0
Publicado el 15 Noviembre, 2016 por ACN en Nacionales
 
 

Eusebio Leal: dar tres vueltas a la ceiba resulta un momento mágico

Desde hoy, la visita de creyentes se intensifica en el Templete, sitio donde se ofició la inicial misa y el primer cabildo, momento histórico que se reconoce como el acto fundacional de la centenaria villa, expresó el reconocido investigador durante el tradicional acto de recordación
La vuelta a la ceiba en las primeras horas de cada 16 de noviembre.

Este acto es como es como arrojar monedas a la fuente o procurar un beso, dice Eusebio Leal. Foto: (oasisdeisa.wordpress.com).

Por LEONARDO FERRER LLÓPIZ/ACN

Dar tres vueltas alrededor de la ceiba resulta un momento mágico, es como arrojar monedas a la fuente o procurar un beso, afirmó en esta capital el Doctor Eusebio Leal Spengler, Historiador de la Ciudad de La Habana, con motivo del aniversario 497 de la urbe.

Desde hoy, la visita de creyentes se intensifica en el Templete, sitio donde se ofició la inicial misa y el primer cabildo, momento histórico que se reconoce como el acto fundacional de la centenaria villa, expresó el reconocido investigador durante el tradicional acto de recordación.

Una frondosa ceiba fue testigo del acontecimiento, y aunque a lo largo de los años se han plantado varios ejemplares, el valor histórico y religioso sigue siendo el mismo.

Carmen Medel Pacheco, de 87 años de edad, en conversación con la ACN,  refirió que cada año llega hasta los alrededores del Templete y riega monedas cerca del árbol mientras pide un deseo, formando parte de una tradición que, a su juicio, constituye una de las más arraigadas en la Isla.

La ceiba, sagrada para varios cultos religiosos, marca un punto de encuentro entre la religión africana y la española, ya que bajo sus sombras nació la otrora Villa de San Cristóbal de La Habana.

Ésta fue la última de las siete villas fundadas en Cuba por Diego Velázquez, quien realizó la primera constitución de La Habana en el año 1515, en tierras ubicadas al sur de su localización actual, hoy ocupadas por el Surgidero de Batabanó.

Su centro histórico, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1982, resulta hoy uno de los conjuntos arquitectónicos mejor conservados de América Latina.


ACN

 
ACN