0
Publicado el 24 Diciembre, 2015 por ACN en Nacionales
 
 

Alerta por sequía en Cuba

Compartir
Un monto superior a los 265 millones de pesos (en moneda total) se ejecutó en la construcción y montaje de obras hidráulicas

Un monto superior a los 265 millones de pesos (en moneda total) se ejecutó en la construcción y montaje de obras hidráulicas

Fotos: JUAN L. AGUILERA

Cuba despide el 2015 con sed de lluvias, y aunque durante el último cuatrimestre hubo numerosas precipitaciones, el agua acumulada no es suficiente para contrarrestar el fuerte y prolongado episodio de sequía en el país, el más grave desde hace 115 años.

Comenta la colega Lisandra Romeo Matos, de la Agencia Cubana de Noticias, que el fenómeno, agravado durante los meses de mayo y junio, -normalmente los más lluviosos del año- disparó las alertas de la Defensa Civil y el Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH), que de conjunto lideraron un plan de acciones a fin de mitigar la severa situación.

Los volúmenes en los embalses han disminuido considerablemente. TA-. Presa La zarza, en La habana

Los volúmenes en los embalses han disminuido considerablemente. TA-. Presa La zarza, en La habana

Fue entonces cuando se activaron los grupos temporales nacionales, provinciales y municipales en función de prevenir y dar respuestas concretas en cada uno de los territorios afectados, además de contribuir a elevar la percepción de riesgo en los sectores estatal y residencial.

A ello se sumaron actividades orientadas a ampliar la cobertura hidrométrica, la supresión de salideros, la instalación y mantenimiento de canales, redes y conductoras,  la optimización de los sistemas de riego y la implementación de un programa de herrajes destinado a solucionar las pérdidas de agua al interior de viviendas y centros laborales.

No olvidarlo planteado–en la reunión del Consejo de Ministros- porla presidenta del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH), Inés María Chapman Waugh, acerca de que, “a diferencia de otros periodos, el actual afecta sensiblemente el abasto de agua a la población y al sector agrícola en todo el país”.

También hizo hincapié en la ineficiencia de la distribución, cuyas pérdidas anuales se estiman en 3 400 millones de metros cúbicos, de ellos el 55 por ciento en la agricultura, el 29 por ciento en los acueductos (incluyendo las pérdidas en el interior de las viviendas) y el 15 por ciento en los canales magistrales.

Trabajos de rehabilitación de redes.

Trabajos de rehabilitación de redes.

En esta oportunidad las entidades catalogadas como grandes consumidoras o derrochadoras de agua, debieron ajustarse los cinturones, para adaptarse a las nuevas e imprescindibles medidas, que contemplaron también el reordenamiento de la distribución del líquido mediante carros cisternas o pipas, y la óptima rehabilitación y empleo de ese tipo de vehículos.

Rose Maire Ricardo, directora de Gestión de Inversiones del INRH, informó a la ACN que la mayor parte del presupuesto del año se destinó a paliar los efectos nocivos de la sequía. Un monto superior a los 265 millones de pesos (en moneda total) se ejecutó en la construcción y montaje de obras hidráulicas, entre ellas, la instalación o rehabilitación de redes de acueducto, conductoras, trasvases y estaciones de bombeo en las provincias más golpeadas por la escasez del recurso: Guantánamo, Holguín, Las Tunas, La Habana y Santiago de Cuba.

Es en este último territorio donde existe una situación más crítica, con medio millón de personas afectadas por la sequía, se instala una planta desalinizadora que propiciará el aumento de los volúmenes de agua disponible para el consumo de la población.

El aumento de créditos provenientes de  Kuwait, Arabia Saudita y del Fondo OPEP para el Desarrollo Internacional también benefició la rehabilitación de la infraestructura, para el abasto de agua potable y el saneamiento, en las ciudades de Las Tunas, Guantánamo, Palma Soriano y Bayamo.

Fuga de agua en redes.

Por las fugas se pierden grandes volúmenes de agua, lo que contribuye a agravar la situación. TA-. Fuga de agua en redes.

Entre las medidas que se toman a corto plazo está actualizar de los recursos hídricos aprovechables y disponibles, a partir de la incidencia del cambio climático; prever el financiamiento para la campaña de lluvia artificial a partir de abril del año 2016; instalar sistemas de riego con eficiencia de un 85 por ciento inicialmente en cuencas que están en estado desfavorable y crítico; reordenar el servicio de distribución de agua potable mediante carros cisternas con la calidad sanitaria requerida.

Mientras, el llamado al ahorro y uso eficiente del agua continuarán siendo palabras de orden también en el próximo año,  teniendo en cuenta que los estragos de la sequía no se esfumarán de inmediato, ni podrán solucionarse de una vez  todos los problemas estructurales acumulados por décadas.

Compartir

ACN

 
ACN