0
Publicado el 8 Julio, 2021 por Ernesto Eimil Reigosa en Mundo
 
 

CUBA-EE.UU.

Contexto de una votación excepcional

Especialistas del Minrex conversan con BOHEMIA sobre la votación en la ONU contra el bloqueo y los más recientes efectos de dicha política
Compartir

Por Ernesto Eimil Reigosa

Este año se aprobó la resolución por 184 votos a favor, dos en contra y tres abstenciones (www.prensa-latina.cu)

Este año se aprobó la resolución por 184 votos a favor, dos en contra y tres abstenciones (www.prensa-latina.cu)

Las cifras nunca habían sido tan altas: a 9 mil 157 millones de dólares ascendieron las pérdidas causadas a Cuba por el bloqueo entre abril de 2019 y diciembre de 2020. Para poner en contexto esta información y tratar de que no pase a ser una anécdota más de  cada año, Bohemia dialogó con tres especialistas del Minrex a propósito de la votación celebrada en la ONU el 23 de junio.

Yanet Stable Cárdena, directora de la Dirección de la Política Migratoria y Atención a Cubanos Residentes en el Exterior; Ernesto González de la Torre, especialista de la Dirección de Asuntos Legales y Análisis de la Dirección General de Estados Unidos, y Diosdado de Jesús Hernández Morera, especialista del Grupo de Asuntos Económicos Multilaterales de la Dirección General de Asuntos Multilaterales y Derecho Internacional fueron los encargados de responder nuestras preguntas, a través del correo electrónico, dado el rebrote de la COVID-19.

–¿Qué resultados esperaba la misión cubana de la votación de la resolución contra el bloqueo en la ONU?

–Las condiciones que ha impuesto la pandemia y su impacto en los trabajos en la sede de la ONU han sido verdaderamente retadores. Este año la cita fue presencial, pero con restricciones de personal dentro de la sala plenaria, pues solo estuvieron permitidos dos delegados por país que debían estar ya vacunados.

“El avance del proceso de vacunación en Nueva York y el levantamiento gradual de las medidas sanitarias favoreció un mejor escenario para la consideración de nuestro proyecto de resolución, pero siguió siendo una votación atípica y excepcional. La causa de Cuba ha tenido una capacidad movilizadora tremenda a lo largo de los años. Y el respaldo de la mayoría de los Estados Miembros así lo demostró”.

–¿Se pueden esperar cambios a mediano o corto plazo con esta nueva administración de Joe Biden?

–El gobierno de Joe Biden, por intermedio de voceros y funcionarios, ha expresado un compromiso con la revisión cuidadosa de la política hacia Cuba. Según pronunciamientos públicos, es un proceso que actualmente se mantiene en curso y como parte del cual recopilan las opiniones de diversos sectores. Es imposible prever cuándo se realizará algún anuncio con respecto a Cuba, o el contenido y el alcance que tendrán posibles cambios a las medidas que actualmente se aplican. Lo cierto es que, a más de cinco meses del inicio de la gestión del Gobierno demócrata, se sigue aplicando la política heredada del Ejecutivo anterior. Durante su campaña electoral, Biden criticó la política de Trump hacia Cuba y se refirió en varias ocasiones a la necesidad de revertir las medidas que dañan a la familia cubana. Este compromiso a sus propios electores ha sido hasta ahora incumplido”.

–¿Qué cambios perciben en la posición de la sociedad civil cubanoamericana y cómo pudiera influir esto en la política estadounidense?

Con Biden se mantienen las medidas con que Trump recrudeció el bloqueo (www.cubahora.cu)

Con Biden se mantienen las medidas con que Trump recrudeció el bloqueo (www.cubahora.cu)

–El proyecto Puentes de Amor y las caravanas contra el bloqueo son un ejemplo fehaciente de las acciones que desarrolla la comunidad cubana en Estados Unidos para demandar cambios a favor del mejoramiento de las relaciones entre los dos países. Estas iniciativas tuvieron como antecedentes las acciones organizadas en Miami por la Coalición Alianza Martiana, que aglutina a emigrados cubanos y latinoamericanos en Estados Unidos y que recientemente cumplió 20 años.

“En este contexto también existe una petición online al presidente Biden, que alcanza las 24 mil 294 firmas, para que reactive la embajada de Washington en La Habana; se normalice la emisión de visados y el resto de los servicios consulares; se restaure el Programa de Reunificación Familiar (Cuban Family Reunification Parole Program), suspendido por Donald Trump desde 2017; permita que las aerolíneas estadounidenses puedan otra vez volar a las provincias cubanas y los envíos ilimitados de remesas a Cuba; decrete la libertad de los estadounidenses de viajar a Cuba; y consienta e incentive las relaciones financieras y comerciales, así como estimule las inversiones económicas y los intercambios científicos y culturales. Destaca también el No Embargo Cuba Movement (NEMO), grupo en Facebook que ha estado apoyando las iniciativas tanto en EE.UU., Cuba, como en otros lugares, a favor del levantamiento del bloqueo.”

–En la práctica, ¿qué consecuencias tiene la inclusión de Cuba en la lista de países que apoyan el terrorismo?

–Si bien esta se trata de una lista unilateral que carece de toda legitimidad, muchas instituciones a nivel mundial la tienen en cuenta a la hora de diseñar sus políticas y desarrollar sus relaciones internacionales.  Los efectos para Cuba son patentes en todos los ámbitos: desde mayores inconvenientes para las operaciones de nuestras sedes diplomáticas en el exterior, hasta el impedimento de realizar negocios con proveedores de insumos básicos. Nuestras posibilidades de desarrollar operaciones en el ámbito bancario-financiero son particularmente afectadas por la medida, pues genera un clima de temor entre bancos extranjeros. Estas entidades cesan sus vínculos con Cuba o imponen obstáculos para hacer transacciones.

–La reciente resolución del Banco Central sobre los depósitos en dólares estadounidenses alude a una disminución de las capacidades cubanas para hacer operaciones con esta moneda. ¿Pudiera ejemplificar con qué hechos se expresa ese cambio de escenario?

–En los últimos cuatro años, en la aplicación de más de 240 medidas coercitivas. En el periodo de la pandemia, las medidas contra Cuba en el sector bancario-financiero se intensificaron: restricciones a las remesas, castigos monetarios a bancos y otras institucio-

nes financieras, la propia designación como Estado patrocinador del terrorismo, entre otras. Ello conforma un escenario particularmente difícil para el desenvolvimiento de las operaciones que Cuba debe realizar en el exterior. Hay que tener en cuenta que EE.UU. domina los mecanismos del sistema financiero internacional y es capaz de intimidar a compañías e instituciones de terceros países, e incluso de imponer medidas coercitivas.

“Se trata de un agravamiento del efecto extraterritorial del bloqueo, y del clima intimidatorio y de presiones con respecto a Cuba, lo que redunda en que se cierren aún más los canales bancarios y financieros para nuestro país. Los obstáculos que provoca el bloqueo para disponer del dólar, darle valor de uso y realizar transacciones en el exterior son las razones que conllevaron a tomar esta medida.”

Compartir

Ernesto Eimil Reigosa

 
Ernesto Eimil Reigosa