0
Publicado el 3 Junio, 2016 por Marta Sojo en Nacionales
 
 

AEC: Oportunidades para los pueblos bañados por el Gran Caribe

La importancia comercial del área para Cuba
Compartir
(Foto: Martha Vecino)

(Foto: Martha Vecino)

Por: MARTA SOJO

La mañana del segundo día de estar celebrándose la Cumbre de la Asociación de Estados del Caribe (AEC), dio comienzo con una conferencia donde se privilegió la economía y las oportunidades del área en ese sentido, en la sala de Prensa, ubicada en el Salón de Embajadores del Habana Libre Tryp.

Para darle cuerpo a esta charla, se invitó a José Chaple Hernández, Director de Política Comercial para América Latina y el Caribe del Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera de Cuba.

En una muy bien estructurada conferencia mencionó apreciaciones oportunas del área de la que habló cuando dijo que “Es una cuenca geográfica bien delimitada con una posición estratégica entre el Norte y el Sur del continente americano. Con una historia e identidad común y estrechos lazos culturales. Numerosos puertos hacia el Mar Caribe, el Canal de Panamá, la recién creada Zona Especial de Desarrollo Mariel y otros desarrollos de infraestructura actuales y en perspectiva.

Ahora bien con esas cualidades que ostenta la zona caribeña, cabe la pregunta de ¿cuáles serían las oportunidades que existen para un mayor desarrollo? A esto el conferencista resumió que “para incrementar el comercio, las inversiones y negocios conjuntos en el Gran Caribe, a partir de las condiciones anteriores y del aprovechamiento de la red de acuerdos comerciales suscritos entre los países miembros de la AEC. Resulta necesario trabajar en la identificación de los productos del intercambio y en aquellos sectores productivos en los que podemos establecer complementariedades económicas y productivas que incrementen los nexos al interior de la región.”

Evidentemente, como señalara Chaple, la AEC se fortalece de cara al futuro y se impulsará económicamente por la posibilidad de articulación de los procesos de integración como el Sistema de Integración Económico Centroamericano, en el Caribe con la CARICOM, con el mecanismo solidario Petrocaribe y su estrecha relación con el ALBA, confluyendo todos en la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

En otro orden de cuestiones de interés acotó acerca de la importancia comercial del Gran Caribe para Cuba, los 25 miembros y 7 asociados que pertenecen a la Asociación de Estados del Caribe (AEC) constituyen un importante mercado comercial y económico para Cuba. Incluso hay que añadir que la zona fue el principal socio comercial de Cuba en América Latina y el Caribe en 2014 y 2015, representando el 80 y el 72% respectivamente, del intercambio comercial cubano con los países miembros de la CELAC.

En otro momento de su intervención el funcionario de Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera señaló que entre los principales socios comerciales y productos del intercambio con Cuba en el ámbito de la AEC, están Venezuela y México, ambos considerados entre los diez países de mayor intercambio comercial de Cuba con el mundo; así como República Dominicana, Colombia, Panamá, Trinidad y Tobago, Honduras, Costa Rica, Guatemala y El Salvador.

Tenemos una estrecha red de acuerdos con el Gran Caribe

Chaple Hernández apuntó toda una serie de acuerdos comerciales que nuestra nación ha suscrito en el marco de la Asociación Latinoamericana de Integración, que abarcan a la mayoría de los países miembros de la AEC. Y agregó, “Estamos dando pasos para completar convenios con los cinco países que nos faltan, con vista a contribuir con el objetivo de la Asociación de constituir, en el Gran Caribe, un área de preferencias comerciales”.

Precisamente la nueva legislación sobre Inversión Extranjera en Cuba permite fomentar nuevos campos a inversores en nuestro país. En el presente existen numerosas muestras de interés de los países de la AEC en participar como socios en el desarrollo de inversiones y negocios conjuntos amparados por dicho instrumento.

Y esto conlleva a que invariablemente es imposible de omitir en las palabras del conferencista las bondades de la Zona Especial de Desarrollo Mariel, como una oportunidad económica para todos los países del Gran Caribe, en tanto su posición geográfica permitirá convertirse en un punto de confluencia fundamental para el comercio con Asia, Centro y Sudamérica, el Caribe y Norteamérica.

Para culminar su alocución José Chaple se refirió a la importancia de la colaboración cubana en la región. Ofreció datos abarcadores donde se señala que se han graduado en nuestro país más de 20 mil becados de los países miembros; estudian actualmente en Cuba cerca de 1 500 jóvenes procedentes de la región, y más de 38 mil colaboradores prestan sus servicios, en particular 30 100 en el sector de la salud.

Compartir

Marta Sojo

 
Marta Sojo