0
Publicado el 6 Octubre, 2016 por Redacción Digital en Nacionales
 
 

Baracoa, la furia de Matthew y la leyenda del Pelú

radiobaracoa.cu

radiobaracoa.cu

Por Yliana Rodríguez Acosta

Nuestra Señora de la Asunción de Baracoa despertó con un rostro distinto, la culpa es de Matthew que decidió golpearla sin piedad. Eso hizo durante siete horas para echar abajo viviendas, provocar daños en instituciones y en el malecón, la principal arteria de la urbe, destrozos múltiples en una ciudad llena de valores naturales y arquitectónicos.

A estas horas algunos rememoran la leyenda del Pelú, un pobre hombre, que a finales del siglo XIX apareció por sus calles y se convirtió en centro de las burlas populares hasta que un día echó una maldición a la localidad… desde entonces todo suceso trágico se asocia con las palabras del Pelú.

Mucha imaginación y picardía caracterizan a los pobladores de esta zona pero lo cierto es que la naturaleza castigó a la primera Villa de Cuba, el huracán Matthew la dejó incomunicada, a través de las decenas de kilómetros que forman el viaducto de la Farola que no se puede transitar, lluvias intensas y fuertes vientos la llenaron de infranqueables obstáculos, deslaves y derrumbes.

Como cosa del destino, el nombre de Baracoa en lengua indígena significa “existencia de mar”  y esas olas embravecidas a lo largo de 14 kilómetros de playa, abandonaron su cauce para adentrarse en la ciudad sin reparar en el esfuerzo que conllevó el engalanamiento de la que fue primera capital de Cuba, a propósito de sus 505 años celebrado el 15 de agosto pasado.

La terrible pesadilla vivida en la noche del martes cuatro de octubre deja en los labios de los baracoenses frases devastadoras: la psicóloga Gipsie Garrido define esas horas como desoladoras, para la jubilada Caridad Acosta fue algo arrasador, una sensación de impotencia ante la furia desatada por el huracán Matthew. Así se ensañó con esta parte de la geografía guantanamera y desbordó varios ríos para cruzar por encima de puentes, varios destruidos, e invadir terreno de los moradores, quienes a tiempo se resguardaron en sitios seguros.

Nunca imaginé a la bella Baracoa como muestran las imágenes, la angustia y el desespero de sus habitantes viendo tanta destrucción a su alrededor, la escena sobrecoge a cualquiera, hay quienes lo perdieron todo pero conservan lo más importante, la vida, aunque llorar es de humanos.

Una colega comenta que milagrosamente, la escultura del Pelú ubicada en el paseo peatonal de Baracoa sigue ilesa. Su maldición está muy arraigada en este pueblo del nororiente cubano al igual que también está enraízada la voluntad y optimismo ante momentos difíciles.

Por eso en este encuentro, como otras veces, ganará ese espíritu emprendedor del baracoense que junto a las manos solidarias de cerca y de lejos, devolverán a Baracoa ese embrujo que nos hechiza.

(Radio Guantánamo)

¿Furia de Matthew revive Maldición del Pelú? (+Fotos)


Redacción Digital

 
Redacción Digital