0
Publicado el 17 Abril, 2016 por Prensa Latina en Nacionales
 
 

Informe del Congreso plantea un reto a la sociedad cubana

bruno-rodriguez-congresoEl miembro del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC), Bruno Rodríguez, llamó la atención hoy sobre el desafío que representa el Informe Central del VII Congreso de la organización política.

Durante el trabajo en comisiones del cónclave iniciado la víspera, expresó que este documento plantea un reto al Partido, a las organizaciones, a los revolucionarios, a la sociedad socialista en su conjunto.

Como parte de su intervención, Rodríguez hizo referencia a que el primer secretario del PCC, Raúl Castro, anticipó la realización de un Referendo Constitucional, en el cual cada persona votará en la soledad de las urnas por el socialismo, la Revolución y el Partido único.

Esa es un batalla que hay que dar en una sociedad muy heterogénea, con mayor diversidad de intereses individuales y familiares, en la cual existen cambios en la percepción del enemigo, que está ahí, en el Norte, dijo en alusión al imperialismo norteamericano.

Al referirse al informe de la cita que se prolongará hasta el martes en el Palacio de Convenciones de La Habana, expresó, además, que no se podría separar nunca el modelo económico y social del modelo político, pues esa es la unicidad del socialismo cubano.

Pero uno de los problemas clave que empata los dos modelos, y que nunca resolvió el socialismo -tampoco en Cuba- es que los trabajadores sientan la condición de propietarios sobre los medios fundamentales de producción, uno de los elementos principales que está en la agenda de este Congreso, manifestó.

De acuerdo con Rodríguez, con la visita a Cuba del mandatario norteamericano, Barack Obama se produjo un ataque a fondo a la concepción política, la historia, la cultura y los símbolos de la isla caribeña.

Se trató de encandilar al sector no estatal de la economía, como si el Presidente de los Estados Unidos fuera, no el defensor de las grandes corporaciones, sino de los que venden perros calientes, de los pequeños negocios en ese país, advirtió.

Al respecto, consideró que la garantía para que en Cuba haya un sector no estatal de la economía, que no sean las grandes corporaciones norteamericanas y la empresa transnacional, es el socialismo y la Revolución.

Por su parte, el delegado Homero Acosta manifestó que el socialismo al que se aspira en el país es más democrático, participativo, con más justicia social, próspero y sostenible en el tiempo gracias al esfuerzo propio.


Prensa Latina

 
Prensa Latina