0
Publicado el 14 Enero, 2016 por Redacción Digital en Nacionales
 
 

PRENSA CUBANA: Tropiezos con la burocracia

Custodio prohíbe tomar foto en Coppelia.

En la heladería habanera Coppelia un administrativo nos advirtió: “Aquí no se puede tirar fotos”.

Por ERNESTO LARA CABANAS
Fotos: MARTHA VECINO

“Agarra la cámara que tienes una cobertura”. Fue la orden inicial que recibió el fotorreportero. Probó las baterías y se enganchó el equipo al hombro. A lo largo del camino hablaba con el periodista sobre el trabajo a realizar. En su mente iba recreando los encuadres que podría obtener, el uso de la luz y demás elementos fotográficos.

Por su parte, el reportero pensaba en las interrogantes que formularía: “Si me responden esto, le pregunto lo otro”. Iba conformando un cuestionario que incluiría variantes ante cada respuesta. El trayecto pareció rápido. Iban a un lugar público.

Las personas accedían normalmente y ellos pasaban inadvertidos, como el resto del público, hasta que cada uno sacó de las mochilas sus instrumentos de trabajo: bolígrafo y agenda, y cámara fotográfica. Y entonces, fueron diferentes.

“Disculpe, aquí no se puede tirar fotos”, fue la reacción del custodio ante la sorpresiva presencia de los profesionales, quienes inmediatamente explicaron las razones de la visita a aquel sitio y la necesidad de tomar algunas vistas y entrevistar a los usuarios allí presentes para realizar el reporte asignado. “Lo sentimos, por órdenes del administrador y de la Empresa no podemos ofrecer declaraciones ni dejar que tomen esas imágenes”. Este caso, no es tan hipotético como desearíamos.

Bobócratas

Hace más de un año, periodistas y fotorreporteros de BOHEMIA vivieron lo narrado anteriormente. En el reportaje: “Fórmulas para pasarlo bien”, publicado en el verano de 2014, el equipo informativo se quejaba de que no se pudo realizar el trabajo en varias de las instalaciones de la empresa Recreatur, porque, les dijeron, debían contar con la autorización por escrito de José Antonio González, vicedirector de servicios. Al contactarlo, este manifestó que ella (la periodista) debía ir al Consejo de Administración Provincial y pedir una autorización por escrito para realizar sus fotos en lugares públicos como Coppelia y círculos sociales.

Luego de diversos reclamos del derecho a la información pública, el director de Recreatur, Pedro Busquet, contactó con nuestra revista y calificó de ‘bobocracia’ la posición asumida por dirigentes de su entidad y abrió el camino para que se hicieran los trabajos proyectados.

Recientemente, al tratar de realizar un trabajo de similar corte, referido a lugares de disfrute para la población y la atención que recibe en ellos el público, BOHEMIA constató que tal conducta hacia la prensa persistía al visitar la heladería Coppelia. Conocimos que aún se mantenían las “regulaciones” en el acceso de la prensa a esa instalación. Pero, a diferencia del equipo anterior, con este sucedieron otros hechos.

Periodista y fotógrafa entramos al lugar con la cámara y la agenda visibles. Ella tomaba fotos a discreción. Los custodios: ni por enterados. Como siempre había mucha gente que se movía de un lugar a otro y algunos tomaban fotografías. Pretendimos más: nos acercamos al centro de la instalación. Después de un rato y de haber realizado algunas tomas y minientrevistas, un trabajador que se encontraba junto al administrador de la Cancha, Omar Peña, se interpuso entre el dispositivo fotográfico y el objetivo. Como confirmación de la prohibición, escuchamos las mismas palabras de siempre: “No se puede tirar fotos”. A lo que lanzamos una sarta de interrogantes: “¿Por qué? ¿Quién lo ha dispuesto? ¿Podemos ver al administrador?”. Nos alentaron: “Vengan con nosotros”.

Nos aproximamos a las oficinas, sin entrar en ellas. Más bien, esperamos parados frente a los baños a que llegara el jefe de gastronomía, Lio (no dio su nombre completo porque no estaba “autorizado”), quien estaba de recorrido. Llamaron a la persona encargada de Atención a la Población, Olga (tampoco ofreció sus datos) y esta nos orientó el procedimiento para poder realizar el trabajo en esa instalación. Pero dijo no estar autorizada a ofrecer declaraciones. Después de un tiempo, quizás media hora de estadía, apareció “el segundo al mando”. Nos informó lo mismo: debíamos obtener un permiso de la empresa. O sea, la historia se repite.

Contactamos, vía telefónica, con el vicedirector de servicios de Recreatur, José Antonio González, y este nos comentó algunas razones por las que no estaba permitido tirar fotos en las instalaciones de esa entidad, entre ellas: proteger la seguridad de los usuarios, dosificar el uso de las instalaciones por parte de los realizadores de videos clips y evitar que las imágenes puedan servir para atacar a la Revolución. También nos indicó que teníamos que contactar con el Consejo de la Administración Provincial para que nos autorizara, ante lo que pensamos: “El equipo anterior resolvió con el director general”.

Un collar diferente

Algo parecido ocurrió cuando visitamos otro lugar tan público como el anterior: la ubicación temporal de la Estación Central de Trenes en La Coubre. Al llegar, el maletero, Andy Martínez, con respeto, inmediatamente nos requirió: “¿Quiénes son ustedes?”. Nos identificamos y explicamos que estábamos haciendo un trabajo periodístico y necesitábamos fotos del lugar. “Lo sentimos, no es posible. ¿Tienen una autorización?”. Ante la negativa y la insistencia, nos recomendó que viéramos al “jefe”.

Igualmente, esperamos un tiempo para que apareciera el encargado de la estación, Antonio Odio. A su arribo, nos invitó a pasar a la oficina. Sobrevinieron las preguntas de rutina. Después de explicar que realizábamos un reportaje sobre los lugares públicos de La Habana y la atención a la población, él nos subrayó que no podía ofrecer declaraciones, pero que podíamos hacer el trabajo fotográfico, aunque “deben ir a la Unión de Ferrocarriles de Cuba (UFC) para que les den una autorización con respecto a la información”.

En lugar de llamar a la UFC, contactamos con la oficina de Comunicación Institucional del Ministerio de Transporte (Mitrans), allí Isabel Cruz, nos informó que la prerrogativa de autorizar a la prensa nacional para realizar trabajos corresponde a los organismos superiores de las empresas del sector, es decir, en este caso a la UFC. “El Mitrans solo interviene cuando hay alguna dificultad para el acceso a la fuente y cuando el medio de comunicación es extranjero”.

Lo público es compartido

Foto en lugares públicos

En algunos lugares públicos hay quienes no permiten fotografiar; sin embargo la agilidad de las personas suele ser superior a la vista de los encargados de la vigilancia

“Salía de una entrevista en el Consejo de la Administración Provincial (CAP). Después de haberle pasado por el lado a la custodio, crucé la calle y tomé fotos del antiguo Palacio Presidencial, actual Museo de la Revolución. Estaba parada frente a la sede del gobierno”, comenta Martha Vecino, fotorreportera de BOHEMIA.

Y prosigue: “Cuando retorno a la acera que da al edificio del CAP, escucho que alguien me habla fuerte: ‘¿Quién es usted y por qué está haciendo esas fotos?’, era una custodio del gobierno provincial. Me identifico y explico que acababa de salir de allí. Ella me comentó que ahí no se podía hacer mi trabajo porque habían ocurrido ‘algunos hechos’”.

De acuerdo con estos incidentes, cabe como primera conclusión que de acuerdo con criterios y normativas empresariales fotógrafos y periodistas no pueden realizar su trabajo en muchos lugares públicos. Pero, para esclarecernos un poco sobre qué podemos definir como tal, preguntamos al máster Salvador Salazar Navarro, quien fue profesor de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana y ahora está en proceso de alcanzar un doctorado, que tiene por objeto de estudio un tema relacionado con el asunto en cuestión.

Lo público, nos explica, es aquello que pertenece a la comunidad, son espacios (lo mismo físicos que simbólicos) regulados por una autoridad que responde al colectivo, “me refiero a la ciudadanía”. Teniendo en cuenta esta definición, bastante amplia, “podríamos considerar como ‘público’ lo mismo un parque que una funeraria”. O sea, Coppelia, La Coubre y el paseo frente al edificio del gobierno provincial de La Habana califican como tales.

No obstante, “si van a fotografiar a un ‘particular’ en un espacio público claro que debes solicitar su consentimiento. Es decir, si estás sentado en un parque y te quieren hacer una foto, hay obligación de pedirte aprobación”.

Las instituciones y la prensa

Nadie debe impedir a los ciudadanos y la prensa que tomen evidencia de los hechos, incluso sin la tan mencionada “carta de autorización”

Nadie debe impedir a los ciudadanos y la prensa que tomen evidencia de los hechos, incluso sin la tan mencionada “carta de autorización”

Raúl Garcés, decano de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana, en el artículo “Siete tesis sobre la prensa cubana”, publicado en el sitio web Cubadebate, explica la necesidad de un ambiente más comunicativo a nivel institucional: “¿Se imaginan que los ministerios del país ofrecieran sistemáticamente conferencias de prensa; que todas las instituciones públicas dispusieran de directivos, cuadros intermedios o funcionarios accesibles, con información y sentido de responsabilidad para comunicar; que pudiéramos analizar frecuentemente, con nombres y apellidos, las fuentes aferradas al secretismo y educarlas -educarnos- en una cultura de la información y la transparencia?”.

Las decisiones de algunos funcionarios no deben entorpecer el trabajo de la prensa, pues la información es un derecho ciudadano. Con este trabajo BOHEMIA pretende llamar la atención sobre conductas de esos administrativos que obstaculizan esta indelegable labor de los medios de comunicación.

La transparencia y el diálogo con la gente deben ir de la mano para contribuir al desarrollo del país. Los medios no son el enemigo, son la vía para ventilar debates, discusiones, denunciar inconformidades, visualizar aspiraciones y acciones diarias de los ciudadanos y de las instituciones.


Redacción Digital

 
Redacción Digital