0
Publicado el 25 Abril, 2016 por Jessica Castro Burunate en Nacionales
 
 

TURISMO: Encantos para un destino

Cienfuegos muestra un crecimiento de visitantes extranjeros, pero su infraestructura precisa una expansión acorde con las expectativas creadas

 

Por JESSICA CASTRO BURUNATE
Fotos: JORGE LUIS SÁNCHEZ RIVERA

-. El Nicho, uno de los sitios más populares de Cienfuegos.

El Nicho, uno de los sitios más populares, recibe hoy menos visitantes debido a la necesidad de proteger este recurso natural.

La más joven de las villas fundadas en Cuba, y única por manos de franceses, cuenta con un valioso patrimonio arquitectónico, el único arco de triunfo del país, la inconfundible huella de Benny Moré y una hermosa bahía. También mostraba esa relativa calma de las ciudades pequeñas, al menos hasta hace un tiempo.

Sin ser uno de los principales polos turísticos del país, en el último año, como en otras partes de Cuba, sus calles han presenciado una agitación inusual con la llegada de centenares de visitantes para transitarlas. Tan intempestivo cambio supone un reto, al que necesariamente acompaña la pregunta de si logrará asumirlo.

Lo que marca el atractivo del destino Cienfuegos es su cultura y patrimonio, dicen los visitantes, y ratifican sus pobladores y dirigentes de la actividad turística. De ahí que el recorrido de ciudad sea la principal atracción promovida y vendida por las agencias de viajes.

Su posición geográfica la ubica en la modalidad de turismo de circuito, enlazada con las cercanas Trinidad y Santa Clara, lo cual representa un breve tiempo de estancia de los visitantes, que rara vez supera las dos noches, y en virtud del cual fueron diseñados su infraestructura hotelera y las modalidades opcionales hasta el momento explotadas.

Sin embargo, el cambio acontecido en los últimos meses abre nuevas posibilidades para Cienfuegos, que podría convertirse en destino en sí misma, siempre y cuando amplíe su infraestructura, requisito necesario aún en su actual condición.

Urgente: buscar alternativas

La capacidad hotelera actual del territorio es de 822 habitaciones, con dos complejos principales, el Jagua, en la modalidad de ciudad, y el Rancho Luna-Faro Luna, en la de sol y playa.

Ante el incremento de casi 50 por ciento solo del número de visitantes estadounidenses, en 2015, y la entrada semanal de un crucero y un velero mayor, funcionarios de la Delegación de Turismo, representantes de las agencias de viaje, visitantes y hasta sus pobladores coinciden en la urgencia de buscar alternativas para el alojamiento y de diversificar las ofertas.

Además, debe perfeccionarse el propio sistema turístico cienfueguero, con la recategorización de sus instalaciones, la revisión y certificación de los procesos de gestión de la calidad y la preparación de los recursos humanos.

“Hay un trabajo de las entidades para ir certificando procesos de gestión de la calidad. Ya hoy se encuentran certificados la empresa de Servicios (Servisa) y su lavandería Unicornio; el grupo Palmares y Transtur. Esto es una necesidad, igual que ir categorizando, junto con los hoteles, las instalaciones gastronómicas”, apuntó José Enrique González Garrido, delegado de Turismo en la provincia.

Cienfuegos, principal destino turístico de ciudad.

No fueron pocos los sorprendidos con la selección de Cienfuegos como principal destino turístico de ciudad, según el periódico estadounidense Boston Globe.

Entre las opcionales extrahoteleras, de las que sigue estando al frente la propia vida de la ciudad, se encuentran el Jardín Botánico, con récord de visitantes extranjeros el año pasado; el delfinario, la visita al salto de agua El Nicho y las actividades marítimas.

Para Sandor Rodríguez Castro, guía de la agencia San Cristóbal, estas ofertas aún son insuficientes, además de concentradas en la actividad diurna.

Hay que buscar más ofertas, en dependencia de los intereses de cada mercado, cosa que hoy no sucede, pues las propuestas actuales no satisfacen todas las demandas, explica Salustiano Otero Aguilar, director de la sucursal Havanatur Centro, refiriéndose a la comercialización del destino Cienfuegos.

No obstante hay quien prefiere esa dinámica pausada que hoy prevalece, sin música en cada esquina, pero con varias galerías de arte. Tal es el caso de Sophie Martys y Nicole Grabher, dos jóvenes austriacas para las que el atractivo radica precisamente en que no posea esa “marca de ciudad turística”.

Desde el mar

La cercanía al mar puede no ser una exclusividad de Cienfuegos. De hecho, no lo es, pues otras ciudades del país poseen esta característica. Aun así, su tradición marinera, con pintorescos pueblos de pescadores, canciones que hablan de camaroneros, un malecón que traza la línea más viva de la ciudad y veleros que asaltan la mirada cuando el sol cae sobre ellos, sin duda la distinguen.

Para el delegado José Enrique González, la vinculación de esa tradición con el desarrollo turístico comienza con la culinaria, de la cual resulta exponente el Club Cienfuegos, uno de cuyos restaurantes fue recientemente categorizado como Cuatro Tenedores, condición que ostentan pocos en el país.

Sin embargo, varios dueños de restaurantes particulares, a los que acuden buena parte de los visitantes, dicen haber desterrado los productos del mar de sus menús por falta de un mercado mayorista que los provea, y por el poco abastecimiento de la red minorista donde deben adquirirlos.

Por otra parte se encuentra el desarrollo de las actividades náuticas, que incluye el paseo por la bahía y cayos de la provincia, hasta la fortaleza Nuestra Señora de los Ángeles de Jagua (Castillo de Jagua), y el centro internacional de buceo, actualmente en reparación.

Para Manuel Carcasés Borges, especialista en inversiones y desarrollo de la Delegación de Turismo, la marina en Cienfuegos tiene grandes potencialidades por estar en el rumbo de la mayor parte de los cruceros y yates que viajan al Caribe; por la fuerte tradición marinera de la zona; la existencia de astilleros -necesitados de rehabilitación-, y de mano de obra calificada para la navegación y la reparación de embarcaciones.

Los 42 puestos de atraque de la Marina Marlin se mantienen ocupados permanentemente y al momento de la visita de BOHEMIA se encontraban fondeadas y pidiendo atraque 38 embarcaciones.

“Estas son embarcaciones que no reciben todos los servicios, e ingresos que se pierden, porque no es el mismo precio para el fondeo que para el atraque”, agrega Carcasés.

El estudio sobre las marinas, incorporado al plan de desarrollo de la ciudad, prevé un aumento de aproximadamente 350 capacidades de atraque, así como mayor número de facilidades tecnológicas y de servicios. También se proyecta la construcción de mil 17 habitaciones.

Aunque por su escala esas inversiones requieren tiempo, el delegado de Turismo pronostica que debe comenzar a dar resultados en un quinquenio.

Si de iniciativa se trata…

Con una vasta experiencia en hotelería y turismo, Antonio Lleonard Ordoñez, Tony, administra uno de los negocios de hostelería y gastronomía más populares en la ciudad, según refieren los vecinos y a juzgar por la afluencia de comensales.

La atención a los detalles, la calidad del servicio y la exquisitez de la comida -típica criolla sin productos del mar-, distinguen a Villa Lagarto entre el resto de los negocios de la zona. Desde hace años, la casi totalidad de sus clientes proviene de las agencias con las que mantiene contrato, hasta el momento sin inconveniente alguno.

Hoy, en Cienfuegos, la gestión no estatal asegura el alojamiento a un promedio de 600 visitantes al día, durante el pico de la temporada alta. De las 539 casas particulares registradas al cierre de diciembre último, 130 -con 219 habitaciones en total- tienen contrato con las agencias.

De los restaurantes de ese mismo sector, 19 tienen igual relación y constituyen la alternativa gastronómica para el segmento de mercado con mayor crecimiento, el estadounidense.

“Como la mayoría de los visitantes estadounidenses tienen una licencia People to People, están obligados a conocer cómo se maneja la gestión en ese sector y hablar con sus propietarios”, explica Mallays Oro Obregón, jefa de Operaciones de la Sucursal Havanatur Centro.

La selección, tanto de las casas como de los restaurantes, para incluirlos en las ofertas de las agencias se realiza a partir de la evaluación de los especialistas de estas, pues no hay establecidos estándares de categorización.

“Estamos tratando de dar pasos para categorizar las casas, pero es muy difícil porque la competencia, aunque fuerte, es muy dispareja. Tratamos de que se ajusten lo más posible a las normas cubanas en el acondicionamiento básico, de climatización, espacio, la menor cantidad de barreras arquitectónicas, iluminación, limpieza”, aclara José Díaz Guerrero, comercial de la misma agencia.

Aunque la oferta no estatal resulta cada vez más necesaria y útil, Guerrero estima que la estatal, priorizada por las agencias, todavía es predominante, en una proporción de 70 a 30.

A esto se une que determinados segmentos no admiten el alojamiento en casas y que en estas no siempre hay capacidades disponibles, pues reciben a clientes fijos. De ahí la necesidad del crecimiento inmediato en instalaciones hoteleras.

Tiempo para crecerse

Dentro del plan de inversiones del Turismo en Cienfuegos está la construcción del hotel San Carlos, que debe aportar 50 capacidades, la conversión en hotel de la Escuela de Hotelería y Turismo; la rehabilitación de locales actualmente no explotados, pertenecientes a otros organismos, y el desarrollo inmobiliario de la marina.

Cuando todos estos proyectos finalicen se espera un crecimiento de la capacidad de alojamiento a 15 mil habitaciones, informó González Garrido.

Otras inversiones a más corto plazo incluyen la mejora de habitaciones, entre ellas las del hotel Jagua, que entrará en remodelación a inicios de la temporada baja, a fin de afrontar el proceso de categorización para cinco estrellas.

Participa el sector no estatal en el turismo cienfueguero.

El sector no estatal ha comenzado a desempeñar un papel esencial en el turismo de la ciudad.

Algo más distante en el tiempo se encuentra la construcción de campos de golf, para los que ya están identificadas las áreas, una en la zona de Pasacaballo-Rancho Luna y otra en La Tatagua-Playa Inglés, con todo el desarrollo de infraestructura e inmobiliario que requieren.

Cienfuegos no es uno de los principales polos del país, y de pronto ha tenido que asumir el ritmo de estos, sin la preparación necesaria. Los retos son claros, también las potencialidades, en cuyo despliegue hay esencias que no deben perderse de vista.

No se trata de empaquetar atractivos, que de eso ya tenemos bastante, sino de visualizar la riqueza existente. No se trata de convertir a Cienfuegos en una “ciudad turística”, sino en una ciudad agradable para todos, incluidos los turistas.


Jessica Castro Burunate

 
Jessica Castro Burunate