5
Publicado el 26 Noviembre, 2016 por Jorge Luis Sánchez Rivera en Nacionales
 
 

Fidel nos convocó

Se sienten convocados por el propio Fidel, que lo sienten vivo, y que "gracias a él somos hoy lo que somos"

Texto y fotos: Jorge Luis Sánchez Rivera

Desde el amanecer, las calles de La Habana muestran el sobrecogimiento de un pueblo profundamente conmovido por la triste noticia. Casi no se ven personas transitando y los pocos con quienes uno se cruza van cabizbajos.

Andando por el Vedado al filo de la tarde, me sorprende una manifestación de jóvenes que enarbolan las banderas cubana y del 26 de Julio, y gritan a voz en cuello: ¡Fidel, Fidel, Fidel, que tiene Fidel, que los imperialistas no pueden con él! Y alternan esa consigna con otras también repetidas, entre ellas: ¡Esta calle es de Fidel!

La impresión del momento me lleva a enfocar la cámara hacia el grupo, hacia los juveniles semblantes, y los sigo durante un trayectos de varias cuadras, desde L y 23, donde los encontré, hasta 23 y Malecón, donde se detienen y entonan las notas del Himno Nacional y el del 26 de Julio.

Una de las participantes en la marcha sale del grupo y sube al muro del malecón. Otro grupo de una docena de jóvenes, o más, también escalan el muro y extienden la enseña nacional y también la del 26 de Julio.

Escucho un conmovido discurso en la voz del líder del grupo. Grabo sus palabras, pero no tomé su nombre. Me acerco a la que conozco, Johana Lezcano, y le pregunto ¿cómo se ha organizado aquello? ¿por qué lo están haciendo?. Me dice que sencillamente sintieron la necesidad, de expresarse por iniciativa propia, independientemente de que acudan a las convocatorias posteriores, en este momento se sienten convocados por el propio Fidel, que lo sienten vivo, y que “gracias a él somos hoy lo que somos”.

Descargo las fotos, selecciono algunas y las comparto con los lectores de Bohemia digital. Para mi esta de hoy fue una experiencia estimulante. Sí, Fidel vive y vivirán siempre entre nosotros.


Jorge Luis Sánchez Rivera

 
Jorge Luis Sánchez Rivera