0
Publicado el 2 Agosto, 2016 por ACN en Nacionales
 
 

Nuevas variedades de plantas tolerantes al cambio climático

Inivit. Foto: cmhw.cu/

Inivit. Foto: cmhw.cu/

Marta Hernández

Santa Clara.-  Profesionales del Instituto Nacional de Investigaciones de Viandas Tropicales (INIVIT) generan variedades de yuca, boniato, malanga y plátano diseñadas genéticamente para soportar las variaciones climáticas.

Esos clones requieren menor cantidad de agua y son más resistentes al ataque de plagas, entre otras cualidades.

Sergio Rodríguez Morales, director de la institución, explicó a la Agencia Cubana de Noticias (ACN) que el trabajo comenzó a finales de la década del 90 del siglo anterior.

El experto recordó que las variaciones del clima afectan mucho el comportamiento de los vegetales, y a modo de ejemplo citó que el incremento de un grado centígrado de la temperatura media máxima provoca una reducción del 10 por ciento de los rendimientos agrícolas.

Actualmente en los campos de Cuba se cultivan diversos clones de viandas que toleran la sequía y los efectos que puedan provocar los ciclones a su paso. En todos los casos los campesinos aseguran que mantienen altas cosechas, añadió.

Entre los nuevos clones refirió el plátano vianda INIVIT PV 06 30, de porte bajo, que reporta menores daños en el caso de vientos huracanados y tiene rendimientos superiores a las variedades tradicionales de ese cultivo en Cuba.

También logramos modificar la morfología de la yuca hasta generar plantas más pequeñas, entre ellas está la INIVIT 93-4, con 40 centímetros de altura menos que las convencionales, aseveró.

Víctor Mederos, director de biotecnología del centro, dijo a la ACN que con la tecnología In Vitro se obtuvieron simientes de boniato más adaptables a las adversidades climáticas.

Significó que esa vianda es muy exigente en cuanto a la humedad, calidad de los suelos y condiciones medio ambientales, de ahí el impacto científico del mejoramiento logrado.

Recordó que en Cuba, desde hace años, se producen variedades modificadas, como la de boniato INIVIT B 65-2013 , con doble propósito, o sea sirve tanto para la alimentación humana como animal.

Su diseño genético le permite desarrollarse con un consumo mínimo de agua, y solamente con la humedad que proporciona la lluvia puede dar hasta 10 toneladas por hectárea, lo cual es aceptable en esas condiciones.

Reconoció que ya está en manos de los sembradores el INIVIT BS 16, un variedad de boniato con alto contenido de vitamina A y muy resistente al tetuán, la plaga que más daño causa al cultivo.

En la biofábrica del INIVIT anualmente se crean entre 35 mil a 53 mil plántulas diseñadas acorde con las necesidades de la producción agraria de la Isla, y en concordancia con las peculiaridades de cada región, puntualizó. (ACN)


ACN

 
ACN