0
Publicado el 27 Octubre, 2017 por ACN en Nacionales
 
 

Otra víctima cubana del bloqueo de EE.UU., la Universidad de Pinar del Río

Otra víctima cubana del bloqueo de EE.UU., la Universidad de Pinar del Río.

Tras alcanzar el segundo lugar en el Caribe durante las eliminatorias regionales, al equipo sUrPRise de la Universidad Hermanos Saíz Montes de Oca, de Pinar del Río, no pudo asistir al Concurso Internacional Universitario de Programación, conocido por las siglas ACM-ICPC. (Foto: 2.bp.blogspot.com).

Por EVELYN CORBILLÓN DÍAZ

A los profesores de la Universidad de Pinar del Río Hermanos Saíz les resulta difícil publicar artículos en revistas científicas de alto impacto en el mundo, de ahí que sean víctimas del bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos a Cuba.

La mayoría de los docentes investigadores que han logrado publicar en la revista Web of Science lo han hecho en coautoría con profesionales de otros países, ante las trabas presentadas si el autor principal es cubano, explicó a la ACN el doctor en Ciencias Yorki Mayor Hernández, rector de la casa de altos estudios.

Agregó que el cerco norteamericano también provoca limitaciones en el pago de las cuotas exigidas por esos soportes, e igualmente la retribución a partir de los resultados.

El acceso al flujo de información científica por diferentes canales descuella como otro de las perjuicios de la política imperialista, sobre todo en el caso de los centros de estudios, para la búsqueda de soluciones a problemas económicos y sociales del occidental territorio.

Añadió que al equipo sUrPRise, de la Facultad de Ciencias Técnicas, se le negó la visa para asistir a la final del Concurso Internacional Universitario de Programación de la Asociación de Máquinas Computadoras (AMC-ICPC), con sede en el estado de Dakota del Sur en el mes de mayo.

El evento AMC-ICPC, conocido a nivel global como el Mundial de Fútbol de la Informática, solo contó con los estudiantes de la Universidad de La Habana en representación de la mayor nación de las Antillas, ante la negativa expuesta por funcionarios del Departamento de Estado norteamericano.

Una profesora de la Hermanos Saíz recientemente se vio limitada de viajar a territorio estadounidense como parte de un intercambio académico e investigativo en el Illinois College, frente a la decisión de la administración de Washington de suspender el otorgamiento de visas.

Sobre los ingresos dejados de percibir, el rector expuso las dificultades a la participación de extranjeros en pasantías o actividades académicas de otro tipo en la institución pinareña; especialmente los grupos de profesionales puertorriqueños, lo cual se traduce en no percibir unos 30 mil dólares al año, remarcó.

Mayor Hernández destacó, además, los daños en materia de adquisición de nuevos equipamientos de cómputo destinados a la docencia en pre y postgrado, pues deben comprarse en mercados lejanos, lo cual ocasiona incrementos de hasta el 53 por ciento de sus costos.

En ese sentido, resaltó los impedimentos para la reparación de los existentes, ante la ausencia de un proveedor cercano como Estados Unidos que favorezca la compra de componentes.

Las prácticas de campo de la carrera de Geología se ven seriamente afectadas debido a la carencia de mochilas, equipadas con un kit cuyo costo para abastecer a un grupo de 30 alumnos ascendería a 30 mil 279 dólares en el mercado asiático, precisó.

Algunos laboratorios, como los de Química general e inorgánica y Física, poseen herramientas, mobiliario y equipos obsoletos, entre ellos, agitadores magnéticos, placas calentadoras, cajas de resistencia.

Otros, por su parte, cuentan con tecnología moderna, como el de Microbiología, pero con costos elevados para el país por comprarlos en China.

Según el informe “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba“, el sector de Educación Superior hubiera ahorrado 112 mil dólares de importar desde el puerto de Miami, Florida, 96 contenedores para las universidades cubanas.

Refiere también el documento, que será presentado el primero de noviembre ante la Asamblea General de la ONU, que por la aplicación del bloqueo fue necesario importar los productos desde puertos europeos y chinos.

En el caso de los 64 contenedores provenientes de China entre abril de 2016 y marzo de 2017, costaron 102 mil 400 dólares y los 32 llegados desde Europa, representaron un gasto de 131 mil 200.

Si los contenedores se hubiesen podido transportar desde Miami, el monto por cada uno habría sido de solo 200 dólares, añade el documento. (ACN).


ACN

 
ACN