1
Publicado el 25 Mayo, 2017 por María Victoria Valdés Rodda en Nacionales
 
 

DÍA DE AFRICA: Merecimiento justo

Con motivo de la celebración este jueves del Día de África, BOHEMIA entrevistó en exclusiva a un especialista del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, MINREX, para adentrarnos en ese continente cuya relación tan especial con los cubanos debe motivarnos a aprender más sobre esa realidad.

Texto  MARÍA VICTORIA VALDÉS RODDA

Del continente africano llegaron a América Latina y el Caribe, hombres y mujeres, traídos por la fuerza bajo el régimen de la esclavitud española. Aquí echaron raíces. (SABERESPRACTICOS.COM)

Del continente africano llegaron a América Latina y el Caribe, hombres y mujeres, traídos por la fuerza bajo el régimen de la esclavitud española. Aquí echaron raíces. (SABERESPRACTICOS.COM)

No por sabido es menos necesario recordarlo: Cuba tiene uno de sus troncos fundacionales en el continente africano. De esa región llegaron hombres y mujeres, traídos por la fuerza bajo el régimen de la esclavitud española. La metrópolis agrandó su poderío gracias al trabajo de quienes por voluntad propia jamás habrían salido de sus tierras. Con los años se fueron mezclando con los peninsulares y criollos, identificandose de tal modo con su nueva casa que hasta pelearon por la independencia de nuestra nación, ya para ese entonces también de ellos.

Es por eso que cada año, el 25 de mayo, Día de África, la sociedad cubana, con su prensa al frente se acerca a la significativa fecha, ahora en este Siglo XXI para reivindicar a nuestros hermanos de siempre. Con ese propósito BOHEMIA entrevistó en exclusiva a Sidenio Acosta Aday, especialista de la dirección de áfrica subsahariana. He aquí las respuestas a nuestras preguntas, las ofrecemos convencidos que quien las lea probablemente algo aprenderá, y reflexionará, sobre uno de los lugares del Planeta más necesitado de amistad

BH: ¿Cuál considera usted que pueden ser las metas indispensables para mejorar la vida de África y de sus ciudadanos?

SAA: Los problemas heredados del colonialismo y los nuevos desafíos que se han sumado en los últimos años, no sólo para África, sino para todos los países del mundo, como el cambio climático, la crisis económica, el alza de los precios de los productos básicos, el desempleo –sobre todo de los jóvenes-, entre otros, lo cual hace complejo llevar a cabo programas efectivos para revertir la actual situación que atraviesan la mayoría de los países africanos. Se requieren de muchos recursos económicos y financieros, no siempre disponibles en la cuantía necesaria y que no siempre les llega del exterior sin condicionamientos, para emprender tales empeños.

BH: ¿Por qué creen ustedes que en ocasiones no se considera a África como un interlocutor de propuestas en pie de igualdad, y en ocasiones solo lo perciben como un receptor de ayuda al desarrollo?

BOHEMIA entrevistó en exclusiva a Sidenio Acosta Aday, especialista de la dirección de áfrica subsahariana para divulgar sobre la realidad de esos pueblos hermanos. (MARÍA VICTORIA VALDÉS RODD)

BOHEMIA entrevistó en exclusiva a Sidenio Acosta Aday, especialista de la dirección de áfrica subsahariana para divulgar sobre la realidad de esos pueblos hermanos. (MARÍA VICTORIA VALDÉS RODD)

SAA: Aún persisten las consecuencias del pasado colonial, el cual dejó una importante huella en África que perdura hasta nuestros días. De esa forma se percibe que a África aún se le niega el lugar que le corresponde en el concierto de naciones. De hecho no está representada entre los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, espacio que con justeza reclaman si se logra una reforma de ese órgano.

Los 55 Estados africanos son casi la mitad de la membresía del Movimiento de Países No Alineados (MNOAL) y del Grupo de los 77 más China, así como son numerosos en otros mecanismos de concertación internacional.

En realidad se observa que a África no se le reconoce el lugar que le corresponde. Muchos donantes hacen uso de la ayuda que ofrecen a África como medio de presión sobre los gobiernos en función de sus intereses geopolíticos. El ejemplo más notorio es el tratamiento discriminatorio que reciben los países africanos en la Corte Penal Internacional, lo que ha motivado el descontento de estos y el retiro de algunos países de esa institución. En cambio y no puede ser de otro modo, Cuba reconoce en los países africanos a sus legítimos pares, cuyos vínculos se basan en la amistad y el respeto mutuos.

Adicionalmente, hay mucha propaganda nociva sobre Africa, para colocarla como un continente que “pide ayuda para el desarrollo” y se niega el valor de las materias primas africanas en la economía mundial y otros aportes importantes que realiza el continente. Por poner un ejemplo, el actual desarrollo de la informática en el mundo no sería posible sin los minerales y metales que existen en suelo africano y que le son saqueados por las potencias.

BH: ¿Creen ustedes que sean viables los Objetivos de Desarrollo de la Agenda 2063, propuesta por la Unión Africana? ¿No son metas demasiado a largo plazo?

SAA: Los países africanos han aceptado los objetivos a mediano y largo plazo adoptados por la Unión Africana, como forma de promover el desarrollo y avanzar en sus respectivos programas socioeconómicos. Es oportuno decir que para lograrlos son necesarios cuantiosos recursos materiales y humanos, que deben provenir de los propios países africanos y de todos aquellos que sean capaces de apoyarlos legítimamente.  Aunque pueden parecer plazos demasiado largos y que requieren de efectivas acciones y de apoyo internacional para lograr su éxito, son indispensables para lograr la paz, la estabilidad, la seguridad y el desarrollo de África.

BH: La ayuda humanitaria no es capaz de resolver los problemas de fondo del hambre, porque su función es aliviarla. ¿Cuáles pudieran ser los factores que hacen de África un continente hambreado habiendo tantas tierras disponibles, y cuando la agricultura ocupa a un 70 por ciento de la población africana?

SAA: Precisamente habría que cambiar esa concepción, pues no se trata de aliviar el hambre que sufren algunos sectores de la población de ese continente, sino de erradicar el hambre que no debería ser un problema para la gran mayoría de los países africanos, pues tienen una gran cantidad de recursos naturales: petróleo, oro, diamantes, tierra suficiente y fuentes hídricas importantes en la mayoría de los países, salvo aquellos en zonas desérticas, por ejemplo los más cercanos al desierto del Sahara o la franja del Sahel que carecen de fuentes de agua suficientes y aquellos que son más afectados por intensas sequías. En nuestro criterio, cualquier programa o medida para eliminar tal situación depende de la voluntad política de receptores y donantes de ayuda, así como de tecnologías para aumentar la producción de alimentos. Es oportuno decir que el continente está comprometido en buscar formas para salir definitivamente de esa situación. Ya varios países muestran resultados positivos en ese empeño, como Rwanda, Uganda, Seychelles, Mauricio, Namibia, Senegal, Cabo Verde, y otros, que han logrado reducir la tasa de pobreza en los últimos años.

Diversas situaciones de conflicto dificultan el suministro de alimentos a determinados grupos poblacionales y los efectos de la ya endémica sequía que sufren vastos territorios del continente africano son la causa de las crisis cíclicas de hambruna en determinadas regiones de ese continente a la que se trata de buscar soluciones, pero debería ser prioridad para su solución, atacar con fuerza, las causas que la generan, principalmente la profunda pobreza económica, social y tecnológica que acusan la gran mayoría de los países africanos, provocada por siglos de despiadada explotación por parte de las principales potencias imperiales a través de sus empresas transnacionales y de una desigual política de intercambio comercial.

BH: En 2013, el anuncio de la creación del AFRICOM encontró fuerte resistencia en África, donde ningún Estado aceptó acoger la sede del nuevo comando, que finalmente ha tenido que permanecer en su sede en Alemania ¿Sigue siendo igual esa resistencia?

SAA: Ciertamente en este tema hubo una posición unánime. Ningún Estado africano aceptó acoger la sede del AFRICOM, y en cumplimiento de las propias decisiones de la Unión Africana, esa posición se mantiene hoy. Hasta ahora el accionar de AFRICOM en el continente se ha limitado a la participación conjunta en ejercicios militares marítimos y terrestres, en acciones contra la piratería en el Índico, el Golfo de Adén, el Mar Rojo y en el Golfo de Guinea, pero sin que se haya agrietado hasta hoy la unidad del continente sobre ese tema.

BH: Con la atención que le presta China a África ¿consideran ustedes que es interés de Occidente profundizar y ampliar las asociaciones con los países africanos?

SAA: Los primeros mercaderes chinos llegaron a África Oriental en el siglo XV, en lo que fuera una misión comercial. La presencia de China en África comienza a ser significativa a partir del período de descolonización. China aumentó progresivamente su cooperación con el continente africano, para llegar en esta última década a convertirse en uno de los principales socio comerciales de África.

El Primer Ministro del entonces presidente Mao, Zhou Enlai anunció en 1964 en Ghana los tres principios que guiarían sus relaciones mutuas: igualdad entre los socios, la búsqueda de beneficios mutuos y el respeto por la seguridad nacional.

En la actualidad Occidente se muestra preocupado con la creciente participación de China en diversos proyectos de desarrollo en el continente. China ha representado para Africa una opción de intercambio de mutuo interés y beneficios, donde se hace evidente para los países africanos la cooperación en diversos sectores socioeconómicos.

BH: Los países africanos, altamente dependientes de la exportación de uno o dos recursos para impulsar su crecimiento económico, se han visto perjudicados por la desaceleración de los mercados emergentes ¿qué alternativas pudieran encontrar para el desarrollo económico?

 Los africanos y africanas viven orgullosos de sus tradiciones, las cuales conservan en sus aldeas de campo. (Foto: LAVOZDELMUNDO.NET)

Los africanos y africanas viven orgullosos de sus tradiciones, las cuales conservan en sus aldeas de campo. (Foto: LAVOZDELMUNDO.NET)

SAA: Los planes de ayuda al desarrollo realmente han condenado a los países africanos a una mayor dependencia de la producción de materias primas, y en la gran mayoría, sin tener la oportunidad de poder transformarla, pues no se les ha concedido el acceso a las tecnologías que se los permita. En el caso de los BRICS (Grupo de países formado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), del cual forma parte Sudáfrica , y que desde su surgimiento se vio como una alternativa de ayuda para los africanos, realmente han visto una reducción de su impulso inicial, debido mayormente a la crisis económica mundial.

Los BRICS han decidido unirse no sólo para beneficiarse entre sí, sino para ayudar a los países en vías de desarrollo que ven cada vez más complicado su propio crecimiento. “Vamos a levantar la voz de los países en desarrollo para que tengan igualdad de oportunidades en la comunidad mundial”, dijo Xi Jinping, presidente de la República Popular China al hablar en la sexta cumbre de los BRICS, en Brasil en 2014. Por el momento, el Nuevo Banco de Desarrollo de los BRICS (NBD), el Fondo de Reserva y el Banco Asiático de Infraestructuras -en los que China, India y Rusia son los principales participantes- son instituciones que tratan de proporcionar financiación a las grandes demandas en inversión de los países del grupo. El Nuevo Banco de Desarrollo apoya inversiones en proyectos de desarrollo sostenible, lo que incluye infraestructuras, economía verde, suministro de agua y ciudades inteligentes. Pero algunos de estos países pasan por dificultades económicas difíciles de solventar,  especialmente Brasil, Sudáfrica y Rusia. China muestra también signos de afectaciones con un crecimiento estimado del 6,9 por ciento, la cifra más baja de los últimos años. Sudáfrica está estancada con crecimientos de poco más del 1por ciento e India es el único que resiste con un crecimiento del 7,3 por ciento. La pregunta pertinente es si el grupo de los BRICS, en estas circunstancias tan adversas, tiene posibilidades de afianzarse y de jugar el papel geoeconómico que hace más de una década se le pronosticaba.

A nuestro juicio, uno de los retos es lograr el mejor funcionamiento efectivo de las organizaciones económicas subregionales africanas y la búsqueda de nuevos socios económicos y financieros para desarrollar sus programas. Otro de los retos es lograr la solución definitiva de los conflictos armados que desde hace varios años laceran la estabilidad de una parte importante del continente, y que provocan el drenaje de los recursos e impiden el desarrollo. Un tercer reto y no el último, es el permanente flujo de africanos hacia Europa en búsqueda de mejores condiciones de vida y empleo, factor que también lastra el desarrollo de muchos países al perder con ello una parte importante de su población joven.

Especial importancia tienen también los programas africanos de desarrollo de infraestructura. Aunque varios de ellos cuentan también con financiamiento extranjero, es importante resaltar que son, en lo esencial, proyectos propios nacionales y, en ocasiones, regionales que han multiplicado a nivel continental carreteras y vías de comunicación en general, presas, sistemas eléctricos, entre otros de gran significación para el futuro del continente y que están refrendados también por la Unión Africana y las organizaciones de integración subregionales.

BH:¿Podrá ser África mejor en el mundo del siglo XXII? Sin conflictos, sin hambre, sin esas emigraciones masivas ¿Qué haría falta?

El anuncio, en 2013, sobre la creación del AFRICOM encontró fuerte resistencia en África, así y todo han desplegado sus tropas. (MEDIAPAPER.BLOG.FR):

El anuncio, en 2013, sobre la creación del AFRICOM encontró fuerte resistencia en África, así y todo han desplegado sus tropas. (MEDIAPAPER.BLOG.FR):

SAA: Esa es la esperanza de todos los pueblos africanos y de la parte del mundo progresista que siente suyos cada problemática que afecte a los hermanos pueblos africanos.  Haría falta precisamente que los países africanos logren una definitiva paridad en su intercambio comercial, fundamentalmente con los países desarrollados, que los niveles de pobreza social sean disminuidos, que los Estados estén en la capacidad de atender las necesidades en materia de salud y educación de su población y en ese sentido disminuirán los conflictos internos y las masivas migraciones, y harán así de África un continente política y económicamente definitivamente estable.

BH: Y por último algunas valoraciones sobre el aporte de Cuba al desarrollo africano actual.

SAA: Ante todo, los históricos vínculos de Cuba con el continente africano, están sellados por lazos fraternales en la lucha contra el colonialismo y por la emancipación de los pueblos. Igualmente el pueblo cubano agradece la constante e histórica posición de los países africanos en la batalla internacional contra el bloqueo de los Estados Unidos, asumiendo posiciones firmes en Naciones Unidas contra la política genocida del gobierno norteamericano contra Cuba.

Hoy celebramos en Cuba y junto al pueblo africano los 54 años de existencia de la organización que aglutinó por primera vez y en una sola voz a los países africanos.  El 25 de mayo de 1963 fue fundada la Organización para la Unidad Africana (OUA), que en el 2002, con el objetivo de lograr una mayor integración pasó a ser la Unión Africana (UA).  Una amplia agenda de acciones se está desarrollando en función de rememorar esta digna fecha en Cuba.

Nuestro país, a pesar de ser una nación bloqueada por más de 50 años por parte de los Estados Unidos; continuará prestando su ayuda y cooperación al continente africano en diversos sectores, en la medida de sus posibilidades, así como contribuirá a la formación de sus recursos humanos calificados, como ha venido haciendo desde 1961. Una página indeleble de nuestras relaciones fue la participación de Cuba en las luchas por la independencia de los países africanos, donde combatieron más de 350 mil cubanos, muchos de ellos descendientes del millón 200 mil esclavos que llegaron a Cuba procedentes de ese continente.

Cuba ratifica su disposición de fortalecer las relaciones de solidaridad y cooperación con África, sustentadas por el legado histórico e internacionalista del Comandante en Jefe Fidel Castro. Hoy Cuba tiene relaciones diplomáticas con los 55 Estados miembros de la Unión Africana y de ellos 25 países están representados en Cuba a través de Misiones Diplomáticas o Embajadas.

A tono con ese reconocimiento mutuo a la solidaridad y amistad que indefectiblemente unen a Cuba y a África, fueron las muestras de respeto y el sentido tributo que el pueblo africano ofreció en ocasión del fallecimiento del Comandante en Jefe Fidel Castro el pasado 25 de noviembre del 2016.

En el continente africano cooperan más de 6 mil colaboradores, quienes laboran en 29 naciones, de ellos una cifra superior a 2600 colaboradores lo hacen en el sector de la salud.

Hasta el curso 2015/2016, en Cuba se habían graduado más de 29 mil  estudiantes africanos en diversas especialidades.  En el 2017 contamos en Cuba con más de 9 mil estudiantes africanos en diferentes carreras universitarias. Es así que ratificamos la posición de Cuba al lado del hermano pueblo africano en busca de un desarrollo sostenible.

Ver también: Africa, conjurar el fatalismo   y  Cuba y África: “…como una fuente de agua durante un viaje largo”

 


María Victoria Valdés Rodda

 
María Victoria Valdés Rodda