0
Publicado el 17 Marzo, 2017 por ACN en Nacionales
 
 

Nace el primer ternero tras el reinicio de la transferencia de embriones

Se trata de un ejemplar de la raza Chacuba
Transferencia de embriones en Camagüey

cadenagramonte.cu

Camagüey, 16 mar (ACN) El Centro de Transferencia de embriones de la provincia de Camagüey, uno de los cinco que existen en el país, logró el primer nacimiento de un ternero a partir del empleo de esa tecnología, luego de su reapertura hace poco más de un año.

Se trata de un ejemplar de la raza Chacuba, y en lo adelante se proseguirá con la aplicación de ese proceder, pues cuentan con embriones congelados de diversas razas, así como hembras transferidas, que están pendientes de diagnóstico para verificar la efectividad de esa tecnología, según refiere el sitio digital de Radio Cadena Agramonte.

La entidad perteneciente a la Empresa Genética Rescate de Sanguily, del municipio de Jimaguayú, se inauguró en diciembre de 1989, pero sufrió una paralización a partir de las limitaciones impuestas por el período especial, y en diciembre de 2015 retomó su funcionamiento.

Entre otros factores se afectó por la importación de hormonas y otros productos, por sus altos precios en el mercado internacional.

Con anterioridad a la suspensión de esa técnica, ya se habían obtenido en aquellos primeros años, 14 ejemplares en la institución camagüeyana de los 15 logrados hasta entonces en Cuba con esa tecnología.

Esta es una técnica que posibilita conseguir entre seis y ocho óvulos viables, mientras normalmente una vaca en cada ciclo estral, o periodo de celo, expulsa un solo óvulo, lo cual es aún más complejo si a ello se le añaden las condiciones de alimentación y manejo del rebaño, según un artículo del diario Granma.

El propósito es rescatar especies y aumentar la masa ganadera que brinde mejores producciones de leche y carne, a partir del fondo genético existente en la empresa, como es el caso de las razas Munray Grey, Aberdeen agnus, Chacuba (cruzamiento de Charolaise y Cebú) y Criollo, cuyo número es muy limitado en Cuba.

Para tales objetivos, es necesario responder a las exigencias del proceso de lograr una adecuada selección del donante, que debe ser un animal clasificado de excelente en el orden genético, además de determinar la hembra receptora, con adecuadas cualidades reproductivas y de salud.

El nacimiento de un ternero gracias  a la transferencia de embriones, y por supuesto la fertilización in vitro, se corresponde con la política del Estado cubano de aplicar la ciencia y la tecnología a favor de incrementar resultados productivos en la agricultura y la ganadería.


ACN

 
ACN