1
Publicado el 28 Enero, 2016 por Jessica Castro Burunate en Nacionales
 
 

EDUCACIÓN: Primeros pasos

En Cuba se reestructura y perfecciona hoy la enseñanza en los primeros años de vida, y dentro de las proyecciones está mejorar y controlar el proceso de formación vocacional y orientación profesional de las educadoras
María de los Ángeles Gallo, directora nacional del Sistema de Educación Prescolar

La familia es la principal protagonista en la educación de un niño, señala María de los Ángeles Gallo. (Foto: JESSICA CASTRO BURUNATE).

Por JESSICA CASTRO BURUNATE
Fotos: JORGE LUIS SÁNCHEZ RIVERA

Que la educación comienza en la cuna es principio reiterado por abuelas y pedagogos, y constituye la base del Sistema de Educación Preescolar cubano, que como parte de las actualizaciones en marcha en el país también experimenta transformaciones y asume nuevos retos.

Al respecto, BOHEMIA conversó ampliamente con María de los Ángeles Gallo Sánchez, directora nacional de ese sistema en el Ministerio de Educación.

Sobre la base de metodologías basadas en investigaciones –explicó la especialista– la atención educativa a los menores de seis años se organiza por dos vías: la institucional en los círculos infantiles y grados preescolares de las escuelas primarias, y la no institucional, a través del programa Educa a tu hijo, en la comunidad.

En abril de 1961, recordó, fueron creados los primeros círculos infantiles del país con el objetivo de dar atención a las madres trabajadoras, y asegurarles el cuidado y la formación educativa de sus hijos desde el primer año de vida.

Hoy, próxima a cumplir 55 años, a esta institución se le señalan diversas dificultades, entre las más recurrentes: reducido número de capacidades, deficiente estado técnico constructivo de sus centros y escasez de personal capacitado.

Según su directora, en estos momentos se encuentran funcionando mil 083 círculos infantiles en todo el país, con una matrícula de más de 140 mil niños, aunque esto solo representa el 18 por ciento de la población infantil.

Cumplimiento del horario de vida

El horario de vida en estas primeras edades debe contemplar la satisfacción de las necesidades de alimentación y sueño, así como la actividad docente

Uno de los mayores problemas que tenemos, fundamentalmente en La Habana, es la falta de personal. Solo por esa causa, en 2015 no pudieron ser atendidas 3 mil 997 solicitudes de matrícula. Dentro de las proyecciones para los próximos años está perfeccionar y controlar el proceso de formación vocacional y orientación profesional en la formación de educadoras.

“Con tal fin, desde 2013 se da un curso de tres años para jóvenes desvinculadas del estudio y del trabajo, mayores de 17 años y con noveno grado de escolaridad. Luego de un primer año de habilitación se incorporan a trabajar y cursan por encuentros los dos años restantes.

“Por otra parte, debemos ir nivelando la preparación del personal, que es muy diversa. Tenemos licenciadas en educación preescolar; educadoras de nivel medio, de cursos de cuatro años; auxiliares pedagógicas que se hacen educadoras en cursos por encuentros, y jóvenes de preuniversitario que no ingresan a la universidad y pasan un curso de nivel medio de dos años.

“Nadie se hace educador en tan corto tiempo, por eso debemos potenciar la preparación, las posibilidades de superación e ir completando la formación en la práctica”.

En la actualidad, los círculos infantiles cuentan con 17 mil 352 profesionales y técnicos, mientras el déficit es de 160 educadoras y 900 auxiliares pedagógicas, sin contar ausencias temporales por licencias de maternidad, principalmente fuera de la capital, entre otros conceptos, precisó la entrevistada.

-En cuanto al estado técnico-constructivo, mobiliario y otros recursos necesarios para el funcionamiento de estos centros, ¿qué perspectivas tiene el Ministerio?

-Formamos parte de una comisión que trabaja, a partir del Lineamiento 144, en las políticas demográficas y dentro de las acciones iniciadas están el acondicionamiento de los círculos, y el aseguramiento de recursos, entre estos los de aseo y limpieza, y equipos de cocción de alimentos. Para el año próximo se recibirán los medios didácticos y juguetes. Se comienza con 93 círculos hasta abarcarlos a todos.

“En cuanto a reparaciones tenemos una proyección, hasta el año 2025, de 933 círculos infantiles en reparación y mantenimiento, y 77 en reparación capital.

“Y en los próximos dos años pensamos habilitar un círculo en cada uno de los municipios del país que carecen de esta institución: Cauto Cristo, en Granma, y Yateras, Imías y San Antonio del Sur, en Guantánamo”.

-El otorgamiento del círculo infantil para muchos continúa siendo un proceso complejo. ¿Cómo se comporta actualmente?

Trabajo de formación vocacional con estudiantes de secundaria básica.

La formación vocacional de los futuros educadores es uno de los principales retos del Ministerio de Educación

-Dado el número de capacidades no podemos responder todas las solicitudes. Por eso se pusieron en práctica las Resoluciones 12 y 13, de 2012, de nuestro Ministerio, que norman este proceso. Una comisión municipal, y los representantes de los diferentes sectores, a partir de las prioridades señaladas por la administración del mismo territorio, analizan las solicitudes hechas por los organismos. Siempre se deja un porcentaje de plazas para otras necesidades, principalmente relacionadas con problemas sociales. Se intenta que el proceso sea lo más justo y transparente. Pueden solicitar tanto trabajadores estatales como no estatales.

“Entre las modificaciones propuestas a estas normas está la de dar a la comisión municipal la potestad de analizar la permanencia del niño en el círculo, de acuerdo con la situación laboral de la madre; es decir, si se mantiene trabajando o no. También, establecer la total prioridad de matrícula para las madres con dos hijos o más, así como reducir el monto de pago que abonan”.

-El programa Educa a tu hijo –para muchos vías no formales– conforma la otra parte del sistema, da atención al 68 por ciento de la población infantil. ¿Qué lo diferencia del institucional?

-Para nosotros es tan formal como los círculos y aporta en igual medida al desarrollo del menor. Es un programa social de atención educativa, fruto de una investigación realizada durante 12 años, y generalizado desde 1992. Tiene carácter interdisciplinario, comunitario e intersectorial, y toma como núcleo básico a la familia.

Los grupos coordinadores del programa, en sus diferentes niveles –añade María de los Ángeles– están integrados por representantes de los ministerios de Salud, Cultura, Deportes, la Federación de Mujeres Cubanas, los Comités de Defensa de la Revolución, la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños, las asociaciones estudiantiles, los sindicatos y los medios de difusión masiva.

En cada consejo popular, el Ministerio de Educación cuenta con un promotor que además de coordinar las actividades, hacer los levantamientos de las familias y darles seguimiento, prepara a los ejecutores voluntarios que trabajarán con los infantes y sus familiares.

“Los ejecutores también provienen de diversos sectores, por ejemplo, en el primer año de vida es el médico de la familia. En el resto de las edades hay técnicos de Deportes y Cultura, amas de casa con experiencia, capacitados por nuestros especialistas.

Reparación de círculos infantiles.

De 56 círculos infantiles cerrados por problemas constructivos, y que se someterán progresivamente a reparación capital, 45 pertenecen a La Habana.

“Ahora se encuentran en proceso de reedición los folletos del programa, que orientan las actividades propias del niño según la edad, las necesidades de aprendizaje y cómo evaluar sus avances”.

Entre los problemas, la directora identificó la poca disponibilidad de locales para las actividades conjuntas, la necesidad de mejorar la calidad de estas, así como de abundar en la capacitación de los ejecutores y lograr mayor estabilidad en su participación en el programa.

-¿Las familias participan con la asiduidad requerida?

-En Educa a tu hijo se hace un censo y caracterización de las familias, con el interés de que la participación sea lo más estable posible. El trabajo debe ser sistemático y por eso se trata de que las actividades les queden cerca; se realizan visitas al hogar, buscando motivar, pero no siempre se logra.

“La supervisión la hace el grupo coordinador mensualmente e intervienen los diferentes organismos, no solo Educación. Hasta el momento, desde 1991 se han hecho cuatro evaluaciones y monitoreos, y los resultados muestran más de un 98 por ciento de logros en el nivel de desarrollo de los niños”.

Cuidar niños menores de seis años es una alternativa del trabajo por cuenta propia.

El cuidado por cuenta propia, alternativa necesaria y útil, todavía requiere un marco regulador más exhaustivo. (Foto: ABEL ROJAS BARALLOBRE).

Hasta junio de 2015, cuando se hizo el último otorgamiento masivo de plazas en círculos infantiles, 48 mil solicitudes quedaron sin respuesta, informó la entrevistada. La actividad de asistente para el cuidado, aprobada desde 1993 en el trabajo por cuenta propia, es una opción cada vez más valorada por las madres y los padres trabajadores, aunque para muchos se encuentre fuera de sus posibilidades monetarias. Aunque a esta alternativa, frecuentemente se le cuestiona si la atención que reciben los niños está al nivel de sus necesidades educativas.

-¿Cuál es la posición del Ministerio de Educación con respecto al tema?

-Evidentemente el Estado no puede dar hoy atención a todas las madres que solicitan el círculo infantil, por lo tanto una alternativa puede ser el asistente para el cuidado de niños.

“Esta actividad se encuentra bajo la rectoría de los ministerios de Salud, y Trabajo y Seguridad Social; Educación solo asesora, participa en inspecciones cuando se nos solicita. Está instituido que a esas personas hay que darles preparación y falta precisar mejor las vías, con la perspectiva de certificar sus capacidades para realizar dicha tarea.

“Nuestro ministerio tiene que garantizar la educación de estos niños mediante el mecanismo creado para ello: el Educa a tu hijo. Como muchas madres que participan de esta opción son trabajadoras, el programa da facilidades de atención individual; solo deben solicitar la presencia del ejecutor en el hogar. Precisamente una de nuestras prioridades es garantizar la atención de los niños que están en una casa de cuidado.

“También estamos experimentando que las cuidadoras pueden acercarse a los grupos del programa y aclarar dudas sobre el cuidado del menor, relacionadas con hábitos higiénicos, el establecimiento de lazos afectivos con los infantes y las medidas de seguridad que deben tomar. Igual pueden preguntar a los directivos de los círculos.

“Lo que no les podemos decir es cómo van a enseñar, por ejemplo, los colores, las figuras geométricas, porque no están preparadas metodológicamente para eso”.

Este importante tema está necesitado de una evaluación a fondo, en la búsqueda de soluciones. La posición del ministerio al respecto, hasta estos momentos es que la atención a los niños es por las vías ya mencionadas e instituidas para ello. “La educación sigue siendo responsabilidad del Estado. Y reiteramos que nuestro compromiso es con la preparación de la familia, que es la primera protagonista”.


Surgimiento de la Educación Preescolar

Con el surgimiento en 1971 del Instituto de la Infancia comienza una etapa superior en el desarrollo del trabajo sobre la infancia temprana y preescolar.

Para el desarrollo integral en las esferas pedagógica, psicológica y física se desarrollaron estudios e investigaciones sobre la percepción, el juego, el desarrollo del pensamiento, la formación de patrones morales en estas edades, entre otras.

La red nacional de círculos infantiles se extendió a los lugares más apartados del país, incluyendo comunidades campesinas de nuevo tipo y zonas de difícil acceso.

A partir de 1980 se integran las funciones del Instituto de la Infancia al Ministerio de Educación y se establece el Subsistema de Educación Preescolar como primero del Sistema Nacional de Educación.

Dentro de las diversas variantes que componen el programa se encuentran los círculos infantiles mixtos: con régimen externo e interno para aquellos que lo requieran por incapacidad física o mental de los padres para asumir la educación de los hijos, por no garantizar su normal desarrollo o estar sujetos a la privación de la patria potestad.

Además están los círculos para niños con necesidades educativas especiales, que son pocos y se complementan con los salones especiales insertados en las otras instituciones y con las aulas de atención temprana de la Educación Especial.


 


Jessica Castro Burunate

 
Jessica Castro Burunate