0
Publicado el 4 Mayo, 2016 por ACN en Nacionales
 
 

Festejan los 35 años del movimiento cooperativo guantanamero

Campesinos del Valle de Caujerí, produciendo viandas.

En la zona guantanamera de Valle de Caujerí, se fundó en 1981 el movimiento cooperativo de esa zona del oriente cubano. (Foto: trabajadores.cu).

Campesinos guantanameros celebraron hoy el aniversario 35 de la fundación por Fidel, en el Valle de Caujerí, del movimiento cooperativo guantanamero, en ocasión de su segunda visita, en 1981, a ese emporio agrícola soñado por el líder de la Revolución como jardín productivo de Cuba.

El acto tuvo lugar en la cooperativa de producción agropecuaria 17 de Mayo, una de las tres existentes en ese paraje del municipio de San Antonio del Sur, visitado por vez primera por el Comandante en Jefe el primero de julio de 1977, y cuatro años después el 17 de mayo, consigna la Agencia Cubana de Noticias.

Allí, donde gracias a su iniciativa se ejecutaron inversiones hidráulicas para el desarrollo de la zona -productora de granos, viandas y hortalizas- se reconoció este miércoles a una decena de destacadas figuras del sector agrario, con la Distinción Antero Regalado, y a dos se les impuso la Medalla Romárico Cordero.

Se rindió homenaje también a seis cooperativistas, campesinos y cuadros de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP) con el Sello Aniversario 55 de la Constitución de la ANAP, y los municipios Yateras, Baracoa y San Antonio del Sur sobresalieron como los más destacados en el trabajo de esa organización.

Denny Legrá Azahares, primer secretario del Partido en Guantánamo, y Ramón Aguilar y Yoel Palmero, miembros del Buró Nacional de la ANAP, presidieron el acto que cerró con un guateque en el poblado de Guaibanó, como parte de los festejos por el cumpleaños de la ANAP y el Día del Campesino.

Precisamente el 17 de mayo de 1981, durante la celebración nacional de ambas efemérides, el líder de la Revolución dejó constituido el movimiento cooperativo guantanamero, en el Valle de Caujerí, antes de 1959 uno de los escenarios principales de las luchas del campesinado cubano por el derecho a la tierra.

Desde su visita en 1977, Fidel proyectó allí una estrategia de desarrollo económico-social, para mejorar el nivel de vida de la población, y convocó a convertir en jardín productivo el fértil paraje -distante a 60 kilómetros de la capital provincial- donde es posible cosechar hortalizas en primavera y verano.

En el lugar quedaron constituidas tres cooperativas de producción agropecuaria -con sus respectivas comunidades electrificadas- la presa Pozo Azul, un sistema de riego de más de 80 kilómetros de longitud, carreteras, escuelas y consultorios médicos.

Se recordó hoy el costo millonario del trasvase de las aguas del río Sabanalamar hasta el referido embalse, y de la construcción, además, de estaciones de bombeo, casas de cultivo, derivadoras, hidroeléctricas, y una moderna fábrica de conservas para procesar las cosechas del Valle.


ACN

 
ACN