0
Publicado el 6 Marzo, 2017 por ACN en Nacionales
 
 

Valle de los Ingenios, uno de los mayores atractivos de Cuba

Casas de calderas, de purga, alambique, almacén, torres y pozos, represas y aljibes, viviendas para amos y siervos, enfermería y cementerios, entre otros, integran el complejo monumental, cuya extensión es de más de 270 km2
Compartir

(http://www.radiotaino.cu)

Tania Rendón Portelles

Sancti Spíritus, 5 mar (ACN) Entre el mar y las montañas de la provincia de Sancti Spíritus, el Valle de los Ingenios posee atractivos únicos que lo hacen uno de los patrimonios paisajísticos y culturales más relevantes de Cuba, de ahí que siempre atraiga un número significativo de visitantes.

Ese panorama, idílico por la hermosura que le otorga el azul del cielo, el verde de la caña y las franjas ocres y pardas de sus bien trazadas guardarrayas, constituye un monumento de la industria azucarera cubana, erigida sobre la base de la esclavitud.

Cientos de esclavos africanos dieron vida a las fábricas azucareras y opulentas construcciones que adornan el exuberante entorno natural ubicado en el municipio de Trinidad, y que hoy es una de las maravillas históricas y culturales que atesora la Isla, ya que allí se conservan más de 70 sitios arqueológicos industriales.

Casas de calderas, de purga, alambique, almacén, torres y pozos, represas y aljibes, viviendas para amos y siervos, enfermería y cementerios, entre otros, integran el complejo monumental, cuya extensión es de más de 270 kilómetros cuadrados.

Aquellos que conocen este paisaje trinitario siempre siguen sorprendiéndose por su belleza, en tanto, los que lo contemplan por vez primera, aseguran que es una obligación regresar.

Y es que sus antiguas fincas azucareras son surcadas por extensiones perfectamente cuadriculadas de campos cañeros, a veces sólo interrumpidas por pequeños bosques, caseríos o torres humeantes, así como por arroyuelos y algún que otro guayro, embarcación de fondo plano que navegaba a vela y remo para trasladar los productos del ingenio hasta el cercano puerto.

Torre Manaca Iznaga

ACN FOTO/Oscar ALFONSO SOSA

Declarada Patrimonio de la Humanidad, sobresale aquí la torre Manaca- Iznaga, de 43, 5 metros de alto y erigida como campanario y atalaya, actualmente un símbolo inequívoco de la región.

Es así que en el valle el visitante puede apreciar los barracones de esclavos, exponentes únicos de América Latina y que devienen pieza clave para comprender la plantación esclavista azucarera.

Mientras, una gran acogida han tenido los recorridos que oferta el Centro de Promoción de la Oficina del Conservador de la Ciudad de Trinidad por el sitio, una opción donde la familia espirituana aprende de sus raíces y puede observar a cielo abierto las ruinas del proceso fabril del azúcar en Cuba, las casas haciendas Manaza-Iznaga y Guáimaro o San Isidro de los Destiladeros.

Compartir

ACN

 
ACN