0
Publicado el 20 Octubre, 2016 por ACN en Nacionales
 
 

Matthew enrumbó a barca haitiana por similar travesía de Martí

Esta vez los 313 haitianos y cuatro dominicanos llegaron de forma circunstancial, en tránsito hacia Estados Unidos, y fueron protegidos del terrible huracán
 Foto: Juvenal Balán/periódico Granma

Foto: Juvenal Balán/periódico Granma

Por Yaimara Villaverde Marcé.

Guantánamo, 20 oct (ACN) Similar al recorrido marítimo de Martí y Gómez, desde Cabo Haitiano al suroriente cubano, para incorporarse a la lucha independentista, fue el transitado a inicios del actual octubre por 317 migrantes de La Española, que amenazados por Matthew hallaron refugio en estas costas.

La reciente recalada desde la tierra de Toussaint-Louverture, a través del Paso de los Vientos, estuvo condicionada por fuertes olas que los obligaron arribar en la zona de Boca de Jauco, frente a cuyo litoral navegaron también con difícil tiempo los patriotas aquel 11 de abril de 1895, hasta desembarcar en la colindante Playita de Cajobabo, un poco más al oeste.

Aquel histórico trayecto describió el Apóstol cubano en su diario que ocurrió una noche de tormenta cuando se pierde el timón del bote; y el de los hijos de la vecina isla ahora, relata Deris Christian, de 30 años de edad, “fue en terribles horas del mar, con vientos que averiaron las velas”.

Sin embargo distantes propósitos movieron a estas expediciones.

Hace 121 años a Martí y al Generalísimo oriundo de República Dominicana, los incitaban sentimientos de justicia y anticolonialistas, y esta vez los 313 haitianos y cuatro dominicanos llegaron de forma circunstancial, en tránsito hacia Estados Unidos en busca de “un sueño americano” que casi nunca encuentran.

Pero en ambos casos hallaron en esta región del extremo oriental cubano puerto seguro y la hospitalidad de su gente.

Este octubre difícilmente alguno de los migrantes de la isla La Española hubiera preservado la vida si el huracán Matthew los sorprende en el mar, coincide Morin Mathéu, de Haití, quien con palabras en inglés, francés, y poco de español afirmó Cuba nos abrió los brazos y por eso estamos a salvo.

Por su parte, el jovencito Job Joeph, señaló a la prensa que zarpó con la seguridad de que si algo ocurría cerca de la Isla grande estaban a salvo, pues conoce de la solidaridad de su pueblo.

Quizás hasta la providencia divina nos libró de lo que nos hubiera ocurrido aun quedándonos en casa, cavilaron muchos, porque en territorio haitiano la fuerza del huracán segó más de 300 vidas humanas, y en la previsora Cuba no se sufrió ninguna pérdida.

Apenas llegado el grupo a costas de Boca de Jauco fueron encaminados al campamento habilitado en la Punta de Maisí, en el extremo más oriental del archipiélago cubano, y al empeorar el tiempo por el inminente azote del meteoro, las autoridades los trasladaron a un centro de evacuación para ponerlos aún en mejor resguardo.

Los 43 niños, 56 mujeres y 218 hombres fueron amparados en el Instituto Politécnico Álvaro Reinoso, en el poblado de Santa Martha, cercano a La Máquina, cabecera del municipio de Maisí, y antes de volver a sus patrias agradecieron la buena atención, igual a la recibida por los cubanos resguardados allí.


ACN

 
ACN