0
Publicado el 23 Enero, 2016 por Redacción Digital en Nacionales
 
 

Emergencia ante extrema sequía en Santiago

Las presas solo al 29 por ciento con apenas 53 por ciento de precipitaciones en las cuencas que tributan a esos embalses.las cuencas que
(Foto: sierra Maestra)

(Foto: sierra Maestra)

La extrema sequía que azota a Santiago de Cuba ha exigido intensificar las medidas para enfrentar la crítica situación de sus represas, apenas a 29 por ciento de su capacidad total de llenado. Ello además de las tensiones de los últimos días por la situación sísmica.

Las cuencas tributarias de los embalses santiagueros solo recibieron 53 por ciento de precipitaciones el pasado año, lo que asoma el potencial peligro derivado de que, al estar abiertas al mar, también se encuentran propensas a la penetración salina.

A pesar de que continúa entre las más afectadas, la ciudad de Santiago de Cuba, dista mucho de los aun peores ciclos de distribución del agua a la población en Palma Soriano, 25 días, y hasta los 43 que sufre la del Tercer Frente.

Este crítico panorama ha exigido adoptar medidas emergentes como la implementación de la séptima variante de distribución –iniciada el pasado 14 de diciembre–, la cual establece los actuales ciclos.

Tal variante sin embargo se visto adicionalmente afectada en los últimos días, por una parada a la que fue sometido el Sistema Quintero que abastece a casi la totalidad de la población de la ciudad cabecera, teniendo en cuenta que el pasado diciembre también asumió el gasto de entrega de la Presa Parada, ya agotada.

Lo anterior obligó a tomar medidas adicionales para agilizar los trabajos –que ya fueron culminados–, al decir de Orlando Romero, Director de la UEB de Plantas y Fuentes, perteneciente a la Empresa Aguas Santiago.

Romero aseguró que “ya comenzó el restablecimiento con prioridad al sector estatal y de manera específica el hospitalario. Paulatinamente se restablecerá el servicio a los diferentes sectores y circuitos hidrométricos que van a sentir las afectaciones de dos días sin agua” y por ello, atraso y alargamiento en la primera rotación.

Sandra Leyva, jefa de Atención a la población en Aguas Santiago, comentó por su parte, sobre la estrategia de suministrar el líquido a cargaderos distribuidos en la ciudad para que carros cisternas se abastezcan del recurso y pueda ser trasladado con facilidad hasta los puntos críticos o comunidades con problemas de entrega.

La facilidad de este proceso y su funcionalidad durante la parada ha hecho que las autoridades pertinentes analicen la posibilidad de crear otros cargaderos en la provincia.

A estas medidas emergentes podemos añadir la adquisición de más de una veintena de pipas provenientes del Instituto Nacional de Reserva Estatal, que, junto con las que ya contábamos, suman un parque de 44 pipas que reforzarán la entrega del líquido vital sobre todo a los puntos críticos (299 identificados), las comunidades sin redes y en aquellos lugares que se presente alguna afectación.

También la venta de 1116 tanques con capacidad para almacenar 200 litros de agua a los pobladores del Centro Urbano José Martí, específicamente a los bloques R, S y Q de Micro 7.

Esta cobertura, aunque no satisface las demandas de la población, permitirá que los habitantes de esta zona residencial, puedan administrar el agua, entre ciclo y ciclo.

Entre otras acciones vale la pena mencionar los 17 millones de metros cúbicos del líquido vital trasvasados desde la presa Carlos Manuel de Céspedes hasta el embalse Gilbert.

Janet Triana Cobo, delegada provincial de Recursos Hidráulicos dijo que con este procedimiento pudieron mantener la estabilidad en el la entrega y que este sistema ha venido trabajando sin dificultades.

Asimismo explicó el estado actual de la inversión en el Trasvase Gota Blanca-La Clarita donde “con la puesta en marcha de la estación de bombeo nos está permitiendo aportar al Sistema Quintero 335 l/s. Esta obra nos permitió, poder extraer, desde la toma de la presa cerca de 10 millones de metros cúbicos que hoy tiene garantizada la ciudad de Santiago de Cuba por esta fuente”.

De igual manera puntualizó que continúan los trabajos en el trasvase Mogote II, -próximo a su culminación y puesta en marcha-, lo que permitirá incrementar el gasto desde la Carlos Manuel de Céspedes hasta la Gilbert que actualmente es de 700 l/s a mil 400 l/s. Esta acción permitirá mantener estabilidad en los actuales ciclos de distribución por el Sistema Quintero”.

Otra medida que se propone aliviar la actual situación es la ejecución de la Planta Desalinizadora, la que, al decir de Triana Cobo, “permitirá aportar 50 l/s al sistema Parada, que ya está totalmente agotado. Una vez que termine la inversión podremos desvincular a toda la población a la que hoy le suministramos agua por el Sistema Quintero”.

O sea, vincularlos nuevamente a la fuente y de igual manera restablecer el servicio a los más de 26 centros industriales radicados en esta zona.

Esta difícil situación por la que atraviesa Santiago de Cuba, y que se extenderá por algún tiempo -si tenemos en cuenta que estamos atravesando el período seco hasta el venidero 30 de abril- hace que continúe entre las provincias más afectadas por la sequía.

De modo que, tiemble o no por allá la tierra, ante la compleja problemática que les platea a los santiagueros esta extrema sequía, continuarán implementándose medidas emergentes tanto por parte del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos de Cuba (INRH), la delegación provincial del ramo y el grupo de enfrentamiento así como el Partido y el Gobierno, según la amplia reseña del Sierra Maestra firmada por allí por Lucía Montes de Oca Fusté y el estudiante de periodismo Santiago Jerez.


Redacción Digital

 
Redacción Digital