0
Publicado el 10 Diciembre, 2016 por Irene Izquierdo en Nacionales
 
 

TANQUES

El puño de acero

La gran unidad radicada en Managua fue el primer centro de instrucción de tanquistas del Ejército Rebelde; verdadera escuela de cuadros para las Fuerzas Armadas Revolucionarias.
Conservación dela técnica.

La técnica se mantiene en obras protectoras herméticas que garantizan su conservación.

Por IRENE IZQUIERDO

Fotos: JUAN L. AGUILERA

Cuando el general de división Néstor López Cuba hablaba de Managua y de la Gran Unidad de Tanques, lo hacía con alegría de hombre conquistado por un amor con el que jamás pudo romper. No olvidaba que sus sueños infantiles y juveniles de ser jugador de la pelota profesional, habían sucumbido ante esas seductoras moles de hierro.

Porque el entonces sargento inició su historia como tanquista el 9 de enero de 1959, cuando el comandante Juan Almeida Bosque, por orden de Fidel, y al frente de un grupo combatientes del Ejército Rebelde y del pelotón de Las Marianas, ocupó el Campamento Militar de  Managua, y creó el Regimiento 26 de Julio y el Batallón Blindado.

El 9 de enero de 1959, el comandante Juan Almeida tomó el campamento de Managua, otro de los bastiones de la tiranía.

El 9 de enero de 1959, el comandante Juan Almeida tomó el campamento de Managua, otro de los bastiones de la tiranía.

Los combatientes no tenían aún los conocimientos necesarios. Fue preciso organizar y preparar a las tropas para garantizar el dominio del armamento y de la técnica blindada. Muchos años han transcurrido, como muchos son los combatientes que han contribuido a cada victoria de la Gran Unidad de Tanques de la Gloria Combativa Rescate de Sanguily, Orden Antonio Maceo.

No hay un hoy sin un ayer

Con la creación en 1961 de la primera Brigada de Tanques, comenzó a forjase la tradición combativa de este mando. Las huellas del “Puño de acero de las FAR” quedaron en Girón, pero también en el cumplimiento del deber internacionalista en Argelia, Siria, Angola y Etiopía.

Respaldan sus méritos una permanente preparación, en virtud de una elevada disposición combativa. Está dotada de la unidad de estudio, que desarrolla un exigente programa de instrucción con los jóvenes combatientes. Desde que entran, luego de la etapa de preparación básica de los nuevos soldados –conocida como Previa–, una parte va a las unidades y la otra participa en una instrucción específica.

Aula de técnica de blindados.

En la preparación son indispensables las aulas para dominar la técnica de los blindados.

A la mano, la base material de estudio: aulas integrales, especiales y de simuladores. El que va a ser tanquista, tiene el “tanque” delante. Cuando le hablan de un medio de combate no es de algo abstracto. Ahí está. Existen todos los medios para que adquiera los conocimientos que le posibiliten dominar el manejo de la pieza cuando la enfrente en el terreno; si la tropa no se ejercita debidamente, no verá los resultados.

El teniente coronel Juan La Rosa, jefe de la Unidad de Estudio, asegura que en el curso de especialistas fundamentales se logra la preparación individual, porque la cohesión se alcanza en las unidades, cuando están todos los integrantes de la dotación.

Por ejemplo, en el aula de comunicaciones reciben los conocimientos acerca de todos los medios con que cuenta para esa función la técnica blindada. Igual sucede en la de entrenamiento de conducción del tanque y en la de tiro. Eso posibilita un notable ahorro de recursos, incluidos combustible y piezas de todo tipo, sin afectar el cumplimiento de los objetivos de la instrucción.

En lo que respecta a conservar, todo el material de guerra -la técnica en primer término- está en obras de alta protección. Fruto de un trabajo consolidado, la preservación asegura un importante ahorro económico. De manera progresiva, también se moderniza

Coronel Regís Amorós Delgado, jefe de la Unidad 1448.

Coronel Regís Amorós Delgado, jefe de la Unidad 1448.

En la 1448

La Brigada de Tanques Permanente de esta Gran Unidad fue fundada el 15 de mayo de 1964. Hoy su jefe es el coronel Regís Amorós Delgado, quien siente el orgullo y la gran responsabilidad de estar al mando. “Aquí se materializa –dice– la cohesión combativa de los jóvenes oficiales, sargentos y soldados, para el cumplimiento de sus misiones. Son muy importantes los ejercicios tácticos, que se realizan desde la dotación hasta el nivel de compañía y tienen su culminación en el polígono, donde muestran que han adquirido los conocimientos necesarios para manejar de manera efectiva esta compleja arma.

“Son tareas que demandan mucha consagración al trabajo y a la preparación individual de los oficiales encargados de transmitirles los conocimientos a los combatientes. A la par, se desarrollan otras, como la repoblación forestal y el cuidado y conservación de la base material de estudio”.

Atienden de manera particular la labor política, el mejoramiento de las condiciones de vida y las actividades culturales y recreativas. Estas últimas las realizan los domingos, con programas dentro de la Unidad y visitas, de los más destacados, a museos y a la ceremonia del cañonazo de las nueve, en la fortaleza de San Carlos de La Cabaña, entre otros.

Mención obligada

No es posible visitar esta unidad y marcharse sin al menos mencionar la Sala de Historia, donde se recoge los hechos más trascendentes de este mando; de la repoblación forestal, para la cual disponen de seis viveros de árboles maderables y frutales; de la preparación física; del mejoramiento constante de las condiciones de vida y de trabajo, y de los éxitos en cada ejercicio o maniobra que realizan, como una forma de mantener su compromiso con la historia.

Es y será siempre así, dicen sus integrantes, porque, como expresara el Raúl, en su mensaje de felicitación por el aniversario 50 de la Gran Unidad de Tanques, su fundación “marcó un momento trascendente en el fortalecimiento de las FAR, herederas de las tradiciones combativas del Ejército Libertador Mambí y del Ejército Rebelde”.


Irene Izquierdo

 
Irene Izquierdo