0
Publicado el 9 Abril, 2016 por Marieta Cabrera en Nacionales
 
 

Aedes aegypti: Donde haya vector, hay riesgo

Compartir
La mayor cantidad de focos de Aedes aegypti sigue estando en los depósitos para acumular agua, sobre todo en los tanques bajos.

La mayor cantidad de focos de Aedes aegypti sigue estando en los depósitos para acumular agua, sobre todo en los tanques bajos. (foto: ANARAY LORENZO)

Por MARIETA CABRERA

El tercer mes del año se despidió con un descenso en los índices de infestación del Aedes aegypti en el país, a partir de las acciones realizadas en la etapa intensiva de lucha antivectorial. Si al inicio de la campaña ese indicador era de 0.46 por cada cien viviendas, al culminar este ciclo es de 0.26 a 0.30.

Aun cuando estos datos se hallan muy distantes del índice permisible de 0.05 a fin de evitar la transmisión de enfermedades, el plan ha tenido una evolución favorable, según afirmó la doctora Carilda Peña García, directora nacional de Vigilancia y Lucha Antivectorial del Ministerio de Salud Pública (Minsap), en el espacio televisivo Mesa Redonda, transmitido el 7 de abril.

La situación, no obstante, sigue siendo compleja, reconoció la especialista. “Hoy estamos hablando de un riesgo entomológico más elevado en 46 municipios del país, lo cual no significa que no haya mosquitos en otros”, dijo, y agregó que en cualquier lugar donde exista el vector se corre el riesgo de un brote o una transmisión, aun cuando sea local.

La calidad del tratamiento focal es el punto álgido en el cual trabajan las autoridades sanitarias y todos los sectores involucrados en la tarea. La mayor cantidad de focos –aseguró Peña García– se mantiene en los depósitos para acumular agua, los cuales representan el 70 por ciento de todos los recipientes donde se detectan criaderos de mosquitos. Entre tales depósitos sobresalen los tanques bajos, donde se identifican el 46 por ciento de los focos.

Según declaró la experta, persisten aspectos negativos también en el tratamiento adulticida (fumigación), así como en el saneamiento ambiental de ciudades y pueblos –fundamentalmente en las manzanas de alto riesgo epidemiológico y entomológico–, el cual no ha avanzado con la celeridad requerida.

El complejo panorama existente a nivel internacional y, en particular en la región de las Américas, exige mayor responsabilidad individual y colectiva. Al cierre de marzo se reportaron 104 932 casos de dengue en dicha zona. Respecto al chikungunya suman mil 568 casos confirmados y en cuanto al zika, cuatro mil 883.

Acerca del virus del Zika, la doctora María Guadalupe Guzmán Tirado, subdirectora de investigación, diagnóstico y referencia del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí, explicó, también en la Mesa Redonda, que es un viejo conocido pero en un momento totalmente diferente, ya que hasta el año 2000 había estado más localizado en una región y con poca transmisión (desde los años 50 hasta 2007 causó enfermedad esporádica en África y Asia).

Puntualizó que es un virus en el que cada día hay más evidencias de su transmisión de la madre al feto y de las afectaciones que causa en este último. También mencionó la existencia de reportes de países con casos de transmisión del virus por vía sexual.

La experta especificó que al hablar de dengue, zika y chinkungunya se hace referencia a varios virus. “Uno dice tres pero realmente son seis, porque el dengue, por ejemplo, tiene cuatro virus y afortunadamente solo tenemos un chinkungunya y un zika.”

En el caso de este último, la característica fundamental es el rash, y además aparecen fiebre, generalmente muy corta, y conjuntivitis sin pus. En el chinkungunya la fiebre sí es muy elevada, con muchos dolores articulares; puede haber inflamación de ambas manos y de los tobillos. Finalmente, en el dengue se pueden presentar todos estos síntomas. “Mi mensaje es que no pensemos solo en la fiebre, pensemos en el rash”, recalcó Guzmán.

Por último, la especialista insistió en la importancia de acudir tempranamente al médico ante cualquiera de esos síntomas.

Compartir

Marieta Cabrera

 
Marieta Cabrera