0
Publicado el 22 Octubre, 2016 por Heriberto Rosabal en Nacionales
 
 

¡Por Cuba, todos a una! (+fotos)

Pese a la declarada buena voluntad y disposición de normalizar las relaciones bilaterales, Obama reitera la vieja pretensión, y el viejo plan, del cambio de régimen en Cuba, aunque a la vez niega que ese sea el interés y admite el derecho que tenemos a ser independientes y soberanos
Cuba contra el bloqueo

Alzamos la voz ante el mundo, para denunciar y condenar, pese a sus elementos favorables, el lado injerencista, intervencionista, de la directiva de Obama.

Por HERIBERTO ROSABAL

Foto: ANARAY LORENZO, MARTHA VECINO y ACN

Con su voz abierta al mundo, llegando al último confín de norte a sur y de este a oeste, Cuba va otra vez en defensa de su libertad. Se alza y condena el injerencismo explícito en la reciente directiva de política del presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

Pese a la declarada buena voluntad y disposición de normalizar las relaciones bilaterales –posición que Cuba comparte y favorece con sus pronunciamientos y acciones, sin renunciar a sus ideales y principios–, Obama reitera la vieja pretensión, y el viejo plan, del cambio de régimen en Cuba, aunque a la vez niega que ese sea el interés y admite el derecho que tenemos a ser independientes y soberanos; la legitimidad de nuestro gobierno; la obsolescencia del bloqueo y la posibilidad de ambos países de convivir civilizadamente y cooperar en áreas de interés muto.

Cuba contra el bloqueo

No solo con la oratoria, sino también con diversas expresiones artísticas, los jóvenes mantienen el avispero.

Nuestra población, con escolaridad mínima de 12 grados y un alto número de universitarios; con una cultura política a la que han contribuido las agresiones y el deseo perpetuo de dominación de EE.UU. sobre nuestro territorio, se percata bien del lado oscuro de la directiva, de su segunda intención –la de siempre– de someternos al dominio y al control estadounidense, de regresarnos al capitalismo, arrancarnos de raíz el socialismo y así también la independencia, la soberanía y la autodeterminación, aun cuando estas se nos reconocen en el documento.

Así, los nacidos en esta tierra, con sentido patrio, dignidad y vergüenza, no podemos sino alzar la voz ante el mundo, y denunciar y condenar, pese a sus elementos favorables, el lado injerencista, intervencionista, de la directiva de Obama.

Como decía y aún dice la canción, puede que algún machete se enrede en la maleza y que algunas noches las estrellas no quieran salir, pero a pesar de los pesares, como sea, Cuba va. Eso dicen, o cantan, cada uno a su modo, los hijos e hijas de este pueblo convocados por sus organizaciones integrantes de la sociedad civil socialista cubana: los sindicatos, los CDR, la FMC, la Anap, la FEU, la FEEM… las ONGs del pueblo, de la Revolución.


Heriberto Rosabal

 
Heriberto Rosabal