0
Publicado el 3 Marzo, 2017 por ACN en Nacionales
 
 

Destacan en Santiago de Cuba avances de la mujer campesina

Las brigadas de trabajo Federación de Mujeres Cubanas-Asociación Nacional de Agricultores Pequeños, agrupan a casi seis mil féminas santiagueras, no menos de 16 por cooperativa, quienes con sacrificio, inteligencia y valentía transforman prácticas arraigadas y no discriminatorias
Campesinas santiagueras destacan en la vida económica, política y social de Cuba.

Ellas están ligadas a cargos de dirección, en la aplicación de la ciencia y la técnica o en la atención a viveros, semilleros y producción de leche, huevo y carne. (Foto: tvsantiago.icrt.cu).

Por MARÍA ANTONIA MEDINA TÉLLEZ

El progreso de la mujer rural y su empoderamiento en las cooperativas campesinas, fue mostrado, en la provincia de Santiago de Cuba, con testimonios de quienes laboran fuerte en la producción de alimentos y conservación del medio ambiente.

Las brigadas de trabajo FMC-ANAP (Federación de Mujeres Cubanas-Asociación Nacional de Agricultores Pequeños) agrupan a casi seis mil féminas santiagueras, no menos de 16 por cooperativa, quienes con sacrificio, inteligencia y valentía transforman prácticas arraigadas y no discriminatorias.

El Día Internacional de la Mujer, el venidero ocho de marzo, vuelve a reafirmar los derechos y conocimientos adquiridos con el triunfo de la Revolución y que ahora en el campo son más evidentes, dado el papel de las campesinas en la producción de alimentos y sostén familiar.

Yuleydis Vega Blanco, secretaria general de la FMC en la provincia, distinguió a las que con su esfuerzo contribuyen al crecimiento económico, político y social de la sociedad, desde la base, y ese es el principal objetivo de las brigadas conjuntas.

Ellas están ligadas, dijo, a cargos de dirección, en la aplicación de la ciencia y la técnica o en la atención a viveros, semilleros y producción de leche, huevo y carne.
Josefa Fernández, de la cooperativa Domingo Hernández, en la localidad cabecera, refirió el aumento de su poder adquisitivo con lo aprendido a través de los talleres de género y agroecología, aplicando las mejores técnicas junto a su esposo en la pequeña parcela donde producen y entregan al Estado.
El protagonismo en las actividades políticas, ideológicas o culturales de sus comunidades corresponde a ellas con un hacer constante en el cuidado de consultorios y escuelas, incluso de los estudiantes en etapa vacacional, cuando las madres tienen que seguir incorporadas a labores agropecuarias.
Raisa Vila, de la cooperativa 21 de Abril, destacó el empuje de su estructura en la reparación de planteles, círculos infantiles y otras entidades sociales en zonas de difícil acceso.
Amparadas en los mejores precios de las producciones tienen mayor acceso al trabajo en idénticas condiciones y salarios y hasta les privilegian con el transporte o los implementos de labranza.

Las mujeres del campo disfrutan de opciones recreativas y culturales, de superación, salud, viviendas y el andar a la moda, pero también coadyuvan a su sostenibilidad desde la creación de valores en la familia y comunidad, con el apego al campo para disminuir el éxodo a las ciudades, dijo Vila.

En las estructuras de base de la ANAP desarrollan, desde el primero hasta el ocho de marzo, una jornada de homenaje a la mujer rural, con competencias de habilidades productivas, exposiciones de arte manual, captación de brigadistas y actos políticos y culturales. (ACN).


ACN

 
ACN