2
Publicado el 30 Marzo, 2021 por Redacción Digital en Mundo
 
 

Destaca The Washington Post potencial de vacunas cubanas

De acuerdo con el reporte de The Washington Post, Cuba podría convertirse en el país más pequeño del mundo en desarrollar no solo una, sino múltiples vacunas contra el coronavirus (Ver má abajo fragmentos del texto del artículo)
Trabajadores de la salud prueban a voluntarios durante los ensayos de Fase 3 para la vacuna candidata al coronavirus Soberana 2 de Cuba el miércoles en La Habana. Foto: Ramón Espinosa / AP

Trabajadores de la salud prueban a voluntarios durante los ensayos de Fase 3 para la vacuna candidata al coronavirus Soberana 2 de Cuba el miércoles en La Habana. Foto: Ramón Espinosa / AP / Foto en The Washington Post

Washington, 30 mar (Prensa Latina) El diario estadounidense The Washington Post destaca las potencialidades que tiene hoy Cuba para producir sus propias vacunas contra la Covid-19, inmunizar con ellas a la población de la isla y distribuir dosis a otras naciones.

De acuerdo con el reporte de ese medio, Cuba podría convertirse en el país más pequeño del mundo en desarrollar ‘no solo una, sino múltiples vacunas contra el coronavirus’.

Vacunas cubanas contra la Covid-19

Foto en Cubadebate

Actualmente, detalla esa publicación norteamericana, se desarrollan cinco candidatos vacunales cubanos, y dos ya se encuentran en la última fase de los ensayos clínicos, con el objetivo de una implementación más amplia para mayo.

Si demuestran su éxito, añade, las vacunas serían una proeza de destreza médica, además de que se espera que esas dosis sean más baratas que las actuales disponibles en el mercado y más fáciles de almacenar, sin requerir bajas temperaturas.

Esto las convierte en una opción viable para los países tropicales de bajos ingresos que han sido dejados atrás por naciones grandes y ricas en la carrera por conseguir el fármaco.

The Washington Post también señala que Cuba podría estar entre las primeras naciones del mundo en alcanzar la inmunidad colectiva, poniéndola en posición de atraer turistas nuevamente y exportar dosis a otros lugares.

De acuerdo con el rotativo, las inversiones en educación y atención médica ‘plantaron la semilla de lo que hoy es un aparato biotecnológico inusualmente sofisticado para un pequeño país en desarrollo, con al menos 31 empresas de investigación y 62 fábricas con más de 20 mil trabajadores’.

Cuba produce ocho de las 11 vacunas exigidas a nivel nacional y las exporta a más de 30 naciones, subraya el diario.

Si las vacunas cubanas tienen éxito, indica ese medio, los investigadores de la isla habrán superado más obstáculos que sus pares en laboratorios occidentales pues la mayor de las Antillas enfrenta una escasez de equipos, repuestos y otros suministros debido a sanciones de Estados Unidos.

Asimismo, agrega, atraviesan muchas dificultades para adquirir insumos y equipamiento a raíz de esas medidas restrictivas.

‘Tener una población casi completamente vacunada y ofrecer dosis a los visitantes extranjeros también podría ayudar a Cuba a compensar una caída dramática en los ingresos por turismo durante la pandemia’, señala.

Según el artículo publicado la víspera en The Washington Post, un triunfo de las vacunas de Cuba podría elevar aún más la influencia diplomática de La Habana, generando buena voluntad con las naciones que reciben sus dosis.

Fragmentos del texto del artículo de The Washington Post

Contra todo pronóstico, Cuba podría convertirse en una potencia de vacunas contra el coronavirus

Una enfermera le toma la presión arterial a un médico tras inyectarle el miércoles la vacuna experimental contra el coronavirus Soberana 2 en el policlínico Héroes del Corinthia de La Habana. Foto: Ramón Espinosa / AP

Una enfermera le toma la presión arterial a un médico tras inyectarle el miércoles la vacuna experimental contra el coronavirus Soberana 2 en el policlínico Héroes del Corinthia de La Habana. Foto: Ramón Espinosa / AP / Foto en The Washington Post

Por Anthony Faiola y Ana Vanessa Herrero

El líder cubano Fidel Castro prometió construir un gigante de la biotecnología en el Caribe, y propuso la idea a principios de la década de 1980 con seis investigadores en un pequeño laboratorio de La Habana.

Cuarenta años después, la nación isleña comunista podría estar en la cúspide de un avance singular: convertirse en el país más pequeño del mundo en desarrollar no solo una, sino múltiples vacunas contra el coronavirus .

Se están desarrollando cinco vacunas candidatas, dos en ensayos de última etapa con el objetivo de una implementación más amplia para mayo. En caso de que tuvieran éxito, las vacunas serían una proeza de destreza médica contra todo pronóstico, así como un golpe de relaciones públicas, para un país aislado de 11 millones que se agregó nuevamente a la lista de Estados Unidos de patrocinadores estatales del terrorismo en el últimos días de la administración Trump.

Los funcionarios cubanos dicen que están desarrollando sueros baratos y fáciles de almacenar. Pueden durar semanas a temperatura ambiente y en almacenamiento a largo plazo de hasta 46,4 grados, lo que potencialmente los convierte en una opción viable para los países tropicales de bajos ingresos que han sido apartados por naciones más grandes y ricas en el scrum internacional. para las vacunas contra el coronavirus.

También podrían convertir a Cuba en el farmacéutico de las naciones agrupadas por Washington en el “Eje del mal” y la “Troika de la tiranía”. Irán y Venezuela han firmado acuerdos de vacunas con La Habana. Irán acordó albergar una prueba de Fase 3 de uno de los candidatos más prometedores de Cuba, Soberana 2, como parte de un acuerdo de transferencia de tecnología que podría ver millones de dosis fabricadas en Irán.

“Tenemos una gran confianza en la ciencia médica y la biotecnología cubanas”, dijo el canciller venezolano Jorge Arreaza a The Washington Post esta semana. “No solo será fundamental para Venezuela, sino para América. Será la verdadera solución para nuestra gente ”.

[…]

Si los ensayos de Fase 3 son positivos, dijeron las autoridades cubanas esta semana, pasarían a un vasto “estudio de intervención” que inocularía a casi todos los residentes de La Habana, o 1,7 millones de personas, para mayo. Para agosto, su objetivo sería llegar al 60 por ciento de la población nacional, y el resto recibiría dosis para fin de año.

Si se alcanza, ese ambicioso objetivo podría ubicar a Cuba, un país donde el investigador científico promedio gana alrededor de $ 250 al mes, entre las primeras naciones del mundo en alcanzar la inmunidad colectiva, lo que la coloca en una posición para atraer turistas de vacunas y exportar excedentes de lo que los funcionarios afirman que podría llegar a 100 millones de dosis para fin de año.

Una enfermera le toma la presión arterial a un médico tras inyectarle el miércoles la vacuna experimental contra el coronavirus Soberana 2 en el policlínico Héroes del Corinthia de La Habana. Foto: Ramón Espinosa / AP

“La principal contribución será inmunizar a toda la población cubana y controlar la transmisión del virus”, dijo la semana pasada Eduardo Martínez Díaz, presidente de BioCubaFarma, el conglomerado estatal que supervisa el desarrollo de la vacuna en Cuba. . “El país podrá volver a la normalidad y será seguro para quienes quieran y decidan visitar la isla”.

Para Cuba, sucedería en un momento crítico. Después de tasas de infección relativamente bajas el año pasado, las cifras de coronavirus de la isla se han disparado en las últimas semanas, lo que la convierte en uno de varios nuevos puntos calientes en América Latina.

[ ..] las inversiones en educación y atención médica plantaron la semilla de lo que hoy es un aparato biotecnológico inusualmente sofisticado para un pequeño país en desarrollo, con al menos 31 empresas de investigación y 62 fábricas con más de 20.000 trabajadores.

Cuba expandió sus ambiciones a principios de la década de 1980, cuando Castro, conocido por devorar informes bimensuales en el New England Journal of Medicine, se sintió intrigado por la noción de producir interferón para combatir un brote de dengue. Hoy, Cuba produce ocho de las 11 vacunas exigidas a nivel nacional y las exporta a más de 30 naciones. En 2017, se lanzaron ensayos clínicos del tratamiento de inmunoterapia Cimavax de Cuba contra el cáncer de pulmón en el Roswell Park Comprehensive Cancer Center en Nueva York.

“Incluso para los estándares occidentales, hay algunos laboratorios realmente agradables en Cuba”, dijo el ex investigador de laboratorio cubano Amilcar Pérez Riverol, ahora miembro de la Universidad Estatal de São Paulo en Brasil. “El problema siempre son otras cosas. Como conexiones a Internet. Problemas con piezas y equipos “.

Los candidatos a vacunas contra el coronavirus más avanzados de Cuba, Soberana 2 y Abdala, requieren de dos a tres dosis. “Los niveles de inmunidad que están generando ambas vacunas son altos”, dijo Martínez. Dijo que los científicos cubanos estaban preparando datos clínicos sobre sus vacunas para su publicación internacional.

Jarbas Barbosa, subdirector de la Organización Panamericana de la Salud, sugirió esta semana que podría tomar hasta seis meses para que la Organización Mundial de la Salud apruebe las vacunas candidatas cubanas, es decir, si resultan efectivas.

“Damos la bienvenida a todos los desarrollos de vacunas, pero todas las vacunas en el mundo … deben alcanzar los mismos criterios para garantizar la calidad, seguridad y eficacia”, dijo a los periodistas.

Si las vacunas de Cuba tienen éxito, sus investigadores habrán superado aún más obstáculos que sus pares en los laboratorios occidentales, incluida la escasez de equipos, repuestos y otros suministros, debido en parte a las sanciones de Estados Unidos. Franco Cavalli, presidente de MediCuba Europe, un grupo de organizaciones sin fines de lucro que ayudan a la investigación biotecnológica de Cuba, dijo que el grupo le proporcionó a La Habana el año pasado un equipo de $ 500,000 que necesitaba para evaluar la efectividad de la vacuna contra el coronavirus.

“Hay momentos en los que incluso nosotros tenemos problemas para comprarles algo tan pronto como les decimos [a los proveedores] que es para Cuba”, dijo Cavalli. “Incluso en Europa, después de Trump, cualquier cosa que intentáramos hacer por Cuba se volvió más difícil”.

Una vacuna exitosa podría convertirse en una nueva fuente vital de ingresos para Cuba, que ha estado sufriendo una brutal crisis económica que tiene a los ciudadanos esperando horas en fila para comprar alimentos, jabón y pasta de dientes escasos. La economía empeoró bajo las sanciones de la era Trump que endurecieron el prolongado embargo económico de Estados Unidos a Cuba al frenar las remesas, reducir los vuelos estadounidenses, poner fin al tráfico de pasajeros de cruceros y complicar aún más el acceso de Cuba al sistema financiero global. El presidente Biden ha pedido una nueva distensión , pero aún no ha hecho tales movimientos.

Una vacuna contra el coronavirus también podría resultar una inyección literal en el brazo para otras naciones bajo las sanciones de Estados Unidos, en particular Venezuela e Irán. El líder supremo de Irán anunció en enero que había prohibido la importación de vacunas contra el coronavirus fabricadas en Estados Unidos y Gran Bretaña, calificándolas de “completamente poco confiables”. Sin embargo, los funcionarios iraníes ordenaron más de 4 millones de dosis de la vacuna de AstraZeneca, y omitieron mencionar los vínculos británicos de la vacuna en los anuncios públicos. La empresa farmacéutica británico-sueca AstraZeneca desarrolló conjuntamente su vacuna contra el coronavirus con la Universidad de Oxford.

Días después, Cuba e Irán anunciaron conjuntamente que la principal vacuna candidata a La Habana se probaría en 55.000 voluntarios iraníes como parte de un acuerdo más amplio para aumentar la inmunización en ambos países. Un portavoz del Ministerio de Salud de Irán dijo que el acuerdo permitiría la transferencia de tecnología a Irán y la producción conjunta de dosis. Los funcionarios de salud iraníes han sugerido que podrían resultar hasta 40 millones de dosis.

Cuando se le preguntó sobre la alianza de vacunas de Cuba con Irán, el Departamento de Estado de EE. UU. dijo en un comunicado: “Estados Unidos apoya el lanzamiento rápido de cualquier vacuna eficaz que cumpla con los estándares de eficacia, seguridad y calidad de fabricación como parte de las estrategias nacionales y globales para combatir pandemia “, pero advirtió que” las revisiones reglamentarias y científicas sólidas son fundamentales para la confianza de la comunidad mundial “.

Cuba ha sugerido que proporcionará sus vacunas gratis o por un precio a las naciones más pobres. Pero podría cobrar una prima a otros, ganando dinero de una manera similar a las ganancias que obtiene de sus brigadas médicas , o equipos de emergencia de médicos y enfermeras con experiencia en la lucha contra brotes mundiales y enviados en grandes cantidades el año pasado para ayudar a los países más afectados. en la lucha por el coronavirus.

Ronald Sanders, embajador de Antigua y Barbuda en Estados Unidos, dice que el precio de las vacunas occidentales está fuera del alcance de las naciones más pequeñas, y Covax, el esfuerzo multilateral para desarrollar y distribuir dosis de vacunas contra el coronavirus, no se ha movido lo suficientemente rápido.

“Haríamos un arreglo bilateral con Cuba”, dijo. “Europa, Estados Unidos y Canadá ya compraron todas las vacunas. Entonces, si Cuba pasa sus pruebas, y la OMS lo aprueba, sí, estaremos en línea para ello, y con gratitud. Y me sorprendería que los cubanos nos cobraran más que el costo y una pequeña cantidad de dinero ”.

Los camareros charlan antes de su turno en el Hotel Meliá Internacional de Varadero. La ciudad turística de Cuba ha sufrido una caída en el turismo durante la pandemia de coronavirus. Foto: Ramón Espinosa / AP

Tener una población casi completamente vacunada y ofrecer dosis a los visitantes extranjeros también podría ayudar a Cuba a compensar una caída dramática en los ingresos por turismo durante la pandemia. Un triunfo de las vacunas también podría elevar la influencia diplomática de La Habana, generando buena voluntad con las naciones que reciben sus vacunas.

Los nombres de sus vacunas más avanzadas, Soberana 2 que sugiere la soberanía cubana, Abdala tomado de un poema del héroe de la independencia cubana José Martí, parecen tener la intención de conmover los corazones y las mentes cubanas.

Kareem Fahim en Estambul contribuyó a este informe.

Anthony Faiola es el jefe de la oficina de América del Sur y el Caribe de The Washington Post. Desde que se incorporó al periódico en 1994, se ha desempeñado como jefe de oficina en Berlín, Londres, Tokio, Buenos Aires y Nueva York. También ha cubierto la economía global desde Washington.

(Fragmentos de artículo de The Washington Post / Traducción Cubadebate)


Redacción Digital

 
Redacción Digital