0
Publicado el 4 Octubre, 2016 por Prensa Latina en Nacionales
 
 

Santiago de Cuba, tenso compás de espera ante huracán Matthew

La ciudad está en calma y ni los vientos ni las lluvias esperadas acaban de llegar, en una demora que aumenta la ansiedad, no porque las personas sean masoquistas y deseen la tragedia, sino porque se torna una espada de Damocles que inevitablemente dejará caer su peso
Evacuación de los residentes en Cayo Granma.

Con tiempo de antelación, los residentes en Cayo Granma fueron a lugares seguros. (Foto: prensa-latina.cu).

Un tenso compás de espera viven hoy los habitantes de Santiago de Cuba, adonde se aproxima el huracán Matthew que, con categoría cuatro, mantiene desde la víspera la fase de alarma ciclónica para el Oriente cubano.

La ciudad está en calma y ni los vientos ni las lluvias esperadas acaban de llegar, en una demora que aumenta la ansiedad, no porque las personas sean masoquistas y deseen la tragedia, sino porque se torna una espada de Damocles que inevitablemente dejará caer su peso.

Los preparativos para enfrentar de la mejor manera el meteoro continúan, con el Consejo provincial de defensa activado y la evacuación de miles de ciudadanos hacia sitios seguros, con más de 100 centros preparados para ello, fundamentalmente en escuelas e inmuebles estatales con buenas condiciones.

Desde el lunes se sienten con fuerza las penetraciones del mar en el municipio costero y montañoso de Guamá, donde asentamientos han quedado incomunicados ante esas inundaciones y cientos de sus pobladores han sido trasladados a otros lugares más alejados del litoral.

Uno de los puntos “vaciados” para salvaguardar las vidas humanas ha sido el pintoresco enclave de Cayo Granma, situado en pleno centro de la bahía y expuesto por consiguiente a la furia de sus aguas.

La presencia en la urbe del presidente cubano, Raúl Castro, ha sido un estímulo para los santiagueros, quienes siguen adoptando precauciones que incluyen la puesta a buen recaudo de los bienes patrimoniales de museos y otras instituciones culturales y el necesario acopio de aguas limpias y potables.

Otras decisiones tienen que ver con la garantía posible de las comunicaciones, los servicios de salud, la vialidad, el transporte, la electricidad y, ante todo la información actualizada y veraz a la población por todos los medios, para que cumpla las orientaciones del CDP.


Prensa Latina

 
Prensa Latina