2
Publicado el 14 Octubre, 2021 por Prensa Latina en Mundo
 
 

Hacia reapertura 15 de noviembre

Capta turismo cubano mayor atención de Canadá y Europa

En cada hotel hay un médico, una enfermera y un especialista en epidemiología, que están encargados de darle seguimiento al tema sanitario para prevenir y controlar que se cumplan las medidas.
Compartir
Cuba turismo vigilancia contra covid.-19

Foto en Prensa Latina

Los principales  emisores de turismo hacia Cuba, como Canadá y Europa, incrementan hoy su atención hacia la reapertura de los viajes a esta isla, con fecha oficial el 15 de noviembre próximo.

Es fácil encontrar en Internet y en las principales páginas relacionadas con el tema alertas, informes o simplemente la repetición de datos aportados por el Ministerio de Turismo (Mintur) de este archipiélago.

Algunos artículos incluso reproducen detalles del proceso llevado a cabo por las autoridades, tanto previo a la Covid-19 como durante la enfermedad, y la aspiración de recuperación de acuerdo con los programas establecidos.

La mayoría de las versiones ven con buenos ojos estos programas y la gradual apertura de fronteras, que incluso ya comenzó, y tendrá su mejor momento a partir de la fecha mencionada del 15 de noviembre.

En ese sentido, recuerdan que la crisis sanitaria obligó a la isla al cierre parcial de fronteras desde finales de marzo de 2020.

Sin embargo, en los recientes meses, Cuba mantuvo operaciones con el turismo internacional, aunque con un número de vuelos muy limitado.

Unos pocos chárter turísticos, mayormente rusos y canadienses, arriban regularmente a La Habana y algunos de los balnearios habilitados, como Varadero o Cayo Coco (Jardines del Rey), respectivamente en occidente y centro.

Entre enero y julio de este año, el país recibió 270 mil 639 visitantes extranjeros, apenas una cuarta parte (21,8 por ciento) de los registrados en el mismo período de 2020 (un millón 239 mil 99), siempre según cifras oficiales.

En la actualidad, Cuba exige a sus visitantes una prueba de PCR que debe ser realizada 72 horas antes de arribar al país.

Una vez en el aeropuerto, el pasajero debe cumplimentar un nuevo análisis, cuyo resultado le será informado en 24 horas.

Además, en cada hotel hay un médico, una enfermera y un especialista en epidemiología, que están encargados de darle seguimiento al tema sanitario para prevenir y controlar que se cumplan las medidas.

Por demás, a partir del 15 de noviembre, todas las políticas sanitarias vinculadas al turismo se actualizan.

En primer lugar, se va a exigir a todos los pasajeros documento de vacunación internacional emitido por su país. En tanto, a aquellas personas que no estén inoculadas se les solicitará la prueba de PCR con 72 horas de antelación para entrar al destino.

Algunos funcionarios del Mintur, como la directora de la oficina de Turismo para el Cono Sur (Argentina), Janet Ayala, opina que a pesar de la pandemia, Cuba se distingue por su seguridad, tanto en relación al delito como a la salud.

El país proyecta para noviembre tener a más del 90 por ciento de la población inmunizada, incluso los niños, con sus propias vacunas contra la pandemia Abdala y Soberana.

Esto ofrecerá un escenario de mucha seguridad para los visitantes, recalca Ayala, en coincidencia con los restantes funcionarios cubanos del sector consultados por diferentes medios globales.

Cuba posee nueve escenarios nombrados por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), además, exhibe 200 monumentos nacionales y destaca por la música, el baile y la cultura en general.

Sin embargo, otro de los elementos a enfrentar por La Habana, tanto en materia turística como en general, son las trabas de Estados Unidos conocidas como Bloqueo, que duran más de 50 años y ahora están reforzadas.

Agudizadas por el gobierno del expresidente estadounidense Donald Trump, con 243 medidas restrictivas, la actual administración de Joe Biden sigue por igual camino, tal y como lo denuncia el canciller cubano, Bruno Rodríguez.

Frente a ese difícil panorama, el turismo aparece como el motor fundamental para tratar de solucionar los problemas económicos, un sector considerado estratégico.

Pese a tales barreras, las autoridades aprovechan el tiempo y sostienen su proceso de inversiones inmobiliarias, mantenimiento, reparación de sistemas tecnológicos, ampliación de redes de conectividad Wifi y la promoción del destino en todo el mundo.

De ahí la afirmación en Internet de que Cuba como destino de descansos ofrece nuevos y renovados alojamientos y por lo tanto la esperanza radica en vencer las dificultades y a partir del 15 de noviembre revocar los factores negativos y retomar las cotas del país en materia turística.

La isla antes de la pandemia llegó a recibir más de cuatro millones de visitantes extranjeros por año, y estuvo muy próxima a los cinco millones como récord.

Compartir

Prensa Latina

 
Prensa Latina