0
Publicado el 4 Julio, 2016 por Caridad Carro Bello en Nacionales
 
 

Arroz, un grano con sed

La intensa sequía en el territorio nacional durante el pasado dañó a unas 87 mil toneladas de este grano
Ante la sostenida sequía de los últimos años, Cuba debe lograr mayor eficiencia en las siembras y el riego de los cultivos arroceros. Foto: (ARMANDO ERNESTO CONTRERAS TAMAYO)

Ante la sostenida sequía de los últimos años, Cuba debe lograr mayor eficiencia en las siembras y el riego de los cultivos arroceros. Foto: (ARMANDO ERNESTO CONTRERAS TAMAYO)

Por Caridad Carro Bello

Desde hace varios años, el cultivo del arroz en Cuba ha estado lidiando con la carencia de precipitaciones, provocada por una menguada disposición de agua en los embalses para efectuar el riego. Por lo tanto, se han afectado los rendimientos.

La intensa sequía en el territorio nacional durante el pasado dañó a unas 87 mil toneladas de este grano, de acuerdo con los reportes del sector.

En 2016 continúan los retos para los arroceros, empeñados en entregar mayores cosechas a la economía y sustituir importaciones de un cereal muy importante para la mesa del cubano.

Cuba adquiere alimentos por más de dos mil millones de dólares, y una parte de esa factura corresponde al arroz, de ahí los esfuerzos de más de 18 mil productores vinculados a los programas arroceros de 13 empresas, distribuidas en 12 provincias.

Como estrategia ante el cambio climático y sus impactos en este sector de la agricultura, prosiguen los trabajos de rehabilitación de conductoras y canales por donde aún se pierde una parte importante del vital líquido. También se mejora la composición varietal de las semillas para aumentar los rendimientos, y se capacitan los arroceros con prácticas aportadas por Vietnam.

Mientras continúan las miradas hacia el cielo, con la esperanza de que llueva, el programa arrocero nacional prevé obtener en 2016 un total de 538 mil toneladas del grano.

 


Caridad Carro Bello

 
Caridad Carro Bello