0
Publicado el 20 Septiembre, 2017 por ACN en Nacionales
 
 

Guantánamo se prepara para enfrentar los efectos de María

Pablo Soroa Fernández

El Oriente cubano en bajo la influjo de Irma.

Como en otras ocasiones, pudieran ocurrir grandes marejadas y penetraciones del mar en Baracoa y otras zonas del territorio.

Guantánamo, 20 sep (ACN) A pesar de que en su trayectoria el huracán María se inclina hacia al noroeste, esta oriental provincia se prepara para enfrentar las fuertes marejadas que podría provocar desde punta de Maisí hasta Moa, y particularmente en el extenso litoral de Baracoa.

El peligroso meteoro, que llegó a alcanzar la categoría 5 y es una amenaza latente para Guantánamo y Holguín, obliga a revisar la estrategia de la provincia, sobre todo en las montañas, que ocupan más de las tres cuartas partes del territorio, subrayó Denny Legrá, presidente del Consejo de Defensa Provincial (CDP).

Legrá insistió en que el actuar desde el CDP hasta la zona de defensa debe caracterizarse por anticiparse a la delicada encrucijada hidrometerológica, la cual provocó la alerta temprana para esta parte del archipiélago, que en menos de un año ha padecido tres huracanes.

A principios de octubre de 2016 incursionó por este territorio el huracán Matthew, cuyos daños sin precedentes se extendieron a cinco de los 10 municipios guantanameros, seguido a fines de la primera decena de septiembre por Irma, que azotó a siete (incluidos Baracoa, Maisí y Yateras) y ahora amenaza María.

Durante un encuentro con los responsables de las organizaciones políticas y de masas, e instituciones estatales y empresariales, se insistió en adelantarse a las aun hipotéticas lluvias asociadas al huracán María, que hoy azotó a Puerto Rico.

Para lograrlo, Legrá instó a situar medios de rescate y salvamento, equipos de transporte, alimentos y otros recursos en aquellos sitios que tradicionalmente quedan aislados en Guantánamo por la persistencia de las lluvias.

Orientó enviar brigadas quirúrgicas y otros servicios esenciales de la salud a parajes muy intrincados y susceptibles a incomunicarse, como Nibujón y Cayogüí, en Baracoa, y Viento Frío, en San Antonio del Sur.

Por último exhortó a inculcar en la población el espíritu de disciplina, solidaridad y respeto a lo establecido, a que predomine la percepción de riesgo y el principio de que durante un huracán la palabra de orden es refugiarse, no deambular, ni exponerse innecesariamente.

Quedó claro para los presentes de que para la Revolución la vida humana es lo primero, y lo segundo preservar los recursos económicos, que hacen a esta más llevadera y facilitan la pronta recuperación.

Aunque se esperan además de penetraciones del mar e inundaciones, fuertes lluvias en la serranía y vientos nada despreciables en varios puntos de la geografía guantanamera, expertos reconocen en María el beneficio de la lejanía, ya que la distancia en que casi seguro bordeará al país duplicará la de Matthew.

Nancy Acosta, vicepresidenta del CDP, exhortó a limpiar tramos de ríos, desobstruir zanjas, canales y arroyos secos que sometidos a fuertes aguaceros puedan inundar lugares cercanos a sus respectivos cauces.

También subrayó el imperativo de prestar atención esmerada e inmediata a las micropresas, instalaciones hidráulicas que a diferencia de los principales embalses, carecen de una estricta y permanente vigilancia, durante la temporada ciclónica y fuera de ella.

Recomendó intensificar ese control en las denominadas Faustino Pérez, Pozo Azul y los Asientos, las dos últimas ubicadas en el valle de Caujerí, donde se hizo sentir Matthew; y la primera, en Manuel Tames, encargada del abasto a la capital provincial.

Las tres con agua suficiente para verter con la humedad que se avecina, advirtió.


ACN

 
ACN