0
Publicado el 13 Octubre, 2016 por Redacción Digital en Nacionales
 
 

Trabajan por devolver la electricidad a zona dañada en Baracoa

Ese territorio del extremo oriente cubano no está aún conectado al servicio porque toda la infraestructura del sistema colapsó, lo que exige habilitar una línea nueva, en una región sumamente montañosa, de difícil acceso y donde los deslaves dañaron seriamente el terreno
Trabajos de los obreros de la electricidad.

Una vez más los trabajadores del sistema eléctrico están restableciendo el servicio en zonas de desastres por huracanes. (Foto: ARMANDO E. CONTRERAS TAMAYO/ACN).

Por REDACCIÓN DIGITAL

Guantánamo.-Cerca del 50 por ciento de los poblados afectados por el paso de Matthew en el oriente cubano disfrutan hoy del servicio eléctrico, gracias a la intensa labor de los trabajadores del sector.

Destaca Prensa Latina que el fenómeno meteorológico provocó cuantiosos perjuicios a la infraestructura eléctrica, afectando a casi todos los municipios del territorio con excepción de Niceto Pérez, sin embargo, en estos momentos el municipio de Maisí es el único que se mantiene en su totalidad sin fluido eléctrico, según partes oficiales.

Ese territorio del extremo oriente cubano no está aún conectado al servicio porque toda la infraestructura del sistema colapsó; ello exige habilitar una línea nueva, en una región sumamente montañosa, de difícil acceso y donde los deslaves dañaron seriamente el terreno, explicaron fuentes del sector.

Refiere la mencionada agencia de prensa que Yateras y San Antonio del Sur tienen más del 90 por ciento de las localidades con servicio, mientras en Imías más de la mitad de los clientes tienen restablecido el servicio, en el caso de Baracoa se trabaja en las líneas para lograr que antes de que termine el día, haya más del 20 por ciento de las áreas conectadas.

En los puntos vitales como hospitales, centros de elaboración de alimentos y estaciones de bombeo de agua, de lugares donde no hay corriente eléctrica se mantienen encendidos los grupos electrógenos.

Técnicos y lineros de esta provincia junto a brigadas de otras regiones del país y un contingente de Artemisa y Mayabeque, laboran sin descanso para poder restablecer en el menor tiempo posible ese servicio en las zonas afectadas.

Según Alfredo López Valdés, Ministro de Energía y Minas, en el caso de Baracoa trabajan arduamente para devolver el servicio eléctrico a objetivos principales en el perímetro urbano en las próximas horas, y progresivamente, en el plazo de un mes, al resto de la población, debido a la a que las averías son considerables.

Para conectarle el sistema a La Máquina

Un centenar de trabajadores de la Empresa Eléctrica de Santiago de Cuba ayuda a restablecer el servicio en La Máquina, poblado cabecera del municipio de Maisí, en Guantánamo, severamente afectado por el huracán Matthew.

Destaca la colega Marlene Montoya, de la ACN en Santiago de Cuba, que se encuentran en el mencionado lugar ocho brigadas de eléctricos, una de construcción, seis carros, cinco grúas y un carro cesta. Además, recursos técnicos y materiales, un grupo electrógeno, alimentos e incluso un cocinero.

Liliana Rodríguez, especialista principal del grupo de comunicación institucional de la entidad, precisó que hasta La Máquina viajaron ayer miembros del consejo de dirección para intercambiar con la fuerza, conocer sus necesidades y el avance de la recuperación del sistema.

Dijo que en una primera etapa se dedicaron a la poda y recogida de los árboles que estaban sobre las líneas y el celaje -recorrido por los circuitos- para conocer los recursos necesarios y poder avanzar en las labores.

Comentó que dada la geografía montañosa y las condiciones por los destrozos causados por el huracán Matthew es fuerte e intenso el trabajo, el cual asumen con el compromiso de mantenerse allí hasta que se restablezca el servicio.

La solidaridad de los eléctricos cubanos, expresó, se pone en alto ante la ocurrencia de fenómenos naturales y mucho agradeció el pueblo santiaguero la ayuda de otras provincias con el huracán Sandy.

Somos una gran familia, que tendemos las manos en los momentos difíciles, manifestó Liliana Rodríguez.


Redacción Digital

 
Redacción Digital