1
Publicado el 30 Noviembre, 2016 por Redacción Digital en Nacionales
 
 

Cenizas de Fidel en la tierra de Bordón

A las 6:15 pm, en Santo Domingo, con la noche ya cerrada, el pueblo en masa se congregó para aplaudir al hombre de las mil batallas
caravana-matanzas5-roberto-jesus-hernandez-acn

Durante el trayecto, el pueblo le ha tributado un masivo homenaje a su Comandante en Jefe. Foto: Jesús Hernández/ACN

Santa Clara, 30 nov  El séquito con los restos del Comandante en Jefe Fidel Castro hizo su entrada hoy a la provincia de Villa Clara por el poblado de Cascajal, perteneciente al municipio de Santo Domingo, donde hace 57 años, de forma inversa pasó al frente de la Caravana de la Libertad.

El día amaneció un tanto opacado como si la naturaleza en contubernio con la ocasión se pusiera de acuerdo para identificarse con el sentir de las personas, quienes desde horas tempranas se concentraron a un lado y otro de la Carretera Central para decirle al líder histórico de la Revolución un Hasta la victoria siempre.

De acuerdo con la ACN, en Santo Domingo se concentraron pobladores de esa localidad y los municipios de Corralillo y Quemado de Güines, territorio este donde la historia insurreccional de mediados de la década del 50 de la centuria pasada tuvo en el Comandante Víctor Bordón Machado, un destacado revolucionario, quien capitaneó una guerrilla que puso en práctica la lucha armada desde el año 1956.

Por su parte, el sitio digital del periódico Vanguardia reseña que a las 5:30 pm,  la caravana había llegado a la cervecera de Manacas, en Santo Domingo, uno de los sitios que visitara Fidel al amanecer del 7 de enero de 1959, cuando de Cienfuegos retomó el periplo por la carretera Central rumbo a La Habana.

Multitud de pueblo a ambos lados de la vía, aclamando las ideas del Comandante en Jefe. Las voces se hacen una sola: «Fidel, la Revolución de los humildes, por los humildes y para los humildes, perdurará por siempre».

Añade la publicación que a las 6:15 pm, en Santo Domingo, con la noche ya cerrada, el pueblo en masa se congregó para aplaudir al hombre de las mil batallas.

A su paso, se entonaron las notas del himno de Bayamo y se escucharon sentidas aclamaciones : Fidel vive, ¡Yo soy Fidel! y ¡La Revolución no se vende!

El Comandante recorrió este municipio en varias ocasiones. La primera fue en 1962, para chequear el desarrollo hortícola, y unos años más tarde, para evaluar los daños y atender personalmente a los pasajeros heridos en el gravísimo accidente ferroviario ocurrido en sus inmediaciones, durante el primer lustro de los años 70, indica vanguardia.cu

 


Redacción Digital

 
Redacción Digital