16
Publicado el 15 Septiembre, 2017 por ACN en Nacionales
 
 

Reciben azucareros avileños apoyo de otras provincias

El contingente lo forman en total ocho colectivos que se movilizaron con equipos a la tierra de la piña, y laboran noche y día en la reposición de techos destrozados por el meteoro en los ingenios Enrique Varona González, Ciro Redondo y Primero de Enero, a los cuales también están incorporados los obreros avileños del sector
Compartir
Reciben azucareros avileños apoyo de otras provincias.

En un tramo de unos 45 kilómetros, yacen muchos cañaverales con los tallos encamados, partido el cogollo o doblados hasta el suelo.

Por JULIO JUAN LEANDRO

Foto: JORGE LUIS SÁNCHEZ RIVERA

Brigadas de azucareros de Santiago de Cuba, Granma, Guantánamo y Sancti Spíritus apoyan a sus homólogos de la provincia de Ciego de Ávila en la recuperación de los daños ocasionados por el huracán Irma.

El contingente lo forman en total ocho colectivos que se movilizaron con equipos a la tierra de la piña, y laboran noche y día en la reposición de techos destrozados por el meteoro en los ingenios Enrique Varona González, Ciro Redondo y Primero de Enero, a los cuales también están incorporados los obreros avileños del sector.

Así lo constató en este territorio el ingeniero Orlando Celso García, presidente del Grupo Azucarero Azcuba, quien dialogó con los trabajadores de los centrales y reconoció la ayuda de las fuerzas solidarias que se movilizaron para laborar especialmente en las cubiertas que devastó el potente fenómeno meteorológico.

Danilo Fernández, director general de la Empresa Azucarera de Ciego de Ávila, declaró a la ACN que una de las brigadas santiagueras igualmente contribuye a resarcir las afectaciones en el poblado de Punta Alegre, municipio de Chambas, una de las zonas más perjudicadas en toda la trayectoria de Irma por el norte cubano.

A la par del período recuperativo, los trabajadores de las fábricas avileñas de crudo reiniciaron las reparaciones de la maquinaria industrial y cañera, con vistas a comenzar la zafra en diciembre.

Del centro al norte de la provincia, en un tramo de unos 45 kilómetros, yacen muchos cañaverales con los tallos encamados, partido el cogollo o doblados hasta el suelo, mientras el panorama es  desolador al observarse las cepas inundadas, declaró el ingeniero Miguel Lima Villar, especialista local de ese sector.

La furia del meteoro partió al medio un extenso conductor en el central Ciro Redondo, del municipio del mismo nombre, que lleva azúcar hasta uno de los almacenes, y arrancó de cuajo secciones del techo de la planta eléctrica. (ACN).

Compartir

ACN

 
ACN