0
Publicado el 2 Marzo, 2017 por Redacción Digital en Nacionales
 
 

Puentes desde el silencio

Jesús padece desde hace cuatro décadas sordera profunda en los dos oídos, cofosis bilateral
Foto:Cortesía de los entrevistados

“La comunicación con otras personas fue difícil, lo trataban con lástima y eso no podíamos permitirlo…”

Por Marcia Rios

Selena no alcanza los 9 años. Sus brazos casi no pueden abarcar el espacio en el cual se funde con Jesús, su padre, en ese puente de amor que han extendido desde el silencio. Verlos siempre me arranca una sonrisa.

Sin embargo no puedo apartar la idea de cuán difícil debe haber sido para esos hoy felices abuelos, Jesús y Verónica, criar a quien ahora recibe el cálido abrazo de su hija.

Jesús padece desde hace cuatro décadas sordera profunda en los dos oídos, cofosis bilateral. Hoy se sienten satisfechos como padres, pero tuvieron que conjugar amor, tiempo y responsabilidad, no temer a las dificultades y asumir los retos que les impuso adentrarse en un mundo para ellos desconocido. La vida les impone ahora otra meta, ayudar en la crianza de la nieta que no heredó la limitante enfermedad.

La noticia

“Impactante. Él no respondía a los estímulos sonoros como cualquier otro niño. Lo comparábamos con mi sobrina que tenía la misma edad y no se comportaba igual, pero nunca consideramos la posibilidad de que fuera sordo”, recuerdan Jesús y Verónica.

“A los 9 meses lo llevamos al Centro de Diagnóstico y Orientación, y allí fue evaluado por varios especialistas.

“Tuvimos que prepararnos psicológicamente para asumir la situación, porque nuestro hijo necesitaría de mucha ayuda. Los médicos tuvieron un papel decisivo, primero para que comprendiéramos la magnitud de la enfermedad y segundo en cómo ayudarlo. Ahí comenzó nuestro avatar durante todo este tiempo”.

Lenguaje de señas

“A cada fonema le corresponde un dactilema y un grafema, es decir, cada letra del alfabeto tiene una forma de expresarse con las manos. Estudiamos cada grafía para poder corregirlo cuando se expresaba mal y también le hablábamos, para que aprendiera la lectura de los labios, rememoran los padres.

“La comunicación con otras personas fue difícil, lo trataban con lástima y eso no podíamos permitirlo. Acercarlo a un desarrollo normal implicaba reforzarle la autoconfianza, para que no se sintiera discriminado.

“Siempre estuvimos muy vinculados a la escuela, porque no había personal especializado. La comunicación con los profesores era imprescindible. Asistíamos a sus clases para luego ayudarlo, revisarle las notas, sobre todo en la asignatura de Español. Fue muy difícil, le decíamos que cuando se graduara íbamos a tirar la casa por la ventana”.

-¿Un freno para su preparación futura?

“Creemos que no. Sin Fidel y la Revolución esto nunca hubiera sido posible, porque venimos de una familia humilde y esa enseñanza es cara: la tecnología, los aparatos para mejorar la audición subsidiados por el Estado, la transportación y la preparación de los profesores dedicados en cuerpo y alma a esa actividad, de quienes guardamos un recuerdo excelente, porque nos transmitieron confianza para lograr lo que nos propusiéramos con el niño”.

Fotos Cortesís de los entrevistados

Jesús formó hace 18 años su propia familia, se casó con una muchacha también sorda y tienes dos hijos oyentes, porque su enfermedad no es hereditaria.

-¿Qué recomiendan a familias con similar situación?

“Amor, respeto, comprensión y comunicación. Las personas pueden ser diferentes pero llegar a entenderse. Hay quienes piensan que los no oyentes están limitados para dialogar y posiblemente son las personas más conversadoras. No frenarlos, ni sobreprotegerlos. En el momento justo, dejarlos volar.

“Hoy nuestro hijo que hace 40 años presentó una discapacidad auditiva es graduado de Técnico Medio en Electrónica. Formó hace 18 años su propia familia, se casó con una muchacha también sorda y tienes dos hijos oyentes, porque su enfermedad no es hereditaria.

“Mi nieto se refiere a nosotros como La Osa Polar, que sirve de guía a los marineros para seguir su rumbo”.

(Tomado de Tribuna de La Habana)


Redacción Digital

 
Redacción Digital