leal a Trump que puede ser’, señaló el comentarista.

Pero, agrega en tono de broma, ese esfuerzo ‘también huele a desesperación. ‘El pequeño Marco’, como ves, puede tener un gran problema. Es rubio, es implacable, tiene una nueva dirección en Florida y se escribe I-V-A-N-K-A’.

‘La Trump más brillante y su engreído marido, parias ahora en la ciudad de Nueva York, precisa, se mudaron, y se especula que su reubicación presagia una candidatura al Senado para ella en 2022, cuando Rubio puede intentar reelegirse.

Ivanka sería la peor pesadilla de Rubio. También sería su venganza perfecta. Él habría hecho todo ese cambio de forma, convocado toda esa adulancia y vendido para nada, sostiene Bruni en tono irónico.

Retomando como actúa el senador ‘veleta’, Bruni recuerda que cuando formó parte de un grupo bipartidista que evaluaba una reforma migratoria se mostraba ‘pragmático’ pero, ahora, despotrica contra la ‘amnistía’.

Es un populista al estilo del expresidente, contento con un papel de payaso en el circo del Partido Republicano, subraya Bruni.

El senador por Florida dice lo que cree que exige el momento, lo que mantiene el viento en sus velas, porque no le importa el hecho de que una vez dijera algo completamente diferente, sostiene el analista.

El destino del político cubanoamericano fue convertirse en lo que Trump llamó una vez, no sólo exuberantemente sino proféticamente: un hombrecito, acentúa Bruni en sus valoraciones.

Rubio no renuncia a buscar protagonismo como muestra un tuit de Johana Tablada, subdirectora general de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba.

‘El senador se opuso con fuerza ayer a la confirmación del experimentado Tom Vilsak como secretario Agricultura del gobierno de Joe Biden . Única razón fue que #Vilsak, vino a Cuba (como otros miembros del gabinete Obama)’.

Todo es posible en las ‘viñas del señor’ y más cuando el senador no oculta su interés de llegar a la Casa Blanca, algo posible si no se airean sus trapos sucios, incluso vínculos familiares con el narcotráfico, según medios.

La Cruz republicana de Texas
Senador republicano Ted Cruz

Foto PL

El reciente viaje del senador Ted Cruz a Cancún, México, cuando sus electores enfrentaban el desastre causado por una tormenta invernal, acentúa hoy críticas al Partido Republicano en Texas.

Un comentario de Brent Budowsky, asesor del exsenador Lloyd Bentsen (demócrata de Texas) y del exrepresentante Bill Alexander (demócrata de Arkansas) señala que los tiempos empiezan a cambiar para la política en ese estado.

Desde el momento en que el demócrata Beto O’Rourke hizo una campaña espectacular y estuvo a punto de derrotar a Cruz en 2018, quedó claro que Texas está al alcance de convertirse en un estado púrpura y, muy posiblemente, azul en los próximos años con los candidatos y las circunstancias adecuadas, plantea Budowsky.

Mientras Cruz, un republicano cubanoamericano viajó al sol de Cancún, señala el experto, la diputada Alexandria Ocasio-Cortez (demócrata de Nueva York) se solidarizó y recaudó cinco millones de dólares para proporcionar ayuda urgente, y visitó el Estado de la Estrella Solitaria para apoyar a los bancos de alimentos que respalda.

Al establecer este paralelo, Budowsky califica de desastrosa la estancia de Cruz en Cancún, lo que en su opinión demuestra la arrogancia de poder de ciertos funcionarios públicos que están totalmente fuera de contacto con su pueblo.

Si los demócratas presentan un candidato fuerte contra el gobernador republicano Greg Abbott en 2022, esas elecciones intermedias podrían convertirse en un momento importante en todos los niveles de gobierno en la política texana, apuntó.

Budowsky no descarta una derrota de Cruz como senador y su fracaso si aspira a la candidatura republicana en 2024.

 

 


Redacción Digital

 
Redacción Digital