0
Publicado el 21 Febrero, 2015 por Redaccion Cultura e Historia en Nacionales
 
 

JILMA MADERA

Jilma Madera destaca la capital con el Cristo de La Habana

21 de febrero de 2000

Jilma Madera Valiente, autora del Cristo de La Habana.Su marmóreo Cristo de La Habana (1958), de 320 toneladas, se alza en la loma de La Cabaña, a 51 metros sobre la bahía, y sostiene la mirada de todos los capitalinos desde cualquier lugar que estos lo observen. Su busto en bronce de José Martí en el pico Turquino (1953) nos alerta desde la cima más alta de la Sierra Maestra: “Escasos como los montes son los hombres que saben mirar desde ellos y sienten con entrañas de nación o de humanidad”.

La autora, Lilia Jilma Madera Valiente, nace en la finca La Victoria, ubicada en el barrio de Bermejales del hoy artemiseño municipio de San Cristóbal. En la Escuela del Hogar se titula en junio de 1936 de maestra en Economía Doméstica. En mayo de 1937 comienza a ejercer esta profesión en la Escuela Primaria Superior No.4 del distrito escolar del centro de La Habana, donde presta servicios como educadora durante 25 años. Esta labor no le impide matricular en la Anexa a San Alejandro (1942), donde se gradúa de profesora de dibujo y modelado.

Según confiesa a un periodista, escoge entonces la escultura porque se aviene a su temperamento definido y lleno de concreciones. Participa en varias exposiciones colectivas, entre 1939 y 1955, en el Salón de Bellas Artes, el Lyceum de La Habana, el Centro Asturiano y el Palacio de Bellas Artes. Aparte de las dos obras ya mencionadas, realiza El Pacto del silencio, ubicado en el Cacahual, y los relieves de Finlay, Cervantes y Shakespeare. Se suma a la Campaña de Alfabetización de 1961 al frente de un núcleo de brigadistas en La Palma, Pinar del Río, e imparte luego inglés en secundarias habaneras. En 1983 el Museo Municipal de 10 de Octubre exhibe una retrospectiva de su obra. Fallece en La Habana el 21 de febrero de 2000.


Redaccion Cultura e Historia