0
Publicado el 23 Junio, 2016 por ACN en Nacionales
 
 

Raúl Castro: El proceso de paz en Colombia no tiene vuelta atrás (+ video)

Compartir
Foto: Gilberto Rabassa

Foto: Gilberto Rabassa

María Elena Alvarez Ponce

El proceso de paz no tiene vuelta atrás, afirmó  el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, tras la firma hoy, en La Habana, de históricos y trascendentales acuerdos para poner fin a más de medio siglo de conflicto armado en Colombia.

En el Salón de Protocolo de Cubanacán, en El Laguito, aconteció al mediodía de este jueves la ceremonia de firma de acuerdos sobre el cese el fuego y de hostilidades bilateral y definitivo, dejación de las armas y garantías de seguridad, entre el gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP).

Recordó en breve discurso que cuando el 19 de noviembre de 2012 quedó instalada y comenzó sus trabajos en la capital cubana la mesa de conversaciones entre el gobierno y la insurgencia, no pocos vaticinaban el fracaso, como había ocurrido en Colombia con anteriores procesos de paz.

Sin embargo, los trascendentales acuerdos que hoy se han anunciado por la Mesa nos acercan como nunca antes al fin del conflicto armado, que por más de cinco décadas ha sufrido ese hermano pueblo, enfatizó el Presidente de la República de Cuba.

Significó que esta decisión de ambas partes representa un paso de avance decisivo, que el proceso de paz no tiene vuelta atrás y que la paz será la victoria de toda Colombia, pero también de toda Nuestra América.

Raúl destacó que en su aún muy joven historia, la  Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños tiene el gran hito de la proclamación de la región como zona de paz, y añadió que el fin del conflicto armado en Colombia será una nueva demostración del firme compromiso de los países de ese bloque contra el uso y la amenaza del uso de la fuerza y a favor de la solución pacífica de las controversias.

Ante las diferencias, diálogo; ante los retos, concertación, recalcó el General Presidente, y puntualizó que el logro de la paz en Colombia será también esperanza para millones de personas en el planeta, cuya principal preocupación sigue siendo la supervivencia, en un mundo convulsionado por la violencia y las guerras.

La paz no es utopía, es un derecho legítimo de cada ser humano y de todos los pueblos, es una condición fundamental para el disfrute de todos los derechos humanos, en particular el derecho supremo a la vida, insistió Raúl.

Reiteró  que el compromiso del gobierno y pueblo cubanos con la paz en Colombia ha sido y será permanente, fieles al legado martiano de que Patria es Humanidad.

Cuba, en su condición de garante y sede de estas conversaciones, seguirá brindando las facilidades necesarias y contribuyendo en todo lo posible al fin del conflicto, con modestia, discreción y profundo respeto a las posiciones de las dos partes, expresó.

Finalmente, felicitó al gobierno de Juan Manuel Santos Calderón y a las FARC-EP, y afirmó que ambas partes han trabajado sin descanso, con seriedad y compromiso, para alcanzar los cruciales avances hoy anunciados.

Quedan aún importantes y difíciles cuestiones pendientes en la mesa de conversaciones, pero somos optimistas y estamos más convencidos que nunca de que el futuro de Colombia será la paz, concluyó Raúl. (ACN)

Texto íntegro del discurso del Presidente cubano

Excelentísimo señor Juan Manuel Santos Calderón, presidente de la República de Colombia;

Comandante Timoleón Jiménez, jefe del Estado Mayor Central de las FARC-EP;

Excelentísimo señor Ban Ki-moon, secretario general de las Naciones Unidas;

Estimado Borge Brende, ministro de Relaciones Exteriores del Reino de Noruega, País Garante de la Mesa;

Estimada Michelle Bachelet, presidenta de la República de Chile, País Acompañante de la Mesa;

Estimado Nicolás Maduro, presidente de la República Bolivariana de Venezuela, País Acompañante de la Mesa;

Estimado Danilo Medina, presidente de la República Dominicana y presidente Pro Témpore de la CELAC;

Estimado Salvador Sánchez, presidente de la República de El Salvador;

Estimado Enrique Peña Nieto, presidente de los Estados Unidos Mexicanos;

Distinguidos participantes e invitados a este acto:

El 19 de noviembre de 2012, comenzó sus trabajos en La Habana la Mesa de Conversaciones entre el Gobierno de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo.

No fueron pocos los que en aquellos días vaticinaban el fracaso, como ya había ocurrido en Colombia con anteriores procesos de paz. Sin embargo, los trascendentales acuerdos que hoy se han anunciado por la Mesa nos acercan, como nunca antes, al fin del conflicto armado que por más de cinco décadas ha sufrido el hermano pueblo colombiano.

La decisión de las partes de firmar hoy compromisos sobre cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo, dejación de las armas y garantías de seguridad, representa un paso de avance decisivo. El proceso de paz no tiene vuelta atrás (Aplausos).

La paz será la victoria de toda Colombia; pero también la de toda Nuestra América. La Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC) tiene, en su joven historia, el gran hito de la proclamación de esta región como Zona de Paz. El fin del conflicto armado en Colombia será una nueva demostración del firme compromiso de nuestros pueblos contra el uso y la amenaza del uso de la fuerza y a favor de la solución pacífica de controversias. Ante las diferencias, diálogo. Ante los retos, concertación.

El logro de la paz en Colombia será también esperanza para millones de personas en el planeta, cuya principal preocupación sigue siendo la supervivencia en un mundo convulsionado por la violencia y las guerras.

La paz no es una utopía. Es un derecho legítimo de cada ser humano y de todos los pueblos. Es una condición fundamental para el disfrute de todos los derechos humanos, en particular, el derecho supremo a la vida.

Estimados participantes e invitados:

El compromiso del pueblo y gobierno cubanos con la paz de Colombia ha sido y será permanente, fieles al legado martiano de que “Patria es Humanidad”.

Cuba, en su condición de garante y sede de estas conversaciones, seguirá brindando las facilidades necesarias y contribuyendo en todo lo posible al fin del conflicto, con modestia, discreción y profundo respeto a las posiciones de las dos partes.

Quisiera concluir felicitando al gobierno de Colombia y a las FARC-EP. Ambas partes han trabajado sin descanso, con seriedad y compromiso, para lograr los cruciales avances anunciados hoy.

Quedan aún importantes y difíciles cuestiones pendientes en la Mesa de Conversaciones, pero somos optimistas. Estamos más convencidos que nunca de que el futuro de Colombia será la paz.

Muchas gracias .

Compartir

ACN

 
ACN