0
Publicado el 18 Octubre, 2016 por ACN en Nacionales
 
 

Etecsa: Empeñada en borrar las huellas de Matthew

Una gran acción solidaria de entidades de todas las provincias por llevar la ayuda hasta el último rincón del país, donde los hombres acometen largas jornadas por restablecer las comunicaciones en Baracoa, Maisí, Imías y San Antonio del Sur
Trabajadores de Etecsa se esfuerzan por restablecer la totalidad del servicio.

De forma natural han acogido los trabajadores de Etecsa las condiciones de vida y de trabajo, debido a la situación en que el paso de Matthew dejó a los territorios del Este de Cuba.

Por ONELIA CHAVECO/ACN

La restauración del servicio telefónico en los municipios de Guantánamo afectados tras el paso del huracán Matthew, avanza con el apoyo de varias brigadas de linieros de la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba S.A. (Etecsa).

Al frente de todas las brigadas de esa entidad se encuentra el cienfueguero Juan Montes de Oca, jefe de grupo de planta exterior, a quien la Agencia Cubana de Noticias logró entrevistar en exclusiva vía telefónica.

Este es un gran empeño solidario por llevar la ayuda hasta el último rincón del país, donde los hombres acometen largas jornadas por restablecer las comunicaciones en Baracoa, Maisí, Imías y San Antonio del Sur.

Manifestó que las brigadas de Santi Spíritus y Cienfuegos se encuentran laborando en el restablecimiento de la fibra óptica del poblado de Jamal, lo cual da vitalidad a cuatros sitios más, y el resto de las fuerza labora en la conexión de otras instituciones económicas, políticas y sociales.

Mencionó a los grupos de Camagüey, Mayabeque, Granma, Tunas y Guantánamo, entre otros sumados a las faenas de restaurar los servicios de conexión por telefonía, por celulares e Internet.

Con gran experiencia en los trabajos de restauración tras el paso de varios huracanes, Montes de Oca afirmó que los daños encontrados por los linieros de Etecsa en el este de Guantánamo no se pueden comparar con eventos similares debido a los altos destrozos dejados allí.

Alagó la solidaridad de la población de esos municipios orientales, porque a pesar de perder tantos bienes, esas personas brindan amablemente apoyo a los linieros.

Dijo que desde la llegada a Baracoa, debieron acomodarse en un centro telefónico que obviamente no tenía condiciones para fungir como dormitorio de decenas de hombres, pero fue asumido de forma natural por todos ante la situación devastada de la localidad.

No obstante, un gesto que le impactó mucho fue la iniciativa entonces de un grupo de cuentapropistas quienes se presentaron dispuestos a acoger en sus casas y hostales a los reparadores sin mediar ningún pago, solo con el interés de ayudar a quienes desde lejos vinieron a reparar las comunicaciones.


ACN

 
ACN