0
Publicado el 20 Junio, 2015 por Redacción Digital en Nacionales
 
 

Playas de Matanzas: escenarios perfectos para el verano

Por ROBERTO JESÚS HERNÁNDEZ HERNÁNDEZ
Fotos: YOSVANY ALBELO SANDARÁN/AIN

Varadero es la más atractiva de las playas.

La alta calidad del agua y la arena en la playa de Varadero, en Matanzas –al occidente de Cuba-, la hace atractiva para visitantes de todo el mundo.

Miles de vacacionistas de todo el mundo volverán esta temporada de verano a la cubana provincia de Matanzas, la mayoría de ellos para disfrutar de sus 16 playas entre las cuales sobresale la de Varadero, famosa por la calidad del agua y la belleza de ese entorno privilegiado.

Precauciones especiales requiere la preservación de los escenarios de la naturaleza caribeña, tan bellos como frágiles, que convidan al disfrute en familia y el esparcimiento, ya listos para ofrecer todo su encanto a quienes los visitarán en los cálidos meses de julio y agosto.

Desde ahora aseguran los expertos que son óptimos los parámetros físico-químicos del agua y la arena en el balneario de la Península de Hicacos, ubicado a 120 kilómetros al este de la Habana, en cuanto a la presencia de microorganismos, cantidad de oxígeno disuelto y concentración de elementos como el nitrógeno.

El disfrute va vinculado al cuidado del medio ambiente

Educar a los vacacionistas es premisa para la protección de las áreas de baño en la Península de Hicacos.

Según explica Oscar García Martínez, director del Centro de Servicios Ambientales en el territorio, los monitoreos frecuentes en el mar que rodea esos dominios velan por su calidad higiénico-sanitaria, a tono con estándares internacionales.

Si se tiene en cuenta que durante el verano anterior se reportaron alrededor de 36 mil personas al mismo tiempo en la playa como promedio, puede comprenderse la importancia de distribuir mejor la concentración de bañistas para aliviar la carga en las zonas más concurridas, explica Oscar.

Ubicar estratégicamente los servicios gastronómicos y otros en el polo, el mayor de su tipo en la Isla, figura entre los planes inmediatos de las autoridades para garantizar su protección como uno de los destinos más célebres en todo el Caribe.

Con 22 kilómetros de playa y un área de sol de aproximadamente 850 mil metros cuadrados, Varadero es todo un paradigma en materia de recreación y ofrece atracciones diversas para el esparcimiento como paseos a bordo de catamaranes, pesca deportiva, buceo y excursiones.

Limpieza, eliminación de construcciones ilegales y sustitución de plantas exóticas por ejemplares nativos, ocurren por estos días en playas de toda la geografía matancera, sobre todo en aquellas ubicadas en el corredor turístico que enlaza el municipio cabecera con Varadero.

Para atenuar el impacto dañino del ser humano, toman forma iniciativas en localidades como la de Martí, donde su única playa -Menéndez-, recibirá un tratamiento especial al verterse en ella la arena necesaria para garantizar su preservación.

Comprender la fragilidad de los recodos naturales donde el agua y la arena devienen principales atractivos, constituye el paso inicial para salvarlos, y lograr que sean también escenarios perfectos para próximos veranos. (AIN)


Redacción Digital

 
Redacción Digital