0
Publicado el 19 Abril, 2016 por Heriberto Rosabal en Nacionales
 
 

Y en eso, llegó Fidel (+ fotos)

(cubadebate)

(cubadebate)

Por HERIBERTO ROSABAL 

Acaba de concluir el VII Congreso del Partido Comunista de Cuba. Raúl ha sido ratificado como primer secretario. Muchos nombres son confirmados en las nóminas del Buró Político, el Secretariado y el Comité Central. También hay rostros nuevos en las máximas instancias de dirección política del país, a las que ingresan con el aval de sus hojas de vida al servicio del país, del pueblo…

Para los periodistas que seguimos la sesión, y que hemos estado estos días “becados” en el Palacio de Convenciones cubriendo la reunión, el cierre antes de mediodía de esta jornada final no solo es rápido -prácticamente hora y media desde el principio hasta el “muchas gracias” de Raúl y los acordes de La Internacional-, sino de perfil noticioso alto: la nueva dirección, puntualizaciones de lo discutido; orientaciones para la discusión más amplia por venir, del Informe Central y de la Conceptualización del modelo cubano de desarrollo; mención de la reforma constitucional en perspectiva…

Pero más que todo, sin desdorar, está Fidel; o no Fidel, así simplemente, sino: “¡Fidel!, ¡Fidel!, ¡Fidel!”, en la voz de delegados e invitados, entrelargos aplausos, más bien ovación, desde que llega, en atuendo deportivo, y entra al plenario por un lateral de la tribuna donde tantas veces ha hecho discursos, ha dialogado con los más diversos auditorios, ha hecho declaraciones trascendentales y ahora, una vez más, habla con la sabiduría, la honradez y la convicción de siempre.

Se me quedan prendidas estas palabras, dichas con la voz y el gesto trémulos, vibrantes de emoción del hombre de muchos años, ya casi 90, del veterano revolucionario donde sigue habitando un joven guerrero: “A nuestros hermanos de América Latina y del mundo debemos trasmitirles que el pueblo cubano vencerá” (con énfasis en el final de la frase).

Fidel, que agradece y se siente honrado de dirigirse sus compañeros y compañeras de Partido, de Revolución; “¡Fidel!, ¡Fidel!, ¡Fidel!” -como otra vez se oye aquí aclamar-, que como en abril de 1961, en las arenas de Girón, dirigiendo la batalla contra la invasión mercenaria, hasta la victoria, va el primero y convoca:

“Emprenderemos la marcha y perfeccionaremos lo que debamos perfeccionar, con lealtad meridiana y la fuerza unida, como Martí, Maceo y Gómez, en marcha indetenible”.

Fidel, que da el estrechón de manos a su hermano entrañable, al más cercano compañero de luchas, a Raúl, este 19 de abril.

 


Heriberto Rosabal

 
Heriberto Rosabal