0
Publicado el 23 Junio, 2016 por ACN en Nacionales
 
 

Subsidios en Villa Clara: entre retos y bonanzas

)cmhw.cu)

)cmhw.cu)

Mairyn Arteaga Díaz

Santa Clara,  (ACN) Desde que en diciembre de 2015 le fue aprobado un subsidio para reparar su vivienda, Ricardo  Duarte, residente en el reparto Escambray, de Santa Clara, apenas si ha podido adelantar en su objetivo primario y su morada muestra la misma cara de antes.

Duarte, de 68 años de edad, discapacitado, alega que la esencia de la iniciativa, puesta en práctica en el país en 2012, es meritoria y persigue ayudar a los más necesitados, sin embargo, los métodos para acceder a los materiales imprescindibles no son los mejores.

En primer lugar, expresó a la ACN, los insumos nunca llegan juntos al punto de venta y en ocasiones no se puede dividir la factura, por lo que cuando te encuentras una cosa, falta la otra, así me sucedió con las puertas y las persianas.

Según Maikel Muñoz, segundo administrador de la tienda de materiales El Constructor, de la cabecera provincial, más del 40 por ciento de la mercancía que entra al lugar es destinada a los subsidios, una política que busca darles un lugar preferencial dentro del orden de prioridades.

Muñoz expresó que a veces los altibajos con los suministros responden a la producción y ejemplificó que en el caso de la arena lavada, se abastecen del único punto en Villa Clara: el Hoyo de Manicaragua, por lo que las cantidades que  llegan no son suficientes.

Para Rosario Pérez, vecina del barrio Condado Sur, en la central ciudad, otra de las complicaciones en este proceso tiene que ver con el ir y venir constante a la correspondiente sucursal del Banco de Crédito y Comercio (BANDEC), encargada de emitir los cheques.

Pérez agrega que se pierde tiempo entre el momento en que aparecen los materiales y cuando posees el vale crediticio, pues a pesar de que los productos se guardan en la tienda por un período de hasta cinco días, se afecta la rutina ya planeada por los subsidiados.

En declaraciones a la ACN, Adelaida Vidal, jefa del departamento de Banca Personal de BANDEC en la provincia, explicó que próximamente pondrán en circulación una tarjeta magnética, con la única función de comprar en los puntos implementados para los subsidios, que aliviará el proceso y las incomodidades.

Se trata de una iniciativa surgida en la central región, todavía en período de prueba.

Entre 2012 y hasta mayo del presente año más de cinco mil 700 cuentas para estos menesteres fueron abiertas en la provincia, de ellas están aún vigentes tres mil 051.

Según Vidal, en correspondencia con el deterioro del fondo habitacional, los municipios que poseen mayor cantidad de subsidios son Santa Clara, Santo Domingo y Sagua la Grande.

Por tal razón, las labores en pos de mejorar la calidad de esta iniciativa, provechosa sin dudas, no deben detenerse, solo así, Ricardo Duarte, de 68 años y discapacitado, podría reparar su vivienda en un mínimo de tiempo razonable.


ACN

 
ACN