0
Publicado el 3 Diciembre, 2016 por Redacción Digital en Nacionales
 
 

El regreso del Héroe

El memorial José Martí fue escenario del más grande homenaje que hombre alguno haya recibido. Lágrimas, recuerdos, dibujos infantiles que expresaban el sentir de los pequeños, ante la pérdida de su superhombre; los más diversos objetos y flores, muchas flores bellas, como Fidel las merecía
Homenaje póstumo a Fidel Castro.

La salida del cortejo, desde la sede del Minfar, inicia el recorrido de la Caravana.

Por REDACCIÓN DIGITAL

Fotos: MARTHA VECINO y ACN

Todo coincide: Martí, el Granma, Fidel y la historia. Y los cubanos han estado en vilo desde la noche del 25 de noviembre, cuando tal vez los expedicionarios recordaban que 60 años atrás abordaban la pequeña embarcación que los conduciría a forjar un futuro inmenso, Raúl nos dio la triste noticia: “Murió Fidel”

Luego de varias jornadas de homenaje en la capital cubana, el 30 de noviembre, a las 7:00 de la mañana, la Caravana inició el

Raúl Castro encabeza la despedda de la Caravana, que inicia su recorrido hacia Santiago de Cuba.

Raúl Castro encabeza la despedda de la Caravana, que inicia su recorrido hacia Santiago de Cuba.

regreso a Santiago de Cuba –con las cenizas del Comandante Eterno-, en sentido inverso de la Caravana de la Victoria, que trajo a La Habana a los combatientes del Ejército Rebelde.

Gris mañana de miércoles, de inicio del regreso, para encontrarse, al final del recorrido, con el Maestro. Luego de la ceremonia de rigor, partió el cortejo, y en medio de la nostalgia y el compromiso comenzó el tributo que llevaría los restos de Fidel a la heroica Santiago de Cuba.

Homenaje póstumo a Fidel Castro.

Hacia Mayabeque

En un amplio tramo de la capital, lo escoltaron los generales decuerpo de ejército, Leopoldo Cintra Frías, Joaquín Quintas Solá y Ramón Espinosa Martín, en un recorrido que ha sido el homenaje póstumo al Comandante en Jefe de la Revolución, al más trascendente de los cubanos del siglo XX, y abarcó a 13 de las 16 provincias cubanas.

De La Habana pasó a Mayabeque, importante trecho de la Carretera Central, a través de la cual pasó a Matanzas, donde destaca Cárdenas entre los municipios visitados. Aquí se habían encontrado los residentes en esa localidad y los combatientes del Ejército Rebelde, en enero de 1959, cuando la Caravana de la Libertad venía hacia La Habana.

La Ciudad Bandera es la cuna del líder estudiantil José Antonio Echeverría y de Elián González, el pequeño que a la edad de cinco años fue secuestrado por familiares residentes en Miami. En todo el trayecto que recorrió la comitiva recibió expresiones de amor hacia el Comandante en Jefe,

Homenaje póstumo a Fidel Castro.

Matanzas

La poeta matancera Carilda Oliver declaró a la Televisión Cubana: “No se puede llorar por él, porque no se ha muerto. Es como las palmas de Cuba, fenece una y allí mismo nace otra… No lo voy a ver nunca muerto.”

Vale destacar que a todo lo largo del recorrido los cubanos participantes en las largas filas humanas enarbolaron banderas cubanas y del 26 de Julio, coreaban “¡Yo son Fidel!” y juraban continuar la obra heredada de la figura que guio la obra desde mediados del siglo XX, hasta su último aliento.

Homenaje postumo a Fidel Castro.

Cienfuegos.

Luego siguió camino a Cienfuegos. Destaca el periódico Trabajadores que “Miles y miles de residentes en la provincia estuvieron presentes al paso de los vehículos por las zonas rurales, las cabeceras de los municipios de Palmira y Cruces y en la ciudad principal de la provincia, a la que había llegado junto con sus compañeros de lucha en la Sierra el 6 de enero de 1959, porque ´A Cienfuegos había que venir aunque solo fuera para saludar a este pueblo e inclinarse reverente en tributo a los héroes del 5 de Septiembre’, como afirmó en aquella ocasión”.

Precisa que, pasadas las 9 y 30 p.m. la Caravana entró a la también denominada Perla del Sur. Pasó por calles y avenidas hasta arribar al céntrico Parque Martí, justo en el lugar donde el victorioso Comandante Fidel Castro dialogó con los periodistas ese día y le habló al pueblo cienfueguero, congregado frente al Ayuntamiento Municipal, hoy sede de la Asamblea Provincial del Poder Popular (Gobierno).

Villa Clara.

Villa Clara.

Esa noche la primera parada fue en el Santa Clara, Villa Clara, en el Complejo Escultórico Ernesto Che Guevara (Che), inaugurado en 1997, luego del regreso a Cuba de los restos del Guerrillero Heroico y los hermanos de lucha en Bolivia, el Destacamento, como lo denominara el propio Fidel. Muy emotiva la ceremonia militar y vigilia protagonizada por los jóvenes, como una manera de rendir tributo a quien tanto amó a sus congéneres.

Homenaje postumo a Fidel Castro.

Sancti Spiritus.

A la siguiente mañana partió la comitiva rumbo a Sancti Spíritus, y tocaron el suelo de esa provincia por el municipio de Cabaiguán, procedentes de la vecina provincia de Villa Clara y como parte de su peregrinar por toda Cuba rumbo a la indómita Santiago de Cuba.

De Villa Clara a Camagüey, a lo largo de 250 kilómetros, los cubanos siguieron expresando su dolor, amor y respeto, a la Caravana que los restos del hombre que tanto iluminó la vida de su gente y contribuyó a aliviar el dolor o salvar vidas en lugares distantes de esta Isla.

Ciego de Ávila.

Ciego de Ávila.

En poblados y ciudades ubicados a lo largo los cubanos, enlutados por la partida física de una de las figuras más relevantes del siglo XX, agitaban retratos, sostenían banderas y exclamaban a una sola voz ¡Yo soy Fidel! ¡Yo soy Fidel!

La noche del primero de diciembre fue de los camagüeyanos que quisieron llenar de luz el paso del cortejo, al tiempo que los artistas de la provincia ofrecieron al Comandante en Jefe una emotiva velada cultural, para que, a la mañana, el cortejo se detuviera brevemente en la Plaza de la Libertad, donde el cuatro de enero de 1959 Fidel pronunció un discurso en un alto de la Caravana de la Libertad.

El 2 de diciembre el tributo perteneció a tres provincias del oriente: Las Tunas, Holguín y Granma. De los tuneros cuentan que nadie quedó en casa, todos estaban atentos a la televisión para saber a qué hora llegaba el cortejo fúnebre a Las Tunas. Y cuando se anunció que estaba cerca de la provincia, ancianos, impedidos y amas de casa se unieron a la multitud situada en los laterales de la Carretera Central desde horas de la madrugada del día en que se conmemoró el aniversario 60 del desembarco del Granma.

Homenaje póstumo a Fidel Castro.

Las Tunas.

Anunció la Agencia Cubana de Noticias que en la ciudad las concentraciones fueron compactas, desde las cinco de la madrugada, cuando esperaban el paso de la caravana para ratificar natural y sencillamente su amor por Fidel

“¡Yo soy Fidel!” era la frase que repetían desde el Yunque, hasta Cañada Honda, lugar donde está ubicada la elevación más alta de Las Tunas, en los límites con la provincia de Holguín.

Justo a las 2:30 de la tarde, los vecinos de los tuneros recibieron a la Caravana de la Libertad. El cortejo fúnebre entró por

Buenaventura en el municipio de Calixto García, donde –según trascendidos de la ACN- pueblo y turistas que desearon presenciar el momento histórico, lo recibieron con banderas, retratos, cantos y consignas de “¡Yo soy Fidel!”

La caravana pasó por el Monumento Seis Columnas, erigido en homenaje a los revolucionarios asesinados por la tiranía batistiana

Holguín

Holguín

en 1957 durante las llamadas Pascuas Sangrientas. También estuvo en Cacocum, donde la Caravana de 1959 se detuvo en su viaje hacia La Habana.

La a provincia de Granma, territorio que vio llegar a los expedicionarios aquel 2 de diciembre de 1953, igual que había sido testigo del asalto al antiguo cuartel Carlos Manuel de Céspedes, correspondió el privilegio de custodiar, la noche en que se conmemoraron los 60 años del desembarco, el cofre con las cenizas del Comandante en Jefe.

Luego de la vigilia en que los jóvenes mostraron las razones por las que aman a Fidel, marcharon en peregrinación, desde la Plaza de la Patria de Bayamo, hasta el museo Ñico López.

La mañana de este tres de diciembre la Caravana se dirigió a Santiago de Cuba. Fue tan emotiva la despedida matutina como la vigilia que le precedió. Por el itinerario que rememoró el recorrido de La Caravana de la Libertad en enero de 1959, el cortejo fúnebre arribó esta mañana a Santiago de Cuba, donde los honores han tenido colofón en el masivo acto efectuado en la Plaza de la Revolución Antonio Maceo, en cuyo memorial descansarán esta noche las cenizas de Fidel, hasta su traslado, mañana, al cementerio de Santa Ifigenia, donde descansarán definitivamente.


Redacción Digital

 
Redacción Digital